lunes, 18 de mayo de 2009

Once Zetas muy peligrosos

De los 53 evadidos que fueron liberados por un comando del penal de Cieneguillas en Zacatecas, once son catalogados extremadamente sanguinarios

MEXICO, D.F., 17 de mayo (LA JORNADA).- La Procuraduría General de la República (PGR) sólo tenía confirmado hasta este domingo que 15 de los 53 presos que se fugaron la madrugada del pasado sábado del penal de Cieneguillas, Zacatecas, luego de que unos 80 sujetos armados tomaron por asalto el centro carcelario, pertenecen a la banda delictiva de Los Zetas, brazo armado del cártel del Golfo, mientras que se manejaba hoy la hipótesis de que los otros 38 fugados pudieron escapar de manera circunstancial, ya que el comando armado se los permitió, informaron fuentes oficiales.

Entretanto, el gobierno de Zacatecas difundió anoche las fotografías de 11 de los 53 sujetos evadidos, a fin de que la ciudadanía ayude a reconocer y denunciar si ve en la calle a quienes son considerados por las autoridades estatales como los delincuentes más peligrosos.

Se trata de Juan Enrique Almader Becerra, El Tecolotillo; José María Soto Calderón, José Florentino Soto Estrada, Erick Jesús Soto Estrada, Rubén Delgado Gamillo, Santiago Hernández Naranjo, Pablo Bañuelos Espinoza, Juan Antonio Saucedo Díaz, Daniel Martínez Solís y/o Mario Martínez Orozco, José Reyes Martínez y/o José Reyes Jasso y Heriberto Centeno Madrid.

Desde hoy, la delegación de la PGR en Zacatecas se hizo cargo por completo de la investigación de esos hechos al continuar con la integración de la averiguación ZAC/255/II/CS/2009, por la comisión de diversos delitos federales, entre ellos evasión de presos.

Según las fuentes consultadas, los 43 detenidos (40 custodios, dos comandantes municipales y el director del penal) que estaban a cargo de la vigilancia del centro carcelario zacatecano durante la fuga, continuaron hoy declarando en las instalaciones de la PGR en aquella entidad para que se deslinden las responsabilidades personales.

Buena parte de ellos –no se precisó cuántos quedarán en libertad- serán trasladados en las próximas horas a las instalaciones de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), en la ciudad de México, y no se descarta que en las próximas horas sean arraigados.

De acuerdo con información proporcionada por la PGR, los 53 internos que se fugaron de la cárcel de Cieneguillas se encontraban confinados en el área de separos de alta peligrosidad y eran procesados o enfrentaban alguna sentencia por delitos del orden común, como secuestro, robo calificado y homicidios.

De los 15 presos que ya se confirmó pertenecen a Los Zetas, ocho fueron capturados por elementos del Ejército el 22 de octubre de 2008 en un hotel ubicado en el municipio de Tlaltenango, Zacatecas.

Entre los presos fugados destaca el caso de Francisco Navarro Flores, quien participó en 2005 en la fuga de José Luis Robles Mora, otro presunto miembro de Los Zetas que estaba detenido en el penal de Cieneguillas.

Mientras tanto, elementos de la Policía Federal fueron comisionados este domingo al resguardo del exterior del penal ubicado en la salida noroeste de la ciudad de Zacatecas, a sólo dos kilómetros de distancia de las instalaciones de la PGR en la entidad.

Al conocerse más detalles de la fuga, este domingo trascendió que sólo ocho de los 40 custodios del penal estaban armados al momento del asalto perpetrado por sicarios de Los Zetas que iban ataviados con uniformes apócrifos de la Agencia Federal de Investigación (AFI), aunque ninguno de ellos usó sus armas.

En el interior del penal, la seguridad quedó hoy a cargo de decenas de policías estatales.

Asimismo, fuentes castrenses confirmaron a este diario que durante la incursión del grupo armado para liberar a los presos, los sicarios se dirigieron a la armería del centro penitenciario donde se apoderaron de seis fusiles AR-15, seis subametralladoras, once pistolas tipo escuadra calibre nueve milímetros, un revolver y una escopeta.

En Zacatecas, los informantes militares consultados indicaron que desde hace dos semanas se tenían reportes de inteligencia de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en el sentido de que en los centros penitenciarios de Morelos, Aguascalientes, Michoacán, Chihuahua, Baja California, Coahuila, Durango y Zacatecas “había riesgo” de que grupos delictivos intentaran liberar a reos.

La alerta se habría notificado desde hace 15 días a las autoridades civiles de dichas entidades, para que tomaran las medidas preventivas necesarias, como el refuerzo de la seguridad de sus penales.

Durante el transcurso de este domingo las autoridades zacatecanas negaron la versión de que hayan sido reaprendidos algunos de los presos que se fugaron.

Desde la tarde del sábado en la ciudad de Zacatecas y su zona metropolitana se pudo percibir el temor y la sicosis que provocó entre un importante sector de la ciudadanía, la evasión de estos 53 presos vinculados a casos de secuestro, extorsión y delitos contra la salud perpetrados contra la población del lugar.

Los vuelos rasantes que desde el sábado realizaban helicópteros de la PGR, a lo largo y ancho de la zona urbana de la capital, durante varias horas, así como los patrullajes constantes de militares y policías federales encapuchados y fuertemente armados, alimentaron el temor entre la ciudadanía de enfrentamientos en las calles con sicarios de Los Zetas buscados por las autoridades estatales y federales.

Desde la noche del sábado decenas de negocios y restaurantes decidieron cerrar sus puertas más temprano de lo normal, y las calles de la capital zacatecana lucían vacías.

Por otra parte, la mañana de este domingo se agotó en cuestión de minutos la edición completa de los cuatro diarios que circulan en la capital de Zacatecas, y por la tarde, las calles de la ciudad volvieron a verse inusualmente solas.

La Jornada18/05/2009