sábado, 16 de mayo de 2009

Aumentó a 5.1% el desempleo en México en el primer trimestre

Según la ENOE aplicada por el Inegi, hay 2.3 millones de personas desocupadas en el país

*Desde que comenzó este sexenio a la fecha 687 mil 768 personas han perdido su fuente de ingreso

Israel Rodríguez J.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), correspondiente al primer trimestre de 2009, la tasa de desocupación en México subió a 5.1 por ciento de la población económicamente activa (PEA), lo que representa que 405 mil personas perdieron su trabajo.

Así, el número de personas desocupadas y sin posibilidad de obtener un ingreso llegó en marzo pasado a un récord histórico de 2 millones 288 mil 659 mexicanos, cantidad que fue superior en 28.6 por ciento a la reportada en el mismo mes de 2008 y que significó que en ese periodo aumentó en 509 mil 315 el número de trabajadores que tenían un empleo y quedaron totalmente desocupados, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Una tasa de crecimiento en la destrucción de puestos de trabajo como la ocurrida en estos 12 meses no se había registrado hasta ahora, según la información del instituto.

Sólo entre diciembre de 2008 y marzo de 2009 el número de personas desocupadas aumentó en 400 mil, añadió el Inegi, un número que es exactamente el mismo en que, de acuerdo con un informe publicado ayer por el instituto, se incrementó el universo de personas que se desempeña en la economía informal.

Mientras el número de personas ocupadas disminuyó de 43.3 millones en diciembre de 2008 a 42.9 millones en marzo pasado, el de mexicanos que obtiene su ingreso en la economía informal creció, en el mismo periodo, de 11.7 a 12.1 millones, añadió el Inegi.

Un reporte del organismo dado a conocer ayer indicó que desde que inició la actual administración federal en diciembre de 2006 y hasta marzo de este año el número de mexicanos en edad y condición de trabajar que permanecen en situación de desempleo creció de un millón 600 mil 891 a 2 millones 288 mil 659, un repunte de 42.96 por ciento y que significó que 687 mil 768 personas perdieron su fuente de ingreso en ese periodo.

Cifra no vista desde 1996

Sólo para efectos comparativos esta tasa de desocupación tan alta no se registraba desde el tercer trimestre de 1996 cuando alcanzó 5.50 por ciento de la PEA.

Para el Inegi, la población desocupada es aquella que: “no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta, pero manifestó su disposición por hacerlo e hizo alguna actividad por obtenerlo”.

El recrudecimiento de la crisis financiera internacional se reflejó en la pérdida de casi un millón de empleos a partir del segundo trimestre de 2008 cuando la población ocupada era de 43.9 millones de personas y al cierre de marzo de 2009 bajó a 42.9 millones de personas.

Por su parte, la ocupación informal se incrementó en 400 mil personas en los tres primeros meses del año con respecto del último trimestre de 2008, al pasar de 11.7 millones a 12.1 millones de personas, respectivamente. El sector informal registró un total de 12.1 millones de personas, que significan 28.2 por ciento de la población ocupada.

Los resultados de la encuesta, el sector informal en México creció, ya que su participación en la economía mexicana es mayor que la registrada el mismo trimestre de 2008, que fue de 27.4 por ciento.

Durante el primer trimestre del 2009, la población de 14 años y más disponible para producir bienes y servicios en el país, mejor conocida como la Población Económicamente Activa (PEA) fue de 45.2 millones, equivalente a 57.8 por ciento de la población total del país, cuando un año antes había sido de 45.1 millones (58.7%). Este incremento de 104 mil personas es consecuencia tanto del crecimiento demográfico, como de las expectativas que tiene la población de participar o no en la actividad económica. Mientras que 77 de cada cien hombres en estas edades son económicamente activos, en el caso de las mujeres 41 de cada cien están en esta situación.

De enero a marzo de 2009 la población subocupada fue de 3.4 millones de personas. Es decir que ocho de cada 100 personas se encuentran en esta condición.

Las entidades que registraron las tasas de desocupación más altas fueron Coahuila y Chihuahua, con 8.6 y 8.4 por ciento.