martes, 30 de septiembre de 2014

Acusan de fraude a diputado que instigó la liquidación de Luz y Fuerza


El diputado federal panista Mario Sánchez Ruiz. Foto: Eduardo Miranda
El diputado federal panista Mario Sánchez Ruiz.
Foto: Eduardo Miranda
MÉXICO, DF (apro).- El diputado federal panista Mario Sánchez Ruiz, expresidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y quien aconsejó a Felipe Calderón liquidar la compañía de Luz y Fuerza el Centro (LFC), está en problemas: Enfrenta acusaciones de fraude y falsificación de documentos.
No son imputaciones nuevas, porque se originaron hace diez años, sólo que el afectado, Jaime López Tejeda, se hartó de la “impunidad” de que goza Sánchez Ruiz en Sonora y decidió llevar su protesta a la Cámara de Diputados, en la Ciudad de México, para –afirma– exhibir al legislador del Partido Acción Nacional (PAN) como lo que es: “Corrupto” y “delincuente”.
López Tejeda desplegará este martes dos grandes pancartas frente a la Cámara de Diputados, antes de la sesión del pleno, para enterar a los legisladores de los grupos parlamentarios de todos los partidos, incluido el PAN, de los casi dos millones de pesos que le debe Sánchez Ruiz, empresario sonorense que llegó hasta la presidencia del CCE, el organismo cúpula del sector privado.
Amigo íntimo de Calderón, quien lo apoyó para presidir en dos periodos el CCE, y de Josefina Vázquez Mota, de quien fue el enlace con el sector privado en la campaña de 2012 –cuando el PAN perdió el poder–,  Sánchez Ruiz contrató, en 2004, los servicios como ingeniero de López Tejeda para un desarrollo inmobiliario.
Sin embargo, pasó el tiempo y Sánchez Ruiz –también empresarios gasolinero– se escondía para no pagarle, por lo que López Tejeda inició acciones legales para cobrar sus honorarios. La víctima ha ganado juicios, pero en Sonora no ha prosperado nada.
Una de las mantas que desplegará mañana la víctima dice del diputado del PAN: “Te acuso públicamente de no pagar lo que debes, falsificar documentos, tráfico de influencias, ser un violador del estado de derecho, causar un gran daño a la sociedad sonorense y cajemense, usar tu puesto como diputado panista para beneficio personal y perjuicio de los demás. En suma, te acuso de ser un corrupto”.
Otra: “Mario Sánchez Ruiz, en tu desmedida ambición por el dinero no te importa atentar contra el patrimonio de las familias y el futuro de sus niños. ¡Deshonras al Poder Legislativo y a tu partido, el PAN! Paga lo que debes en lugar de violar el estado de derecho falsificando documentos”.
Y es que el ingeniero realizó varios avalúos, como perito, para la empresa Sinteck SA de CV, dedicada a la construcción de fraccionamientos y propiedad de Sánchez Ruiz, con quien pactó un pago aproximado de 200 mil pesos.
López Tejeda ha ganado ya juicios civiles para obtener el pago, pero el diputado Sánchez Ruiz, presidente de la Comisión de Economía, falsificó documentos, en complicidad con un notario, para seguir evadiendo el pago.
En efecto, ganó el juicio y le fueron embargadas tres propiedades en el fraccionamiento Las Villas sección Los Arcos de Ciudad Obregón, que garantizaban el pago, pero Sánchez Ruiz las vendió falsificando las escrituras.
Todo esto fue acreditado por la Procuraduría General de Justicia de Sonora, pero las relaciones del diputado panista con el gobernador Guillermo Padrés, también del PAN, han impedido que se ejerza acción penal en su contra, previo juicio de procedencia para  quitarle el fuero.
Han pasado ya 10 años desde que Sánchez Ruiz firmó el contrato con el ingeniero, pero nada ha pasado, por lo que éste vino a la Ciudad de México para informar a la sociedad del carácter delincuencial de quien se ufanó de haber recomendado a Calderón liquidar a Luz y Fuerza del Centro.
El 10 de agosto de 2012, cuando a Sánchez Ruiz el cabildo de Ciudad Obregón le entregó la distinción de “Cajemense distinguido”, López Tejeda protestó, pero fue ignorado, como ocurrió inclusive con Vázquez Mota en su campaña.
Fue Sánchez Ruiz, como presidente del CCE, quien pidió a Calderón terminar con Luz y Fuerza del Centro. Fue en una comida, a principios de 2009, como narró la reportera del diario Reforma, Verónica Gascón.
“Señor Presidente, le voy a pedir un favor, ojalá acabe con Luz y Fuerza”, le dijo Mario Sánchez… Calderón le preguntó si estaba seguro, dado que eso implicaría que más de 40 mil trabajadores se quedarían en la calle, a lo que el sonorense reviró con determinación:
“Si usted tiene 40 mil personas criticándole, yo le pongo 80 mil comerciantes que se lo van a aplaudir”. Y así fue. Pero ahora este líder empresarial es acusado de corrupto y delincuente…