miércoles, 27 de mayo de 2009

Es “una tragedia” para México que los jóvenes no encuentren trabajo: BM

La crisis va a tener efecto negativo en los niveles de pobreza, señala

Roberto González Amador

La falta de opciones de empleo para los 900 mil jóvenes que se incorporan cada año al mercado de trabajo en el país es “una tragedia”, aseguró este martes Axel van Trotsenburg, representante en México del Banco Mundial. “En México se va a crear mucho más desempleo, sobre todo en el sector informal y se debe hacer algo para ayudar a esa gente”, consideró.

Afirmó que la crisis económica, que está afectando a México con una magnitud mayor a la de otras naciones en desarrollo, va a tener un “efecto negativo” sobre los niveles de pobreza, una condición en la que viven 45 de cada 100 mexicanos.

En el país, una gran parte de la población se desempeña en actividades de la economía informal y, de acuerdo con Axel van Trotsenburg, el Banco Mundial ha observado que en México la crisis va a provocar “mucho más desempleo informal”, y se debe ver cuáles son los sistemas que pueden ayudar a esa gente que está en la informalidad.

“Adicionalmente, México tiene que crear cada año alrededor de 900 mil nuevos puestos de trabajo para absorber a los jóvenes que entran en el mercado, esa es también la tragedia en muchos países, y México no es la excepción, el desempleo de los jóvenes. No es problema únicamente en México, se da en Francia, donde hay desempleo enorme entre los jóvenes”, declaró en una conferencia de prensa.

En México, la población ocupada tanto en actividades formales como informales es de 43 millones 255 mil 617 personas. De ellas, sólo 15 millones 931 mil 880, es decir, 37 por ciento del total, tienen acceso a la seguridad social, señalan registros del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Van Trotsenburg anticipó que la caída en la actividad económica tendrá un efecto negativo sobre la pobreza, después de varios años en que este tipo de indicador había dejado de experimentar un deterioro.

“Va a haber un efecto negativo sobre la pobreza en México”, por la caída de la actividad productiva.

En el primer trimestre de este año, el producto interno bruto se desplomó 8.2 por ciento a tasa anual, la tercer caída más pronunciada en un siglo y la segunda más importante después de la crisis de 1995, de acuerdo con datos del Inegi.

“La crisis a nivel global puede causar un incremento de 50 millones en el número de personas pobres. Los datos específicos para México no los tenemos, pero se puede anticipar que con la crisis, con más desempleo y la situación económica, puede proporcionalmente afectar a los pobres”, consideró. “No sabemos claramente el efecto de la crisis provocada por la fiebre porcina, pero sí puede afectar el empleo, sobre todo en el turismo, y eso puede tener efectos secundarios en las familias. Nos parece que va a ser un efecto negativo sobre la pobreza en México”, añadió.

Entre julio de 2008 y junio de este año, los 12 meses que comprenden el año fiscal de acuerdo con los parámetros del Banco Mundial, el organismo prestó al gobierno mexicano 3 mil 603 millones de dólares. De esa cantidad, 80 por ciento de los recursos tuvo como destino financiar proyectos de inversión y 20 por ciento restante el desarrollo de políticas públicas.

El volumen de préstamos en el año calendario 2008, de enero a diciembre, fue de 2 mil 396 millones de pesos y, según estimó Axel van Trotsenburg, en 2009 el monto de créditos del organismo al gobierno mexicano subirá a 5 mil millones de dólares.