lunes, 27 de agosto de 2012

“Ya no seremos rehenes de Napito”, advierten obreros

Agencias
27 agosto 2012

En medio de un zafarrancho, recuperan trabajadores la Mina VII de MINOSA invadida por Gómez Urrutia

México, DF. Después de recuperar en medio de un zafarrancho la Mina VII de Minera del Norte (MINOSA), invadida por simpatizantes de Napoleón Gómez Urrutia, trabajadores de la sección 303 del Sindicato Minero señalaron que sólo regresarán a laborar a dicho lugar hasta que existan plenas condiciones de seguridad para los obreros.

Al respecto, Héctor Jiménez Coronado, coordinador general de la Alianza Minera Nacional del Sindicato Minero (AMN), informó que los trabajadores del lugar sólo se reintegrarán a sus actividades hasta que la mina tenga una sustracción adecuada del gas grisú y se cumplan todas las medidas preventivas ordenadas por la Secretaría del Trabajo.

Adicionalmente, informó que existen negociaciones con la empresa, con la finalidad de que se pague 50% de los salarios caídos a los trabajadores, cifra que puede llegar a 80%, si prosiguen las negociaciones con la compañía.

Informó que el sábado pasado los trabajadores de la Mina VII de MINOSA, ubicada en el municipio de Progreso, Coahuila, lograron recuperar su fuente de trabajo, de la cual se habían apoderado alrededor de 70 simpatizantes de Gómez Urrutia.

Dio a conocer que alrededor de las 16:30 horas del día mencionado, cerca de 400 trabajadores de la Mina VII realizaban un mitin, en el cual eran informados sobre las negociaciones con la empresa para reactivar las operaciones en las instalaciones.

Expuso que, de manera sorpresiva, el grupo de “napistas” salió del interior de la empresa armado con palos, botellas, rocas y otros objetos, y agredieron a los miembros de la sección 303 que estaban afuera de la Mina VII.

El enfrentamiento se prolongó durante media hora, pero afortunadamente sólo resultaron con heridas leves trabajadores de ambos bandos, sin que alguno de ellos requiriera el auxilio de personal paramédico.

Debido a su mayor número, los trabajadores de la Mina VII pudieron recuperar su centro laboral, del cual habían sido despojados por los “napistas” desde el pasado 7 de agosto.

Como se recordará, el 3 de agosto se produjo un derrumbe de 100 toneladas de carbón en la mina mencionada y como resultado del accidente fallecieron 6 mineros, en tanto que uno más resultó con heridas.

Cuatro días después, mineros “napistas” se apoderaron de la mina para pedir mayores medidas de seguridad, pero también para desconocer a los dirigentes de la sección 303 y exigir el renvío de las cuotas sindicales para Gómez Urrutia, suspendidas desde hace seis años ante los abusos de “Napito”.

Jiménez Coronado explicó que los trabajadores de la sección 303, pertenecen a la AMN, organización disidente que agrupa a 14 mil, de los 23 mil trabajadores que conforman el Sindicato Minero.

Expuso que, en una defensa falsa e interesada de los trabajadores, Gómez Urrutia aprovechó las circunstancias para apoderarse de la Mina VII de MINOSA, firma subsidiaria de Altos Hornos de México, pero que sus objetivos verdaderos eran los de imponerse por la fuerza en ese centro laboral y volver a captar las cuotas de los obreros.

Al frente de los “napistas” se ubicaba Javier Martínez Valadez, alias “El Chacur”, quien el 31 de marzo de 2011, con un grupo de choque amenazó con armas de fuego a varios trabajadores de la sección 259 de Barroterán, quienes se oponen al cacicazgo de Gómez Urrutia.

El dirigente de la AMN indicó que, después del desalojo de los “napistas”, los trabajadores de la sección 303 del Sindicato Minero recorrieron las instalaciones de la mina para ver las condiciones de seguridad en que se encuentra y no retornarán a laborar hasta que no existan condiciones de seguridad plenas para su operación.

“No estamos dispuestos a seguir siendo rehenes de Gómez Urrutia que invade empresas, como método de presión, pero tampoco trabajaremos en condiciones de inseguridad”, señaló Jiménez Coronado.