domingo, 27 de noviembre de 2011

Temor en carreteras del norte del país

Vanguardia/ Laura Luz Morales/ Enviada
27 Noviembre 2011
“Una vez saliendo de San Luis (Potosí) y caminando hacia el norte, ya no hay ninguna ley ni ninguna autoridad que garantice nada”, dijo el periodista Pedro Mellado ayer en la FIL

GUADALAJARA.- Pasar el límite de San Luis Potosí por carretera camino hacia el norte de México produce, según el periodista Pedro Mellado, “una sensación de desconfianza y de miedo que se siente, que se palpa en el ambiente”.

Y es que el tema de los falsos retenes en las carreteras de estados como Zacatecas, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Chihuahua y Sinaloa, preocupa a periodistas e investigadores del centro del país porque, según dicen, “podría haber hasta mil 500 asesinados en fosas comunes y una docena de autobuses esfumados o enterrados con todos sus pasajeros”, como lo señaló el también periodista Felipe Cobián.

Tanto Mellado como Cobián, el primero periodista del periódico Mural de Guadalajara y el segundo de la revista Proceso, coincidieron durante la presentación del libro “Levantones, Narcofosas y Falsos Positivos”, de José Reveles, en que los acontecimientos recientes mantienen a la sociedad mexicana alarmada y asustada.

“Todos esos miedos son los que han engendrado muchas de las extremas atrocidades que ahora Pepe (Reveles) nos ofrece, pero desde esa otra visión de ésta, yo diría, insensata guerra contra un enemigo que tiene todas las posibilidades de ganar, porque los cómplices que le ayudan están dentro del mismo sistema y el mismo aparato de seguridad”.

Los periodistas acompañaron al escritor y también colaborador de Proceso en la presentación de su libro el sábado en la FIL de Guadalajara, donde explicaron el modus operandi de los falsos retenes, cuya principal fuente de acción es la coalición entre delincuentes y autoridades.

“No se sabe dónde está la línea divisoria en estos retenes mixtos, móviles, montados por autoridades y delincuentes, juntos como siameses”, externó Cobián.

Mellado, por su parte, consideró a Zacatecas “zona perdida” y agregó que viajar por carretera a Saltillo, Monterrey o cualquier ciudad del norte de México es cada vez más peligroso porque “una vez saliendo de San Luis (Potosí) y caminando hacia el norte, ya no hay ninguna ley ni ninguna autoridad que garantice nada”.