martes, 18 de noviembre de 2014

Ahora abaten a jefe de sicarios de “La Tuta”


Servando Gómez, "La Tuta" en uno de sus videos en YouTube.
Servando Gómez, "La Tuta" en uno de sus videos en YouTube.
MÉXICO, D.F., (apro).- Con la detención Sergio Andrade García, El Árabe, y el abatimiento de José Julio Mendoza Román, el líder sobreviviente del Cártel de los Caballeros Templarios, Servando Gómez La Tuta, perdió a dos de sus principales brazos operativos.
El Árabe, quien contaba con orden de localización y presentación, fue interceptado ayer cuando circulaba por la carretera Zinampécuaro-Zitácuaro a bordo de una camioneta Nissan, Frontier. Al momento de su captura se le decomisó un arma de fuego calibre .38 súper, una bolsa con 12 envoltorios de mariguana, 44 municiones, cargadores calibre .38 súper y la camioneta.
Tras la captura, agentes del Ministerio Público de la PGJE, también localizaron un predio en la comunidad de Palomas, municipio de Zinapécuaro, donde El Árabe ocultaba armamento. Ahí hallaron 10 armas largas tipo fúsil y cuatro cortas sepultadas en la tierra.
Su compañero José Julio Mendoza Román, jefe de sicarios del La Tuta, fue abatido el pasado fin de semana en el municipio de Tumbiscatío, en un enfrentamiento con elementos de la Marina.
En conferencia de prensa, el comisionado federal para la Seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo, informó que en el tiroteo perdió la vida también Emilio Corona Cabrera.
“Mendoza Román era un importante objetivo del Gobierno de la República, luego de que en el año 2004 fue rescatado del penal de Apatzingán, donde se encuentran sujetos a proceso penal por el delito de homicidio calificado en grado de participación”, explicó Alfredo Castillo.
El funcionario destacó que al momento del enfrentamiento, el jefe de sicarios portaba un lanzagranadas con forma de fusil AK-47.
En total, dijo, les encontraron tres armas largas, dos lanzagranadas, una granada de mano, un arma corta y cargadores abastecidos.
“Mendoza Román y Emilio Corona Cabrera estaban a las órdenes del prófugo Servando Gómez Martínez, siendo el primero de ellos el responsable de su primer círculo de protección”, expuso Castillo.
Mendoza Román, añadió, era conocido con el apodo de El Parotas y buscado desde enero de 2004, cuando se fugó junto a otros reos del penal de Apatzingán, apoyados por un comando que tomó por asalto las instalaciones.
Castillo dijo que después El Parotas se integró a un grupo criminal encabezado por Nazario Moreno, fundador del cártel de La Familia y de Los Caballeros Templarios, hasta llegar a único jefe de sicarios de La Tuta.