sábado, 27 de septiembre de 2014

Un cuento de Rulfo, alterado por la SEP


Uno de los dibujos de Juan Rulfo. Reproducción: Juan Pablo Rulfo
Uno de los dibujos de Juan Rulfo. Reproducción: Juan Pablo Rulfo
Por violación al derecho de autor y afectación al derecho moral de autor, el despacho de abogados Larrea, a nombre de la viuda del escritor Juan Rulfo, Clara Angelina Aparicio de Pérez Rulfo, entablará una demanda contra la Secretaría de Educación Pública al haber publicado una adaptación que alteró el cuento “Es que somos muy pobres”, del libro El llano en llamas, en una Prueba de Enlace para alumnos de educación media superior en 2013. De inicio, solicitan una disculpa pública.
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Los herederos de la obra literaria de Juan Rulfo emprenderán una demanda por daños morales en contra de la Secretaría de Educación Pública (SEP), por haber utilizado, mutilado y alterado el cuento “Es que somos muy pobres” del célebre libro El llano en llamas, sin su consentimiento.
El licenciado Ricardo E. Larrea Soltero del bufete Larrea, a cargo de los asuntos legales de la familia del escritor jalisciense desde que él vivía, manifestó que es muy grave que la SEP no se responsabilice de haber modificado dicho relato en la Prueba Enlace (Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares) de la institución, el año pasado:
“La Prueba Enlace es un examen que realiza la SEP para tener un balance de cómo se encuentra el nivel del conocimiento en distintos grados del alumnado nacional. Muestro aquí el que se realizó en el 2013 para estudiantes de educación media superior, donde entre otros ejercicios se reproduce un texto de una de las obras de Juan Rulfo, el cuento ‘Es que somos muy pobres’. En el apartado de Comunicación, donde ponen que es una adaptación, pero como mutilan la obra, al final resulta que no tiene nada que ver con una adaptación.
“Quien o quienes hayan elaborado esta supuesta ‘adaptación’ agregan cosas al texto que nada tienen que ver con el original y mutilan, lo cual puede tomarse como un atentado a la libertad de expresión; pero a todas luces resulta un atentado a los principios fundamentales del derecho de autor. Uno de los bastiones del derecho de autor es precisamente el derecho de la paternidad de la obra, esto estaría afectando incluso al espíritu que en su momento tuvo la obra con la que el autor la creó.”
–¿No queda libre de culpa la SEP por atentar contra el derecho de autor de Juan Rulfo al especificar que se trata de una adaptación al cuento?
–No, porque hay mutilación de la obra. Para empezar, una adaptación de una obra ajena requiere de la autorización del autor original, o en este caso, de los herederos de Juan Rulfo, y la SEP jamás solicitó dicho permiso. Una adaptación no se hace de obra literaria a obra literaria, que es lo que hicieron allí, una reproducción literaria; las adaptaciones se dan de literaria, digamos, a cinematográfica, teatral, etcétera.”
Se trata de un atentado a los derechos del autor, apunta, “y es un terrible atentado contra los derechos morales del maestro Juan Rulfo porque están modificando su obra, el contexto de la obra en sí queda completamente modificado, es una violación clara a la Ley Federal de Derecho de Autor y al Convenio de Berna, del cual México forma parte”.
Lavado de manos
–¿Cómo tomó el bufete Larrea este caso?
–Juan Francisco Rulfo, hijo del escritor, nos buscó porque este despacho ha representado al maestro Juan Rulfo desde hace ya muchos años, llevamos bastante tiempo defendiendo sus intereses. Este juicio lo lleva principalmente su viuda la señora Clara Angelina Aparicio de Pérez Rulfo, por tener los derechos de sucesión de la obra, pues el maestro se llamaba Juan Nepomuceno Pérez Rulfo Vizcaíno.
“Nosotros en el bufete Larrea tenemos contacto muy estrecho con la señora y todos los miembros de la familia Rulfo. Juan Francisco Rulfo es como el interlocutor; y quien dio las instrucciones de ir adelante en nuestra defensa, en este caso contra la SEP, fue ella. Primero, hicimos un análisis del texto y consideramos que hay una violación al derecho de autor, una afectación al derecho moral de autor y por lo tanto, procede una reclamación judicial. ¡Nos parece increíble que esto pudo haber sido hecho por gente que está queriendo educar!”
–Se refiere a la SEP, ¿verdad?
–Sí, aunque la SEP ya nos aseguró previamente, en un procedimiento de avenencia, que para el examen ella contrató al Ceneval (Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior A.C.).
“Es decir, nosotros ya habíamos intentado un procedimiento de avenencia ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor (Indautor) durante los meses de junio y julio, en donde la SEP se presentó a comunicar únicamente que ellos en la SEP firmaron un contrato con el Ceneval y que el responsable, según la SEP, es el Ceneval. Pero para nosotros es la SEP la responsable, porque quien practicó el examen es la SEP, no viene en ningún apartado del examen que el responsable del mismo sea el Ceneval.
“La familia Rulfo está bastante molesta por esa respuesta de la SEP. Una vez que estuvimos tratando con la parte responsable, tratando incluso de hablar conciliatoriamente, y la otra parte que es la SEP nos sale con que ella no es culpable sino el Ceneval, cuando tenemos todas las pruebas de que nos asiste la razón, pues sí que resultó muy molesto. Lo que sigue para nosotros es que estamos preparando una acción judicial por afectación al daño moral de la familia Rulfo, en la cual reclamaremos una disculpa pública, de inicio.
“Los herederos de Rulfo esperan una disculpa pública, porque el daño está hecho y este examen fue distribuido a no sé cuántos miles de alumnos que tuvieron en sus manos un texto completamente equivocado del original que en su momento escribiera el maestro Juan Rulfo. Es la reclamación principal: una disculpa pública de parte de la SEP.”
–¿Cómo se llama el tecnicismo legal de su reclamo legal contra la SEP?
–Sería un juicio ordinario civil federal. Federal, porque involucra a un organismo gubernamental que es la SEP.
“Mire… nosotros llevamos muchísimos años en este despacho defendiendo al maestro Rulfo. Desde que vivía mi padre Gabriel Larrea, hubo varios casos en los que estuvo involucrado Rulfo en vida, pues además de excelente autor es un gran fotógrafo y por ahí a menudo han querido apoderarse de algunas de sus fotografías, sin éxito.
“Y en su momento, tuvimos asimismo un problema con la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, la FIL, y por lo pronto dejaron de utilizar el nombre de Juan Rulfo en un premio. Pero fue diferente allí, porque la FIL entendió el mensaje desde el principio y dejaron de usar el nombre de Rulfo.
Ricardo Larrea enfatiza que “se emprenderá esta demanda pronto” y culmina, así:
“Lo grave es que aquí hubo alguien que se sintió con la capacidad de transformar un texto del maestro Juan Rulfo, ¡órale!, ¡y ni siquiera mencionan al osado dizque adaptador! Al menos nos hubieran dado su afamado nombre!”