domingo, 16 de diciembre de 2012

Están intactos, el poder sindical… y las cuotas

PARECE UN GOLPE A MEDIAS, PORQUE NO LE PEGAN AL BOLSILLO...
 

 

El poder que alcanzó Elba Esther durante los gobiernos panistas se ve desdibujado
domingo, 16 de diciembre de 2012
MÉXICO, DF (Apro).- Días antes de su toma de posesión Enrique Peña Nieto se reunió con Elba Esther Gordillo. Hablaron del Pacto por México y de la propuesta de reforma educativa. Sin embargo, la profesora no fue convocada para la elaboración de la iniciativa.
Desde el regreso del PRI a Los Pinos la dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) aparentemente no las ha tenido todas consigo. El poder que alcanzó durante los gobiernos panistas se ve desdibujado.
Además el gobierno peñista le puso como cuña en la Secretaría de Educación Pública a Emilio Chuayffet Chemor, con quien Gordillo tuvo serias desavenencias hasta que fue desconocida como coordinadora del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados en 2004.
Ahora Gordillo está limitada por la iniciativa de reforma educativa, que restringe sus poderes para el manejo de las plazas de los maestros de educación básica y media de todo el país. Aparentemente aceptó, a cambio de mantener el control del SNTE –lo que le significa disponer de 170 millones de pesos mensuales–, seguir recibiendo las prebendas del Partido Nueva Alianza (Panal) y no ser investigada por la tenencia de más de 70 propiedades a su nombre y al de miembros de su familia, como consta en documentos oficiales de los que Proceso tiene copia.
Según versiones de dirigentes magisteriales y legisladores, Gordillo fue excluida de tomar parte en la elaboración de la iniciativa de ley en materia educativa que reforma los artículos 3 y 73 de la Constitución, proyecto en el cual participaron varios especialistas opuestos al liderazgo vitalicio de la política chiapaneca.
Pero ella sí se mantuvo enterada de la reforma educativa y la aceptó. A cambio de ello, señalan algunos disidentes del sindicato magisterial, hace unos días el magistrado Álvaro Castro Estrada –nombrado presidente del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje apenas una semana antes del fin del gobierno de Felipe Calderón– le otorgó la toma de nota de los cambios al estatuto del SNTE realizados en octubre en su Congreso Nacional.
PAGO DE FACTURAS
Para el profesor Artemio Ortiz Hurtado, secretario general del Comité Ejecutivo Nacional Democrático del SNTE, es más que claro que se trata de un pago de facturas a Gordillo por su trabajo en las elecciones pasadas y por aceptar la reforma educativa. "Le dijeron que podía seguir al frente del sindicato siempre y cuando sometiera o mediatizara a la disidencia", advierte en entrevista.
El profesor michoacano, ex líder de la sección XVIII del SNTE en Michoacán, fue quien advirtió, antes de las elecciones del 1 de julio, sobre el Operativo Ágora, mediante el cual Gordillo movilizó a 27 mil promotores magisteriales para conseguir cinco millones de votos a favor de Peña Nieto.
Ortiz considera falso que haya una pelea entre Peña Nieto y Gordillo, porque dice que mientras la maestra le sirva al gobierno mediatizando al sindicato y atacando a la disidencia, será una garantía política.
–Da la impresión de que se pactó desde antes la reforma educativa entre Peña y Elba Esther…
–Por lo menos hay un acuerdo por debajo del agua. Un primer acuerdo fue que Elba Esther apoyara a Peña Nieto en el proceso de fraude de la elección de julio. Otro acuerdo fue que le darían nuevamente la gracia para este sexenio al otorgarle la toma de nota y el reconocimiento como presidenta del Consejo General del SNTE.
Un día después del acto en el que Peña Nieto dio a conocer la iniciativa de reforma constitucional en materia educativa, el secretario general del SNTE, Juan Díaz de la Torre, aclaró que no había ruptura del sindicato con Peña Nieto sino que había un diálogo fluido y constructivo.
GOLPE A MEDIAS
Díaz de la Torre dio a conocer un documento de 15 puntos en el cual manifestó que el SNTE "como titular legal, legítimo y democrático de las relaciones laborales" reconocía y valoraba la iniciativa de decreto presidencial porque recogía propuestas que desde hace una década ha formulado, como el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, el examen para las plazas de nuevo ingreso, reformular la carrera magisterial, construir un sistema nacional de evaluación integral y la creación del Sistema de Información y Gestión Educativa y del Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos que desarrollará el INEGI.
Sin embargo para el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, fue sintomática la ausencia de Gordillo en la presentación de la reforma educativa.
"Ella conoció previamente el contenido del Pacto por México y la reforma en materia educativa. Sabía perfectamente que el contenido es un asunto de fondo que toca fibras sensibles del sistema educativo nacional y que en este país urgen reformas que implican que este manejo de la educación pública que ha tenido ella a través del SNTE es un ciclo que ya se acabó", dice a Proceso.
Zambrano asegura que fue el PRD el que manifestó ante el equipo de Peña Nieto la necesidad de realizar la reforma educativa de fondo para acotar el poder de Gordillo y recuperar la rectoría del Estado en la educación, rescatarla de la camarilla que la tenía en su poder.
Se le recuerda que en la reciente reforma laboral no se aceptó que se revisara el uso de las cuotas y otros ingresos de los sindicatos, como el de los maestros, y que por eso la reforma educativa no es un golpe de fondo al poderío de la dirigente nacional del SNTE:
–Parece un golpe a medias, porque no le pegan al bolsillo…
–Claro, por ahí deberían de avanzar. En lugar de que el Estado o los gobiernos de los estados sean los recaudadores de cuotas para entregárselos a los líderes sindicales, debiera hacerse una reforma que permita que los trabajadores aporten de manera libre y no mediante descuentos.
"Es un golpe a medias, por eso reitero que la reforma es apenas un paso y hay que darle continuidad que se debe reflejar en la revisión de la Ley General de Educación y en las reformas a la Ley Federal del Trabajo para posibilitar la democratización de la vida sindical".
AMPAROS Y RESISTENCIA
Ortiz Hurtado y el profesor Rubén Núñez Ginez, de la Sección 22, de Oaxaca, aseveran que no dejarán que se imponga la reforma educativa en varios estados y adelantan que a pesar de las amenazas del secretario Chuayffet de que se actuará con la ley en la mano, presentarán miles de amparos para evitar que les quiten las plazas o que dañen sus derechos laborales.
"Vamos por un plan nacional de resistencia, de rechazo a la reforma, a la imposición de Peña Nieto. En ningún momento hemos aceptado que Elba Esther sea la líder del sindicato; al contrario, por eso la coordinadora va a luchar para que de una vez por todas acabe su liderazgo", manifiesta el profesor de la Sección 22 de Oaxaca que junto con la 18 de Michoacán y las IX y XI del Distrito Federal son las más numerosas del magisterio disidente.
Según Ortiz lo que gana Gordillo al aceptar la reforma educativa es su permanencia en el SNTE y la impunidad ante tantas irregularidades y delitos cometidos desde 1989, cuando asumió la dirigencia.
"El poder que le quitan es que ya no tendrá una incidencia mayor en cuanto al sometimiento de la educación pública. (..) Pero le dejaron el poder del sindicato y la mina de oro que son las cuotas. Somos un millón 700 mil aproximadamente, a 100 pesos mensuales cada uno, esto son 170 millones de pesos mensuales. Se ha llevado mucho dinero en 24 años en los que ha estado como cacique del SNTE. Ese es el negocio que le dejaron y obviamente lo que tiene de espacios de inversión fuera de México con todo lo saqueado a los programas de vivienda, las propiedades del sindicato, las prerrogativas del Panal".
JOSÉ GIL OLMOS