lunes, 24 de noviembre de 2014

Los Moreira, verdugos sin capucha


Horizonte ciudadano
Rosa Esther Beltrán Enríquez
A la memoria de José Revueltas,
eterno rebelde, crítico implacable
de la realidad social y política de la nación. Salve.


Noviembre 20 de 2014

El moreirato y sus aliados (la fracción priísta y sus satélites en el Congreso local) como buenos verdugos siguen aplicando sin miramientos la maquinaria de tortura a la ciudadanía coahuilense, además de asegurarla para las futuras generaciones.
En fecha emblemática, la víspera de la conmemoración de la Revolución Mexicana, los contra revolucionarios del moreirato asestaron sin miramientos la guillotina que certifica el sometimiento de los contribuyentes por años sin término al pago de la  mega deuda y la impunidad de los delincuentes que asaltaron las finanzas públicas; ahora Coahuila navega en un mar de deudas y a los coahuilenses no nos hizo justicia la Revolución.
Ismael Ramos, el célebre y metafórico reestructurador de la ilegal mega deuda elaboró el paquete que comprende la ampliación del plazo de pago, el cual develó la mentira de que en 20 años se pagarían los empréstitos, como era previsible ahora la mayor parte del plazo se va a 30 años, pero finalmente los ciudadanos sabemos que los plazos se irán ampliando, como dijo Armando Rubio subsecretario de ingresos de la Secretaría de Finanzas, realmente el pago de la deuda se extenderá a los 70 años, y yo digo, lo demás son cuentos de la caja china y los beneficiados son los bancos y los delincuentes impunes, pero los paganos son los contribuyentes coahuilenses.
Para bien de los ciudadanos, lo que ha quedado claro es que el moreirato va mentira tras mentira; vea, dijeron, los miles de millones se gastaron en inversiones públicas productivas en sexenio anterior, además, como ya lo he señalado en este espacio, en su  1er. Informe Rubén Moreira aseguró que: "el gobierno no se volverá a endeudar y tampoco nunca vamos a comprometer el interés futuro de los coahuilenses" y también dijo, “Les aseguro que lo mejor está por venir", (Vanguardia, 29, 11, 12), ese eslogan fue copiado a Andrés Manuel López Obrador, virtual enemigo del PRI a quién Rubén localmente representa; pero queda claro que mentir, utilizar la demagogia ha sido el recurso más prolífico y el más utilizado sin recato alguno por el Moreirato, no es más que la vieja forma de simular, porque no sólo tendremos una deuda de 36 mil millones de pesos, agréguele a ésa el primer crédito que Rubén Moreira solicitó que fue de 9,500 mdp, aprobado el 6 de noviembre de 2012, a menos de un año de su administración (Diario de Debates 950) y los 2,500 millones de pesos también ilegalmente autorizados recientemente por sus cómplices en el Congreso local, contraviniendo el artículo 117 Constitucional, que dispone con claridad que los créditos se solicitarán  para inversiones públicas productivas, y no para pagar deudas (FVIII) y también se viola la Ley de Deuda  estatal en los artículos 4° y 5° que reproducen al constitucional.
El año pasado Rubén Moreira propuso que se estableciera una  Comisión en el Congreso local para analizar el origen e impacto de la deuda, se creó para investigar su destino y su aplicación, el caso de Javier Villarreal y demás responsables, pero todo fue una simulación más porque la mentada comisión no tiene ni tendrá resultados.
¿Disciplina financiera? ¿Reconocimientos de los bancos acreedores y de las calificadoras de riesgo? ¿A costa de qué? ¿A los ciudadanos, para qué nos sirven? ¿Alguien conoce el padrón de proveedores, lo que se adeuda a cada uno, y lo que supuestamente se les pagará con el empréstito de 2,500 millones?
Finalmente lo que a los ciudadanos nos interesa es saber, ¿cómo se contrató la mega deuda: quiénes fueron los beneficiarios de esas fortunas que por décadas pagaremos los coahuilenses? 

Rubén Moreira, muy pronto usted  rendirá su 3er. Informe, ¿cuántas mentirás más dirá? ¿Cómo maquillará las cifras y las ilegalidades de la mega deuda? Aunque sé que no le importa,  sepa usted, que le quede claro que muchos coahuilenses repudiamos su mandato porque lo conocemos como de concusión, fincado en la negociación ilícita; renuncie ya al cargo que está ejerciendo en contra del bien común de todos los coahuilenses, renuncie.