martes, 7 de julio de 2015

Nuevo presidente para el PAN a nivel nacional


Javier Corral
Horizonte ciudadano
Rosa Esther Beltrán Enríquez
Junio 30 del 2015

Comenzó la contienda interna por la presidencia del partido Acción Nacional, la cual, dicho sea de paso, no se prevé sencilla. Por lo pronto ya se conformó la comisión encargada de organizarla.
La lista de integrantes de la comisión organizadora, el árbitro de esta lid no contó con una buena recepción por parte de destacados panistas, al contrario se han alzado voces manifestando que el Gustavo Madero ha inclinado la balanza a favor de sus incondicionales eligiendo como su sucesor a Ricardo Anaya, el joven modosito y acartonado, militante y ex diputado federal, que hasta ahora es apoyado por un buen número de destacados, aunque, en algunos casos desprestigiados y corruptos dirigentes, como los vinculados con Cecilia Romero, ultraderechista, ex delegada del Instituto Nacional de Migración, cesada de su cargo por el caso de la masacre de San Fernando, Tamaulipas, a la que además la Cámara de diputados solicitó investigar por corrupción (19/05/11); también se encuentran en la comisión algunos miembros de la corriente del Yunque. De Coahuila, la senadora Silvia Garza apoya a Anaya.
Lo más relevante de la elección del próximo presidente del PAN es la participación de  del senador Javier Corral, distinguido militante que ha expuesto que está preparado para la contienda interna con el propósito de impulsar la reforma del partido y recuperar la esencia del PAN y sus principios democráticos, Corral sostiene que, “a su partido lo ha debilitado la corrupción, el compadrazgo, la ineptitud y la onda grupera”.
Seguramente para los panistas es evidente que, al menos las 2 últimas elecciones intermedias los resultados les han sido adversos, en la del 7 de junio el PAN sólo alcanzó 109 curules, cuando en la intermedia de 2009 logró 143. El desprestigio de los azules va de la mano de la corrupción de sus administraciones, los “moches” y  los “bonos” por la aprobación de las 11 reformas, aunque no son los únicos, no dejan de emerger las “tajadas” que los ponen al nivel de los tricolores y los amarillos.
Pero volviendo a la próxima elección del Comité Ejecutivo Nacional, Corral es panista desde hace 33 años, desde que cumplió los 15 y ha expresado que su intención es llegar a la presidencia del partido para encausar una profunda reforma, recuperar su esencia y volverlo al cause democrático y a su misión ética y civilizatoria (23-6-15).
Algo muy grave, pero real que enfatiza el senador es que la complicidad del PAN con Peña Nieto en la enorme corrupción que éste mantiene, así como la confabulación del blanquiazul con otros directivos y gobiernos corruptos es una difícil problemática que hay que atacar.
Los valores que alguna vez enarboló Acción Nacional, la verdad, el respeto, el debate, en buena medida han sido echados al bote de la basura, porque en el contexto actual, en el que la política es sinónimo de simulación, la honestidad no funciona, la ética estorba, sostienen los pragmáticos cuyo único apetito es el dinero.
El senador Corral aspira a que los panistas recuperen su orgullo de pertenecer a esa organización política, pero es difícil que tanto ellos como la sociedad olviden que las administraciones de Fox y de Calderón fueron un caos y que hundieron al país en la corrupción y la violencia, esa es una herencia imperdonable, difícil de borrar.
Celebro que el senador Javier Corrral Jurado tenga y mantenga los arrestos para enfrentar a una corriente política a la que no le ha importado degradarse hasta la deshonra y la indignidad, celebro que plantee sin ambages la urgencia de deshacer la domesticación de su partido ante el dinero y el poder de una Presidencia federal corrompida sin remedio.
Corral a pedido equidad en la contienda, no creo que Madero entienda ese término.