domingo, 21 de septiembre de 2014

Zar minero ligado al poder ahora investigado


Zar minero ligado al poder ahora investigado
El empresario saluda al presidente Enrique Peña Nieto, el viernes pasado
domingo, 21 de septiembre de 2014
La tarde del viernes 19 Grupo Televisa oficializó en la Bolsa Mexicana de Valores lo que era un rumor entre especialistas en telecomunicaciones una semana antes: la salida de Germán Larrea, segundo hombre más rico del país y presidente de Grupo México, del Consejo de Administración de la empresa de Emilio Azcárraga Jean, a la cual se integró ocho años atrás, en la época dorada de la alianza con los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón.

Distrito Federal— El escueto comunicado de Grupo Televisa contrastó con la vehemencia de su comentarista estelar, Joaquín López Dóriga, quien acusó a Larrea de “desleal” y dos días antes publicó una columna en Milenio Diario donde relató la versión gubernamental de la disputa entre la administración de Enrique Peña Nieto y el propietario de la empresa Buenavista del Cobre, responsable del derrame tóxico en los ríos Bacanuchi y Sonora el 6 de agosto pasado.
 
 


“Televisa fue notificada que una empresa controlada por el Sr. Larrea solicitó participar en la licitación de las nuevas cadenas de televisión abierta. El Sr. Larrea pidió salir del Consejo de Administración de Televisa, debido a los conflictos de interés que pudieran resultar en la licitación”, según el comunicado de la compañía de Azcárraga.

Se hacía referencia a Cinemex, empresa adquirida en 2009 por la filial de Grupo México, Entretenimiento GM México, por 315 millones de dólares, con lo cual se transformó en uno de los principales emporios de salas de distribución de cine. En noviembre de 2013, pese a la negativa inicial, la Comisión Federal de Competencia autorizó la fusión de Cinemex y Cinemark, que convirtió a Germán Larrea en el segundo distribuidor de salas de cine más fuerte en competencia con Cinépolis, de Alejandro Ramírez.

El jueves 4, Cinemex oficializó su interés de participar en la licitación de las dos cadenas de televisión abierta digital. Así, Larrea se sumó a la lista de empresarios que van por esta licitación: Olegario Vázquez Raña, Manuel Arroyo, Ariel Picker, Francisco Aguirre, Mario Vázquez Raña y Luis Maccise.

Casi al mismo tiempo que el anuncio oficial de Televisa, López Dóriga afirmó en su sitio web que Larrea “ocultó al consejo que desde muchos meses antes había entrado a la licitación de las dos nuevas cadenas de televisión, teniendo como consejero de Televisa acceso a toda su información estratégica y de operación, información que aprovechó en su proyecto de dos nuevas cadenas, conducta que representa un acto de deslealtad.

“Cuando Azcárraga llamó a Larrea para reclamarle su conducta de ocultamiento al consejo, el dueño de Grupo México le restó importancia y le dijo que enviaría al consejo una carta explicando que él se apuntaba en todas las licitaciones, a lo que Azcárraga le respondió que no, que la carta que quería era la de su renuncia, la cual tuvo que mandarle. Y así se dio esta historia en la que Larrea queda fuera del consejo de Televisa.”

En días pasados apareció la única foto reciente que se conoce de Germán Larrea Mota Velasco.

El empresario, famoso por pagar para que no le tomen fotos y a quien le gusta pasar inadvertido en eventos públicos, aparece en la imagen divulgada el viernes 19 saludando al presidente Enrique Peña Nieto en un evento público de Banamex y Citi.

A raíz del desastre ambiental generado por Buenavista del Cobre,de las denuncias penales ante la PGR y las multas interpuestas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), “Larrea pidió ver al presidente a través de un integrante del gabinete ampliado y la respuesta fue que no lo recibiría, que su ventanilla única era la Semarnat. Ninguna otra”.

Según López Dóriga, Larrea estaba dispuesto a dar una aportación de 300 millones de pesos que manejaría su empresa. Si no aceptaban, advirtió: “Nos vemos en tribunales”. Su abogado era el exsecretario de Gobernación calderonista Fernando Gómez-Mont. El gobierno federal ya había tomado la decisión de crear un fideicomiso con un fondo inicial de 2 mil millones de pesos que tendría que aportar Grupo México. (Jenaro Villamil/Proceso)
APRO