martes, 14 de julio de 2015

Reconocen a Francisco Toledo por su generoso legado al patrimonio cultural

Comenzaron en Oaxaca los actos en honor del artista por sus 75 años de vida

Cristina García Cepeda, titular del INBA, lo elogia por su trabajo creativo y activismo social
En el Palacio de Bellas Artes, mañana se efectuará una mesa redonda sobre su quehacer editorial
Foto
Francisco Toledo recibió en la sede del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca un reconocimiento por su prolífica trayectoria, de manos de María Cristina García Cepeda, titular del Instituto Nacional de Bellas ArtesFoto cortesía del INBA
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Martes 14 de julio de 2015, p. 5
La celebración por el cumpleaños 75 de Francisco Toledo, quien nació el 17 de julio de 1940, en Juchitán, Oaxaca, comenzó el pasado fin de semana, cuando trabajadores del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (Iago) y la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda, le organizaron una convivencia en las instalaciones del recinto fundado por el artista.
La titular del INBA entregó al pintor un reconocimiento por su trayectoria, compromiso social y generoso legado al patrimonio cultural de México, se informó en un comunicado.
Además de su sobresaliente trabajo artístico, la funcionaria destacó que Toledo ha desarrollado también una importante labor de activista, luchador social y filántropo, además de impulsar de manera permanente la promoción y conservación del patrimonio cultural mexicano, el libre acceso a la formación artística y el cuidado del medio ambiente.
Toledo es considerado uno de los mayores artistas vivos del país, con amplio reconocimiento internacional. Impresor, dibujante, escultor y ceramista, refleja en su obra gran aprecio por la estética de la naturaleza, particularmente la de animales que no son convencionalmente asociados con la belleza, como monos, murciélagos, iguanas, sapos e insectos, señaló el INBA.
Un pastel de siete pisos
Durante la reunión con Toledo se partió un pastel de siete pisos para representar las instituciones que por iniciativa y generosidad del maestro forman parte del patrimonio cultural que ha legado a Oaxaca y a México: la editorial Calamus, la Fonoteca Eduardo Mata, el cineclub El Pochote, el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa), el Taller Arte Papel Oaxaca y el Iago.
Los festejos continuarán en la ciudad de México este miércoles, con la mesa redonda Toledo y los libros, en la que se reconocerá su faceta de editor.
Al respecto, en entrevista con La Jornada, Toledo dijo que su labor de editor e impresor no la ha realizado solo: “Lo he hecho con mi gente, es trabajo de equipo, con Bernardo Recamier como diseñador, y en algún momento con las personas de Juchitán para hacer revistas; en otro momento con Cuauhtémoc Medina y Renato González Mello, el director del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México, para la revista El Alcaraván. Hemos hecho equipo con poetas, ya son varios años en eso”.
Un ejemplo es la colaboración de Toledo con su hija, la poeta Natalia Toledo, con quien ha hecho libros para niños, en zapoteco y español, entre ellos, La muerte pies ligeros y El niño que no tuvo cama, inspirado este último en el padre y el abuelo del artista.
La escritora Araceli Mancilla, en entrevista con la Coordinación Nacional de Literatura del INBA, señala que para Toledo “plástica y literatura forman parte de una sola visión del arte como expresión de las mejores cualidades perceptivas de lo humano, por la que una y otra se retroalimentan.
“La idea de provocar la reflexión sobre asuntos de importancia nacional, como la lucha contra la siembra del maíz transgénico, a través del arte, al convocar al diseño de carteles, ha generado entre los creadores un entusiasmo que rebasa fronteras. Tampoco se puede soslayar ese esfuerzo llamado editorial Calamus, que se inició como Ediciones Toledo, además de las revistas Guchachi Reza, El Alcaraván y El Comején. Imagen y texto son indisolubles para él, pues simbolizan las preocupaciones del artista frente al mundo.”
Las nuevas publicaciones en lenguas indígenas de Oaxaca que promueve Toledo, con apoyo de instancias privadas y públicas, es un punto a destacar, continuó Mancilla. Recientemente fue publicada la primera edición de Las fábulas de Esopo en cuatro variantes del zapoteco y próximamente se editarán en cuatro variantes del mixteco.
Además, se prevé la publicación de los premios CaSa de creación literaria en lengua zapoteca, que Toledo fundó y que este año llegan a la quinta edición.
La mesa Toledo y los libros se iniciará mañana a las 19 horas en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes. Participarán Natalia Toledo, Francisco de la Cruz, Araceli Mancilla, Bernardo Recamier y Mardonio Carballo, así como la cantante María Reyna y el pianista Joaquín Garzón Rivera.