miércoles, 27 de mayo de 2009

Hallan cuerpo de reportero

EL SIGLO DE TORREÓN

El cuerpo sin vida de Eliseo Barrón Hernández, reportero de Grupo Multimedios fue encontrado ayer por la mañana en el canal de Tlahualilo, en Gómez Palacio, unas 12 horas después de que fuera secuestrado en su casa, reportó la Procuraduría de Justicia de Durango.


A las 8:06 de la mañana del martes, exactamente 12 horas después de que Barrón fue secuestrado en su casa de Gómez Palacio, una llamada anónima reportó a la Policía que había un cuerpo en el canal de Tlahualilo, en el ejido Valle de Eureka.

Al llegar, el Ministerio Público corroboró que se trataba de Barrón. El cuerpo tenía 11 disparos de arma de fuego y 6 heridas con arma punzocortante. La necropsia determinó que falleció por una hemorragia interna de cráneo y tórax.

La hora de muerte se determinó entre las 9 y las 10 de la noche del lunes. Barrón había sido secuestrado a las 8 de la noche, según denuncia ante la Fiscalía General del Estado de Coahuila.

La Procuraduría General de la República informó ayer que atrajo la investigación por la muerte de Barrón.

El periodista tenía 11 años de experiencia cubriendo la nota policiaca para La Opinión y Multimedios. Le sobreviven su esposa y dos hijas.

Por su parte, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos inició un expediente de queja por el asesinato.

El gobernador de Durango, Ismael Hernández Deras, lamentó la muerte del reportero, pero dijo que en el Estado "está garantizada" la labor de los medios.

La muerte del periodista de La Opinión-Multimedios, Eliseo Barrón, reportero de la fuente policiaca, es un golpe directo al corazón de nuestro trabajo como informadores, que evidencia la falta de protección y garantías que tienen los medios de comunicación en la cobertura de hechos delictivos, sobre todo relacionados con el crimen organizado.
Al Margen

Es un desafío inédito, no sólo para los medios locales, sino para informadores de todo el país. A diario enfrentamos el dilema entre nuestro deber de mantener informada a la sociedad y el de cuidar la seguridad de las personas que realizan las coberturas noticiosas.

México es uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo. En este ambiente de inseguridad, las autoridades han sido incapaces de ofrecer garantías, no sólo a los informadores, sino a la sociedad en general.

El secuestro y asesinato de Barrón, en Gómez Palacio, Durango, nos obliga a conciliar la labor de informar con la protección de quienes plasman la cobertura en estas páginas.

Desde aquí, extendemos nuestras condolencias a la familia de Eliseo Barrón, así como al personal de La Opinión por esta lamentable pérdida.