lunes, 26 de enero de 2015

El desorden urbano en Saltillo


Isidro Lopez el desorden urbano en saltillo
Horizonte ciudadano
Rosa Esther Beltrán Enríquez
Enero 20 de 2015

La calidad de vida de los saltillenses se ve obscurecida por el desorden urbano que finalmente significa un freno para el desarrollo social, la sana convivencia, la integración comunitaria, el equilibrio ecológico y la no discriminación.
Recientemente el Ayuntamiento de Saltillo informó  sobre la nueva Ley  de Ingresos de este año la que  incluye  la modificación de las multas que se aplicarán a quienes violen el Reglamento de Tránsito municipal.
Me parece muy positivo que el Cabildo por fin haya enfocado su atención en estos asuntos que eran de urgente enmienda. Las infracciones que aumentaron fueron, para los conductores particulares que usen el celular u otros aparatos digitales mientras conducen. A los funcionarios públicos y choferes del transporte urbano y taxistas, a éstos se les multará también por no tener instalado el taxímetro autorizado. Algo que me parece importantísimo, a los que invadan la zona peatonal al hacer un alto, en este caso lo más común es toparse con conductores abusivos que invaden los pasos peatonales en las escuelas o bien, muy orondos se estacionan casi a la mitad de la calle mientras esperan el cambio del semáforo y que el resto de los automovilistas le hagan como quieran, además, se infraccionará al transporte público que no obtenga el seguro de responsabilidad civil.
Ya hemos comentado en este espacio la grave incultura vial que padece Saltillo, que nadie, o muy pocos, atienden los límites de velocidad e igual se desconocen los derechos y obligaciones del peatón y de los ciclistas; apenas la semana pasada un irresponsable trailero atropelló a 2 infantes ciclistas y uno murió, el chofer huyó.
Quizá la nueva Ley de Ingresos en algo alivie el caos que registra Saltillo ya que con más de 220 mil automóviles los controles se dificultan cada vez más, de ahí que vigilar que los límites de velocidad sean respetados resulta humanamente casi imposible debido al desmesurado crecimiento urbano de este siglo.
Lo que ya se ha mencionado por parte de la autoridad municipal es la colocación de radares para el control de velocidad, aparatos que  son capaces de monitorear por completo la vía y determinar sobre qué carril circulan los vehículos a exceso de velocidad; implementar una política pública de esa naturaleza implicaría aplicar un plan Integral de seguridad vial con acciones de sensibilización ciudadana para la disminución y prevención de accidentes ocasionados por el exceso de velocidad.
Sea bienvenido el nuevo Palan de Ingresos porque es preciso detener los accidentes y las muertes por el uso de celulares y otros aparatos digitales usados con total irresponsabilidad por los automovilistas saltillenses; un aspecto que se debe tomar en cuenta es que la autoridad municipal informe masivamente a la población y establezca plazos adecuados que eviten los abusos.
Por otra parte, es lamentable la mala planeación de algunas de las obras urbanas, específicamente de los puentes peatonales que resuelven a medias el problema de seguridad de los peatones ya que se construye el puente pero se reducen al mínimo las banquetas, por lo que los peatones deben bajarse a las calles a caminar exponiendo su seguridad personal; ¿por qué permiten las autoridades que se viole el reglamento de Desarrollo Urbano y Construcciones? Señor Alcalde ya es tiempo de que se supere la mediocridad y ésta se sustituya por la calidad para la seguridad en los servicios que se brinden a los saltillenses, pagamos por ello, para alcanzar una ciudad sustentable.
La cultura vial que desearíamos para nuestra ciudad y su área conurbada va mucho más allá de conocer y obedecer las reglas y señalamientos de tránsito, supone conducir con amabilidad y respeto así como privilegiar la seguridad de los otros.