lunes, 18 de mayo de 2009

Sri Lanka proclama su victoria final sobre los tigres tamiles

Fuentes militares informan de la muerte del líder de los separatistas.- Los rebeldes tamiles reconocieron ayer su derrota

ELPAÍS.com / REUTERS - Madrid / Colombo - 18/05/2009

El Ejército de Sri Lanka ha proclamado la victoria final en la cruenta guerra contra los tigres tamiles, después de anunciar la muerte del líder de los rebeldes y estos reconocer ayer su derrota tras más de 25 años de lucha armada.

La batalla final contra los separatistas tamiles ya estaba anunciada por el Gobierno de Colombo y hoy ha llegado la proclamación de la victoria. Después de semanas de ofensivas, el Ejército esrilanqués ha comunicado que controla todo el territorio de la isla del Índico por primera vez desde 1983, año en el que estalló el conflicto. Según portavoces militares, en los últimos ataques han muerto unos 250 rebeldes y entre ellos sus principales líderes.

Una fuente militar ha informado a la agencia Reuters que el líder del Frente de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE), Vellupillai Prabahakaran, ha muerto en la zona de combate cuando intentaba huir de la cruenta ofensiva militar esrilanquesa. "Se confirma que Prabahakaran fue asesinado cuando intentaba escapar en una ambulancia antes del amanecer. Estamos esperando al anuncio oficial del presidente", ha asegurado un portavoz militar que desea guardar el anonimato. Varias fuentes consultadas por Reuters han confirmado la noticia.

Las mismas fuentes militares han informado poco después de que han sido centenares los tigres muertos en los combates al noreste de la isla. Junto con el líder tamil, también habrían fallecido Portu Amman, número dos del grupo separatista, y el hijo de Prabahakaran y heredero natural para encabezar la guerrilla, Charles Anthony.

Rendición

Sería la puntilla de una operación militar sangrienta y ejecutada con contundencia. Los rebeldes tamiles reconocieron ayer su derrota y se rindieron ante el imparable avance de las tropas gubernamentales. "Es el amargo final", dijo el director de relaciones exteriores de los rebeldes tamiles, Selvarajah Pathmanathan.

El portavoz tamil también denunció ayer que en las últimas 24 horas 3.000 civiles tamiles habían muerto y otros 25.000 habían sufrido heridas y no disponían de "atención médica". "Tenemos que hacer todo lo que podamos para detener esta carnicería. Si ello significa silenciar nuestras armas y entrar en un proceso de paz, eso es algo a lo que ya hemos accedido", aseguró Pathmanathan.

Baño de sangre

Naciones Unidas (ONU) denunció "un baño de sangre" en los combates entre las Fuerzas Armadas y los rebeldes. Según datos de organizaciones humanitarias, más de 100.000 civiles huyeron de los bombardeos del Ejército en la estrecha franja costera en que los militares cercaron a los separatistas tamiles al noreste de la isla.

De los 15.000 kilómetros cuadrados que los tigres controlaban en agosto de 2006, cuando se reanudó la guerra, en los últimos meses ocupaban solo 50 kilómetros cuadrados. Hace apenas cuatro semanas, el espacio se redujo a 12 kilómetros. El reducto tamil se encontraba en la Bahía de Bengala, donde se han desarrollado los últimos combates.

El antiguo paraíso de Ceilán -de 65.610 kilómetros cuadrados de extensión y 21 millones de habitantes- se lo han disputado los tamiles y el Gobierno desde la época de la independencia de Sri Lanka, en 1948. Los cingaleses (budistas) representan al 80% de la población y los tamiles (hindúes) tan solo al 10%. Desde finales de los setenta, los tigres tamiles se organizaron y empezaron a luchar por un Estado independiente. En 1983 estalló el conflicto separatista tamil en un enfrentamiento directo contra Colombo y desde entonces más de 70.000 personas han muerto en esta guerra. Los tamiles consideran el este y norte de Sri Lanka como territorio propio, al que llaman Eelam, y durante años han mantenido un Gobierno de facto.