miércoles, 19 de noviembre de 2014

Robo de documentos impide aclarar deuda de Coahuila

POR: ENRIQUE CASTAÑEDA / EL SIGLO DE TORREÓN/ SALTILLO
DOCUMENTOS QUE EXPLICAN DESTINO DEL DINERO DE LOS CRÉDITOS 'FUERON SUSTRAÍDOS', DICE SECRETARIO
El gobierno de Coahuila no puede esclarecer a dónde fueron a parar los más de 18,000 millones de pesos que no aparecen en las cuentas públicas del sexenio de Humberto Moreira y Jorge Torres porque los documentos que pudieran explicarlo "fueron robados".






El secretario de Finanzas del estado, Ismael Ramos Flores, declaró ayer tajantemente que cuando inició la administración de Rubén Moreira, no había tal papelería que explique ese faltante.
"La Secretaría de Finanzas puso denuncias respectivas tanto en la Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas como en la Procuraduría (de Justicia del Estado), porque no existe esa documentación", comentó.
El funcionario explicó que "hubo alteración de registros, derivado de la información presentada a calificadores, que era otra. Alteración a los entes que auditaban. Entonces hubo esas alteraciones y sustracción de documentos".
Ramos Flores comentó que aunque cuando inició la administración actual él estaba en otra área, tuvo conocimiento de las denuncias presentadas para dejar en claro la situación que enfrentarían con la deuda del estado de 34,000 millones de pesos.
El Siglo de Torreón publicó el pasado 9 de noviembre que mientras que el gobierno de Coahuila ha negado que en las arcas exista faltante de dinero, en las cuentas públicas de la pasada administración hay un vacío de 18,348 millones de pesos (mdp) que no se ha explicado.
REESTRUCTURACIÓN
A pesar de las dudas sobre los faltantes, el gobierno de Coahuila reestructurará nuevamente la deuda.
"Lo más conveniente es una combinación de garantía de pago, refinanciamiento garantizado y bursátil", dijo el secretario de Finanzas y agregó que esto permitirá al gobierno de Coahuila tener ahorro anual de 700 millones de pesos.
El secretario de Finanzas informó que parte de esa restructuración será por medio de Banobras, quienes comprarán parte del pasivo (7,000 mdp) para colocarlo en la Bolsa Mexicana de Valores.
La banca comercial otorgará un financiamiento a 30 años; la banca comercial y Banobras firmarán el refinanciamiento garantizado por 15 años con opción de cesión cada tres años, y la banca comercial cederá el crédito a un fideicomiso.