martes, 28 de agosto de 2012

Nueva Orleáns alista su plan de seguridad ante la llegada de 'Isaac'

Los estados costeros como Florida, Alabama, Mississippi y Louisiana se alistan ante los pronósticos de fuertes lluvias e inundaciones

El centro de la tormenta está a unos 170 kilómetros de la desembocadura del Misisipi.


NUEVA ORLEÁNS (CNN) — A unas horas de tocar tierra, gobiernos, empresas y residentes de Nueva Orleáns y la costa central del Golfo se apresuran a completar los preparativos de última hora ante la llegada de la tormenta tropical Isaac.

"Tenemos un plan en marcha para asegurar la ciudad, y tenemos un plan para responder rápidamente en caso de emergencia", dijo el alcalde de Nueva Orleáns Mitch Landrieu. "Estamos seguros de que el trabajo que hemos hecho en los últimos años nos hace plenamente capaces de manejar este tipo de tormenta".

Isaac ha cobrado importancia debido a que su trayectoria de este miércoles coincide con el aniversario del devastador huracán Katrina, que causó enorme destrucción en Nueva Orleáns en 2005.

Sin embargo, algunos residentes, como Herbert Gettridge, capearán la tormenta. "Voy a quedarme aquí y ver qué pasa", dijo a la televisora WVUE-TV, afiliada de CNN. "Puedo nadar si se inunda de nuevo".

Gettridge, de 89 años, ha reconstruido su casa dos veces, una vez después del huracán Betsy en 1965 y luego, 40 años más tarde, con Katrina. "Cualquiera que sea el daño, yo puedo reconstruirla de nuevo", dijo.

La mayoría de las cerca de 1,800 muertes por Katrina ocurrieron cuando los diques de protección alrededor de Nueva Orleáns inundaron la ciudad. Pero el alcalde Landrieu dijo que los diques han contado con más de 10,000 millones de dólares en mejoras desde 2005, y las estaciones de bombeo de la ciudad tienen generadores de emergencia listos en caso de cortes eléctricos.

Una de esas estaciones es de las más grandes del mundo y algunas pueden mover hasta 567,000 litros por segundo.

"Este es el mejor sistema que el Gran Nueva Orleáns ha tenido", dijo el coronel Ed Fleming del Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

Este martes, el presidente Barack Obama pidió a los residentes de la costa del Golfo de México a prepararse y hacer caso a las advertencias ante la llegada de la tormenta tropical Isaac.

"No es el momento para tentar a la suerte, no es el momento de no hacer caso a las advertencias oficiales", dijo.

"Escuchen a funcionarios locales y sigan las indicaciones", dijo Obama, que advirtió que la principal amenaza es la posibilidad de inundaciones por marea de tormenta.

Un huracán con menor intensidad

Se espera que Isaac sea más débil que Katrina, que tocó tierra el 29 de agosto de 2005 como un huracán de categoría 3 con vientos de 200 kilómetros por hora.

A las 07:00 hora local, Isaac registraba vientos de 110 kilómetros por hora, poco menos de la fuerza de un huracán, informó el Centro Nacional de Huracanes en Miami.

Se espera que la tormenta se intensifique a categoría de huracán en las próximas horas, según los meteorólogos.

El centro de Isaac está a 205 kilómetros al sur-sureste de la desembocadura del río Mississippi, y se mueve hacia el noroeste a 19 kilómetros por hora.

Los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden hasta a 320 kilómetros del centro. Los avisos de huracán van desde Morgan City, Louisiana, a la frontera entre Alabama y Florida. Los avisos de tormenta tropical van desde ahí hasta Destin, Florida, y desde Morgan City a Cameron, Louisiana, 320 kilómetros al oeste de de Nueva Orleáns.

También existe la posibilidad de una gran cantidad de lluvia, hasta 45 centímetros en algunas zonas de Alabama, Louisiana, Mississippi y el extremo occidental de Florida, informó el centro.

A medida que la tormenta se dirige al norte, la lluvia podría beneficiar a algunos estados asolados por la sequía, como Arkansas, Illinois, Indiana y Missouri.

Landrieu no ordenó una evacuación de la ciudad, que se encuentra en su mayor parte debajo del nivel del mar y protegida por diques. Pero si urgió a unas 900 personas que viven fuera del sistema de diques a que evacuen.

En otras partes bajas de Louisiana, y en condados costeros e islas de Mississippi, Alabama y el noroeste de Florida, se hicieron llamados a evacuar.

En Alabama, funcionarios de emergencias advirtieron que los fuertes vientos y un aumento de la marea pueden afectar el área de Mobile, aun cuando el centro de la tormenta pase sobre Louisiana.

En Bay St. Louis, Mississippi, se ordenó a residentes evacuar áreas bajas a partir de este lunes por la noche. El Servicio de Parques Nacionales ordenó a visitantes dejar las islas que se encuentran frente a la costa del estado.

El condado de Jackson, que incluye las ciudades costeras de Pascagoula, Gautier y Ocean Springs, ordenó evacuaciones para quienes viven al sur de la carretera 90, que recorre toda la costa, y para quienes viven en casas móviles, junto a ríos y en otras áreas vulnerables.

Pero en la isla de Dauphin, al sur de Mobile, los residentes están preparándose para pasar la tormenta en casa, según Alexa Alexander.

"Estamos alzando todo (y) alistando suministros", dijo Alexander, que vive y atiende un bar en la isla. "Hemos visto que algo de gente dejó la isla, pero no mucha. Muchos de los locales se quedarán a pasarla".

La isla fue dañada fuertemente por Katrina, que la cortó en dos.

Cerca de ahí, en Bayou La Batre, Alabama, los barcos camaroneros regresaron a puerto antes de la llegada de la tormenta.

"Todos los barcos están regresando, los estamos atracando y alistando para esto que esperamos no sea tan malo", dijo Dominick Ficarino, dueño de Dominick's Seafood.

Los aeropuertos en la región también se preparan para cerrar mientras la tormenta pasa. Nueva Orleáns cerró su aeropuerto internacional luego del último vuelo del lunes por la noche, mientras que los pequeños aeropuertos en Mississippi, Alabama y Florida comenzarán a cerrar a partir de este martes.

En Mississippi, se desplegaron 1,500 tropas de la Guardia Nacional para ayudar a los tres condados sureños en los preparativos, así como 45 policías de caminos para ayudar con el tráfico.

La tormenta no afectó directamente a Tampa, Florida, donde se celebra la Convención Nacional Republicana, tal como se temía, pero si causó cambios al cronograma de actividades, luego de que se canceló el primer día de eventos.

La tormenta previamente pasó por Cuba y los Cayos de la Florida, luego de azotar Haití, donde 19 personas murieron, según Protección Civil del país.

CNN
28/08/2012