miércoles, 19 de noviembre de 2014

¡Enfermo o no, que se vaya!


Gobernador se aferra al cargo, niega que vaya a renunciar

*** Externan coahuilenses, a través de las redes sociales, su malestar hacia un gobierno ineficaz y corrupto.
*** Niega el mandatario que los viajes a Asia sean para atenderse de sus males con recursos públicos.
*** “En manos de Dios” Rubén Moreira Valdez deja su permanencia en el cargo y su quebrantada salud.

Con una o dos visitas a empresarios, como el de la gráfica, el gobernador Rubén Moreira Valdez justifica ante los coahuilenses sus giras por el continente asiático.
Tras conocerse la posibilidad de que el gobernador Rubén Moreira deje el puesto al iniciarse el próximo año, –especie que fue desmentida por el propio mandatario–, miles de ciudadanos, a través de las redes sociales, manifestaron su inconformidad por su decisión de permanecer en el cargo y demandaron su renuncia por considerar que representa uno de los gobiernos más corruptos que ha tenido la entidad.
Acusaron que bajo la bandera de la megadeuda, la administración de Moreira Valdez ha dejado de hacer las actividades y obras que tiene obligación de realizar y, con la inmensa cantidad de recursos que maneja se ha dedicado a actividades burocráticas en la que es poca o nula la inversión, aunque en sus informes señale lo contrario. (Pase a la página 2)
«¡Oh que tranquilidad!, cuanto nos tranquiliza saber que no va a renunciar. ¡Que fácil es convivir y vivir en este estado de cosas!, convivir con estos pandilleros del gobierno, solapadores, narcos, criminales y asesinos, ¡Que fácil se hace costumbre vivir así!, con tanta impunidad que viven estos caborones, no merecen perdón sino el paredón», fue uno de tantos comentarios que circularon en las redes sociales en donde la sociedad exige que enfermo o no, que se vaya el gobernador.
«Rubén, Rubén, no te aferres al poder. Acuérdate de él michoacano Vallejo».(Comentario desde la aplicación Android de El Siglo de Torreón). Y así suman cientos y cientos los mensajes que han circulado en las redes sociales en donde se habla de las carencias que padece el estado, como la seguridad pública que es un reclamo generalizado, pero también se comenta de los grandes presupuestos como el que ejercerá el próximo año la administración estatal y que representa más que la megadeuda. Con ese presupuesto, considera la sociedad, se podría liquidar en un solo año esa deuda que arrastra la entidad y dar así, de nueva cuenta, empleo a los diez mil despedidos directos, jefes de familia que han quedado en la calle al invertirse la pirámide económica y en lugar de contar con tanta gente se contrato a unos cuantos que ganan los recursos que llegaban a tantas familias.
Las criticas al actual gobierno hechas a través de redes sociales suman tantas que bien pudiera hacerse un libro con miles de páginas.
Por otro lado, como se recordará, Rubén Moreira dejó «en manos de Dios» tanto su permanencia en el cargo de gobernador como su salud, esto a manera de responder a la versión publicada por El Demócrata en torno a los rumores generados en la capital de la República en torno a su renuncia anticipada.
Días antes de rendir su tercer informe para dar a conocer el estado en que se encuentra la administración coahuilense, el mandatario desmintió los rumores sobre su posible renuncia y el hecho de que sus constantes viajes al Continente Asiático no son para practicarse exámenes y tratamientos –tal y como lo han asegurado algunos «invitados» a esos viajes que, ahora resulta, sirven para promocionar al estado, aunque hasta ahora no se sabe de una sola empresa, ya no que se instale, sino que se encuentre interesada en hacerlo.
Sin embargo no hizo comentarios sobre el avance de su enfermedad, –cáncer de próstata– ni los rumores hechos circular desde la Secretaría de Gobernación y en algunas oficinas públicas del Distrito Federal que señalan que su padecimiento sigue avanzando y deteriorando su salud.
Por último hizo hincapié en estar en condiciones de permanecer en el cargo «Ahora sí que todo dependen de Dios», pero me siento bien», afirmó a los periodistas en improvisada rueda de prensa.