miércoles, 1 de julio de 2015

Grecia, primer país desarrollado que cae en mora frente al FMI

Atenas pidió una prórroga hasta noviembre, pero el jefe del eurogrupo negó la extensión

Un nuevo programa incluiría condiciones más estrictas de los acreedores, advierte Bruselas
Fich dejó la clasificación de Grecia sólo una posición arriba del que la moratoria es inevitable
Foto
Griegos que están a favor de las políticas de los acreedores y de permanecer dentro de la eurozona se enfrentaron ayer con policías antimotines durante la manifestación que se organizó frente al Parlamento, en AtenasFoto Reuters
Foto
Aspecto de la manifestación de ayer a favor del sí. En la pancarta se lee: Grecia: mi lugar de nacimiento. Europa: mi patriaFoto Reuters
Afp, Reuters, Dpa y De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Miércoles 1º de julio de 2015, p. 20
Washington.
Grecia cayó en cese de pagos de su deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), al incumplir un giro por mil 600 millones de euros (mil 800 millones de dólares), lo que lo convierte en el primer país desarrollado que cae en mora ante el organismo mundial.
El portavoz del FMI, Gerry Rice, confirmó que Grecia no realizó el pago que vencía la noche de este martes.Hemos informado a la junta de gobernadores que Grecia ahora está en atrasos y sólo puede recibir financiamiento del FMI una vez que sean aclarados, añadió.
De esta manera Grecia –que desde 2010 tuvo que recurrir a dos rescates internacionales– se convirtió en el primer país desarrollado en acumular retrasos en los pagos al Fondo, lo que representa el mayor cese de pagos en la historia de la institución.
Grecia había prevenido el martes que no pagaría al FMI, que participó junto con la Unión Europea en los dos planes de salvamento, surtidos con una receta de austeridad drástica.
Por la mañana Atenas había pedido al Fondo una prórroga hasta noviembre. Rice confirmó la solicitud, pero la junta de gobernadores no tomó ninguna decisión. El pedido de Greciairá a la junta de gobernadores en el tiempo debido, señaló.
La última propuesta griega llegó muy tarde para evitar que expirara el actual paquete de ayuda, con los fondos bloqueados que Grecia necesita para pagar salarios, pensiones y deudas.
Por otra parte, el incidente con Grecia constituye un serio revés para la credibilidad del FMI, que no había enfrentado un incumplimiento de pagos desde 2001 con Zimbabue, y que acordó con Grecia el mayor préstamo de su historia. Los problemas del FMI con Grecia no acaban ahí. El país europeo debe pagar un total de 5 mil 400 millones de euros al Fondo este año, sobre una deuda total de 21 mil millones. El próximo pago de 284 millones de euros está fijado para el primero de agosto.
El impago ocurrió en una semana extraordinaria para el país, en la que los bancos y la bolsa de Atenas están cerrados hasta el 6 de julio. En virtud de la instalación de un control de capitales vigente desde este lunes, los clientes de las entidades sólo pueden retirar un máximo de 60 euros por día y persona. A partir del miércoles, cerca de mil sucursales abrirán excepcionalmente para permitir a los jubilados que no tienen tarjeta de crédito sacar un máximo de 120 euros para toda la semana.
El euro operó con pérdidas generalizadas el martes, debido a que los inversionistas se preparaban para el inminente cese de pagos de Grecia ante el FMI. El euro se depreció 0.8 por ciento frente al dólar a 1.11475 dólares.
En tanto, la agencia de calificación Fitch redujo aún más la posición griega dentro del nivel basura, de CCC a CC. Ahora la clasificación de Grecia se encuentra sólo una posición por encima del nivel en el que Fitch dice que la moratoria de pagos es inevitable.
Por su parte, la calificadora Standard and Poor’s puso en “defaultparcial” a los cuatro grandes bancos griegos –NBG (Banco Nacional de Grecia), Pireo, Eurobank y Alpha–, a raíz de la aplicación de un control de capitales para evitar la fuga masiva de divisas. La agencia Fitch había tomado la misma decisión el lunes.
Europa rechaza extender el plan de rescate
En Bruselas, el jefe del eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, confirmó que no habrá una extensión del programa de rescate a Grecia que venció también a medianoche, y aseguró que un nuevo programa incluiría condiciones más duras.
Las declaraciones del también ministro de Finanzas de Holanda se dieron en respuesta al pedido de Grecia, que solicitó a los prestamistas prolongar dos años el programa europeo de asistencia financiera, con un fondo de 29 mil millones de euros, así como una restructuración de la deuda, una de sus principales condiciones para un acuerdo con sus acreedores. El segundo plan de rescate de Grecia terminó a la medianoche, junto con el plazo que tenía Atenas para saldar su pago al FMI.
Dijsselbloem dijo que el nuevo programa no se decidirá hasta que se celebre el referendo del domingo, convocado por Tsipras para que la población se pronuncie sobre la propuesta de los acreedores. De todas formas, advirtió que un nuevo programa incluiría fuertes condiciones de los acreedores. Seguramente serán más estrictas que las que había hasta ahora. No será un camino sencillo, apuntó, después de mantener una teleconferencia con sus colegas de la eurozona para debatir la última propuesta griega. Las negociaciones entre los ministros europeos continuarán el miércoles, explicó una fuente gubernamental griega.
Grecia no descarta suspender el referendo previsto para celebrarse el domingo sobre las propuestas de sus acreedores, si las negociaciones con la Unión Europea se reanudan, indicó el martes por la noche en Bruselas una fuente europea cercana a las conversaciones.
Sin embargo, la postura oficial de Atenas fue en sentido contrario. “El gobierno griego reivindicará hasta el final un acuerdo viable dentro del euro. Ése será además el mensaje delno a un mal acuerdo en el referendo del domingo” 5 de julio, insistió en un comunicado.
Grecia es el país más endeudado del bloque, pues su deuda representa 180 por ciento de su producto interno bruto (PIB), situación que lo llevó a solicitar ayuda financiera internacional. Entre 2010 y 2011 los países que integran la zona euro y el FMI aprobaron dos paquetes de rescate por un total de 240 mil millones de euros, de los cuales quedaron sin girar 7 mil 200 millones de euros, ante el vencimiento del programa que terminó este martes por la falta de acuerdos, después de cinco meses de negociaciones para una restructuración de la deuda, que pedía el gobierno de izquierda de Atenas desde su llegada al poder el pasado enero.
Los fondos han permitido al país mediterráneo mantenerse a flote pero a un alto precio sobre sus ciudadanos, que han enfrentado medidas de austeridad como recortes al gasto social, reflejados directamente en las disminuciones a las pensiones, los salarios y los servicios públicos.
El tamaño de la economía se ha reducido más de 20 por ciento en los seis años de recesión por los que atravesó el país. El desempleo es el más alto en la zona euro, con una tasa de 25.6 por ciento entre la población general, mientras la desocupación entre los jóvenes menores de 25 años prácticamente se duplica, al ubicarse en 49.7 por ciento, según datos de la agencia de estadísticas de la eurozona, Eurostat.