viernes, 15 de mayo de 2009

Se anuncia catástrofe de empleo en Coahuila; los Moreira celebran una supuesta ventaja del PRI en el proceso electoral

Amenaza paro local de cinco meses en GM

Insta la armadora a proveedores a preparar su propio ‘plan de contingencia’; casi un hecho su declaración de bancarrota
Javier Mariscal 15-Mayo-2009/Vanguardia


Ya es prácticamente un hecho: General Motors se declarará en bancarrota siguiendo el modelo establecido por Chrysler.
La atribulada automotriz estadounidense dijo ayer que si presenta la bancarrota posiblemente perseguirá una venta rápida de sus mejores activos fuera de la protección de la corte, proceso similar al de Chrysler LLC.
Al margen, en tanto se puntualiza la estrategia estadounidense, proveedores de la Región Sureste de Coahuilla ya están siendo advertidos de que deberán preparar un plan de contingencia que considere un posible paro de actividades durante cinco meses.
Ese es el escenario extremo, y aunque la menor contingencia anticipable implica sólo dos meses, la situación sigue siendo altamente preocupante.
“De un paro de ocho semanas en General Motors nadie nos salva”, dijo un informante a la sección DINERO, “pero la preocupación se exacerva cuando se nos dice que nos preparemos para lo peor, y eso es: un paro de cinco meses”, puntualizó.
Industria congelada
Por lo que se ha informado, el paro de GM-Ramos Arizpe iniciaría en junio, pues las dos semanas de mayo que le quedan ya no son para nada suficientes para arreglar en EU su situación fuera del cobijo del Capítulo 11 de la Ley de Bancarrotas estadounidense.
Lo peor de todo es que este paro de GM se empalmaría con el de hasta dos meses y medio de Chrysler en Ramos Arizpe, el de dos meses en Chrysler Derramadero y el de dos meses en Magna Formex.
Contexto
Actualmente, GM enfrenta el plazo del 1 de junio para reestructurar su deuda en bonos y alcanzar un nuevo acuerdo amplio con su principal sindicato.
La automotriz detalló en su presentación de ayer ante la Comisión de Valores de Estados Unidos que podría solicitar al Tribunal de Quiebras aprobación para la “venta de la mayoría, o sustancialmente todos” sus activos.
Dijo que esa es la alternativa “más probable”.
Otra opción sería un plan de reorganización, y menciona una “tercera opción”, la cual no especifica.
“Ya estamos considerando estas alternativas en consultas con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, nuestro mayor avalista”, concluyó la empresa.