miércoles, 26 de noviembre de 2014

Acusan en narcomanta a hermano de Joan Sebastian y a alcalde de nexos con Guerreros Unidos


La manta hallada al sur de Morelos. Foto: Especial
La manta hallada al sur de Morelos.
Foto: Especial
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Esta madrugada fue localizado, al sur de Morelos, el cuerpo de un hombre desmembrado junto a una manta con un mensaje dirigido al alcalde de Amacuzac, Noé Reynoso Nava y Federico Figueroa, hermano del cantante Joan Sebastian, a quienes vuelven a señalar como presuntos operadores del grupo delictivo Guerreros Unidos.
Reportes oficiales indican que el mensaje es dirigido por el grupo criminal Los Rojos que encabeza Santiago Mazari Miranda El Carrete, sobrino del diputado local del PT, Alfonso Miranda Gallegos. Ambos mantienen una confrontación directa con la banda Guerreros Unidos y el edil Reynoso Nava, quien es compadre del defenestrado exalcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez.
Los mismos informes refieren que cerca de las 05:30 horas, se reportó el hallazgo del cuerpo de un hombre desmembrado al interior de bolsas de plástico y una narcomanta dejada en la entrada principal de la cabecera de Amacuzac, al sur de Morelos, a la altura del kilómetro 56 de la carretera federal Puente de Ixtla-Iguala.
La víctima, un hombre de edad madura, fue decapitada y desmembrada, y el mensaje de la manta, indica textual: “Ahí están sus putos infiltrados Noé Reynoso y Federico Figueroa, no le jueguen al verga G.U y vamos por los demás que siguen haciendo daño al pueblo. Deja de apoyar a los GU Noe Reynoso que son secuestradores y asesinos de estudiantes que Morelos ya está hasta la chingada de ustedes”.
Al respecto el fiscal de Morelos, Rodrigo Dorantes Salgado, anunció que citará a comparecer al alcalde de Amacuzac y al organizador de jaripeos, Federico Figueroa, para que declaren sobre la imputación de sus presuntos nexos con la delincuencia.
Entrevistado en Cuernavaca, Dorantes Salgado expresó: “Si es necesario nosotros vamos a tener que citarlos en estos días o en su caso, como digo, validar la información y sobre todo ver quién era la víctima, a qué se dedicaba y ver si tiene relación con algún grupo criminal o es parte de las víctimas de algún tipo de evento ya sea en Morelos o en el estado de Guerrero”.
No sería la primera ocasión que el hermano del cantautor Joan Sebastian acude a la Fiscalía morelense para declarar sobre el mismo señalamiento que ha sido reiterado durante este año sobre sus ligas con la delincuencia.
El 23 de mayo, Federico Figueroa acudió a la Fiscalía de Morelos para declarar sobre el caso de las mantas colocadas en un puente de Cuernavaca, donde se le acusaba de ser el nuevo líder del grupo criminal Guerreros Unidos, que mantiene una disputa con Los Rojos por el control de las rutas del narcotráfico en esa entidad y Guerrero.
En ese momento, el promotor de bailes en ferias y palenques regionales, se deslindó de los señalamientos al argumentar que se trataba de “un chisme”, para enseguida arremeter en contra de este corresponsal, al señalar que se le hacía “extraño” que, en cuanto aparecía una narcomanta en su contra, la información fuera consignada por este medio.
“Yo sí le quiero decir algo a Ezequiel Flores, el corresponsal de Proceso en Guerrero. ¿Por qué si le importa tanto lo que está pasando en Cuernavaca, por qué no vino ahorita y lo veo aquí como a ustedes y me dice ‘oiga pasó esto con usted’? Yo es el único reclamo que le tengo que decir a él, a él personalmente”, advirtió Figueroa en una entrevista afuera de la Fiscalía morelense en la ciudad de Cuernavaca.
También lamentó lo que calificó como “pleito político” entre el diputado local del PT, Alfonso Miranda Gallegos, quien es tío del líder de Los Rojos en Morelos, Santiago Mazari Miranda, El Carrete, y el alcalde de Amacuzac, Noé Reynoso, vinculado a los Guerreros Unidos, porque dijo que ambos son sus amigos.
Luego, sentenció: “A mis amigos que me han dado el apoyo, que me han hablado. Les agradezco, me conocen. A los que no me han hablado, no los culpo, no es fácil, no me conocen, nunca fui su amigo”.
El hermano de Joan Sebastian arribó acompañado de su abogado José Luis Urióstegui –procurador durante la administración del exgobernador Jorge Estrada Cajigal– a la sede de la Fiscalía de Morelos, ubicada sobre la avenida Emiliano Zapata en la colonia Bellavista, al norte de Cuernavaca.
Después de casi una hora de entrevistarse con las autoridades ministeriales, el promotor se retiró del lugar y afuera ya lo esperaban varios reporteros convocados previamente por personeros de Federico Figueroa.
En entrevista, el inculpado se deslindó de cualquier nexo con el narcotráfico y se asumió como “el Federico más famoso de la zona” y dedicado a actividades agrícolas, así como a organizar bailes populares, jaripeos y peleas de gallos.
También dijo que las autoridades ministeriales de Morelos lo convocaron mediante citatorio en calidad de “testigo” sobre el caso de las narcomantas aparecidas en Cuernavaca, donde lo acusan de ser el nuevo líder de Guerreros Unidos que, según autoridades federales, se encuentra afincado en Iguala y mantiene una brutal confrontación con Los Rojos por el control de la zona norte de Guerrero y el sur de Morelos.
No obstante, el empresario se abstuvo de dar detalles sobre su declaración ministerial, al argumentar que no pretende obstruir la investigación.
Sin embargo, atribuyó los señalamientos de sus presuntos nexos con el narco a un grupo de criminales que hace cuatro años pretendieron extorsionarlo, pero eludió identificar al delincuente o la banda criminal.
Enseguida, un reportero preguntó si pediría a las autoridades castigo para los responsables de las narcomantas, razón por la que El rey del jaripeo reviró irritado:
“Yo sí le pido a las autoridades que den con el que no da la cara y yo sí le quiero recalcar algo a alguien. ¿Se encuentra por aquí el reportero de Proceso? Se llama Ezequiel Flores”, cuestionó Federico Figueroa.
Ante el silencio de los comunicadores, el hermano de Joan Sebastian machacó:
“Se me hace muy raro que de repente suben una manta que no representa algún ilícito que perseguir porque es un chisme, y el primero que la sube esProceso Chilpancingo; yo no lo culpo de nada, pero ¿por qué está tan interesado?, ¿por qué el corresponsal si está tan interesado no vino ahorita a preguntarme directamente?”.
Y prosiguió: “Yo no lo conozco, no dudo de su profesión y no puedo poner comillas qué tan bueno o malo sea. Lo único que le quiero comentar al señor reportero es por qué siempre cuando suben una manta en contra mía, el primero que la sube a las redes sociales es él; él que se entera de todo lo que dice en la manta, es el señor”.
Y remató: “Yo sí le quiero decir algo a Ezequiel Flores. ¿Por qué si le importa tanto lo que está pasando en Cuernavaca, por qué no vino ahorita y lo veo aquí como a ustedes y me dice ‘oiga pasó esto con usted’. Yo es el único reclamo que le tengo que decir a él, a él personalmente”, sentenció.