miércoles, 13 de mayo de 2009

Fiscalía de Coahuila, burla para los ciudadanos

Fiscalía de Coahuila condena...sólo de palabra

Los cinco policías detenidos la semana pasada por intento de plagio siguen patrullando, pues no existe acusación en su contra; jurídicamente los exoneran, pero públicamente los acusan de criminales
Arturo Estrada / Édgar González 13-Mayo-2009



Aunque no existe ninguna denuncia formal contra los cinco policías municipales que fueron acusados de intento de secuestro la semana pasada, la Fiscalía General del Estado los acusó en un comunicado de abusar de su investidura intimidando a la ciudadanía… pese a que horas antes los dejó libres al no encontrárseles elementos de responsabilidad.

“Consideramos lamentable que se publique información tendiente a presentar como víctimas a aquellos que obedeciendo a intereses ajenos a los de la sociedad y a los de su propia función policial, han hecho uso indebido de la autoridad de la que están investidos, agrediendo, intimidando o deteniendo sin causa justificada a los ciudadanos”, señala la dependencia en su boletín el fin de semana, cuando ya los había liberado de culpa.

Los preventivos continúan laborando, y ayer, tres de ellos presentaron su queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Coahuila por detención arbitraria y lesiones, igual que la semana pasada lo hicieron sus otros dos compañeros.

VANGUARDIA publicó que el jueves fueron detenidos, en las instalaciones de la Dirección de Seguridad Pública, cinco agentes acusados por un empresario de presunto intento de plagio y extorsión. La Fiscalía General ha sostenido que los agentes José María Gómez Cerda, Héctor Miguel Rodríguez Fonseca, Enrique Nery Rojas, Juan Manuel Espinoza y Antonio Rodríguez nunca estuvieron en calidad de detenidos, por lo tanto no formuló denuncia contra ellos y los dejó en libertad.

No obstante, incongruentemente señaló horas después que los oficiales han hecho uso indebido de su autoridad y criticó el hecho de que los uniformados “hayan pretendido tender una cortina de humo” presentado su queja ante la CDHEC, porque nunca fueron agredidos.

Hasta el cierre de esta edición, no había querella alguna contra los policías municipales y seguían patrullando por la ciudad. Sobre el caso, ayer los voceros del Ayuntamiento de Saltillo explicaron que, fuera del procedimiento que se inició en la Contraloría Municipal, no hay ninguna otra investigación contra los agentes.

Uno de los informantes señaló que al momento en que un policía municipal es denunciado ante el Ministerio Público, se le suspende en tanto se determina su situación jurídica, pero como no se ha formalizado la denuncia por intento de secuestro o por cualquier otro delito o falta administrativa, los elementos continúan laborando de manera ordinaria.

Sin embargo, el Municipio aclaró que cooperará con las autoridades correspondientes y aceptará cualquier determinación a la que se pudiera llegar en su momento.

Ayer la CDHEC recibió la queja de tres policías por detención arbitraria y lesiones, y la visitadora general, María de Lourdes Cepeda Hernández, dijo que las quejas fueron admitidas y serán acumuladas en sólo expediente por tratarse del mismo hecho.

La CDHEC solicitará un informe de los acontecimientos al fiscal general, Jesús Torres Charles, en los próximos días, quien tiene un lapso de 15 días para responder sobre los hechos.

Una vez que el informe es recibido en la CDHEC, los quejosos podrán leerlo para decir si están de acuerdo o no con su contenido, para finalmente recabar las pruebas y dar una resolución.

Mientras tanto, la Fiscalía tacha públicamente de delincuentes a los cinco policías municipales… mismos a los que días antes detuvo, investigó y luego dejó en libertad sin cargo o acusación alguna.