viernes, 14 de diciembre de 2012

Se deben de generar las políticas públicas integrales que garanticen a la población de la Comarca Lagunera tener la disponibilidad de agua potable libre de arsénico, dijo Silvia Garza Galván

José Reyes
  • 14 diciembre 2012
  • Saltillo. La senadora exhortó a los gobernadores de los estados de Coahuila, Rubén Moreira Valdez y Durango, Jorge Herrera Caldera, así como el titular de la Comisión Nacional del Agua, David Korenfeld Federman, a actuar lo antes posible al respecto.
    “Es mi deber como senadora alentar al Gobierno Federal y Estatal para que se garantice a todos los pobladores de Coahuila y de Durango, el derecho al agua suficiente, segura, aceptable, físicamente accesible y asequible para uso personal y doméstico”, afirmó Garza Galván.
    Recordó que la Región Laguna históricamente ha manifestado problemas de falta de agua, ya que recibe una precipitación promedio de sólo 300 milímetros anuales, misma que es insuficiente para garantizar su masivo desarrollo industrial, el cual ha provocado la explotación indiscriminada de sus mantos freáticos.
    “Desafortunadamente en la región de la ‘Comarca Lagunera’ que abarca 15 municipios, 10 en el estado de Durango y 5 en Coahuila, esta premisa no puede hacerse realidad por la alta concentración de arsénico en el agua potable, y que por supuesto se encuentra fuera de la Norma Oficial Mexicana 127-SSA-1994”, reiteró Garza Galván.
    Consideró preocupante lo que pasa en la región lagunera, que, dijo, es la novena zona metropolitana más importante del país con una población de un millón 250 mil habitantes, en donde es un problema de salud pública importante, insistió la legisladora federal.
    “Tan grave es el problema que de acuerdo a las mediciones de la Comisión Nacional del Agua respecto a la presencia de arsénico en el agua potable de las poblaciones de la Comarca se ha señalado que la concentración del metaloide en el agua ha llegado a marcar .300 microgramos por litro.
    Cuando la recomendación de la Organización Mundial de la Salud es de un máximo de .010 microgramos por litro y la Norma Oficial Mexicana en la materia NOM-127-SSA-1994 es de .025 microgramos por litro”, destacó.
    Es por esto, abundó, que desde la tribuna de la Cámara Alta hacemos un llamado a las autoridades estatales, asimismo al responsable de la Conagua a que solucionen el problema de fondo y no con medidas paliativas.
    Finalmente, Silvia Garza subrayó que dichas políticas se deben analizar para que las posibles soluciones incluyan la recuperación de los mantos freáticos de la región.