viernes, 14 de diciembre de 2012

De los niños muertos, 18 cayeron en la escuela; dos fallecieron en el hospital

 


El cuerpo de un octavo hombre fue encontrado fuera del plantel. La masacre ocurrió cuando Ryan Lanza, de 20 o 24 años, ingresó al colegio Sandy Hook y disparó más de 100 veces. Su mamá, al parecer maestra, entre las víctimas.

Afp, Dpa, Reuters y PL
Publicado: 14/12/2012 10:36

Nueva York. Al menos 28 personas, entre ellos 20 niños y el propio asesino, murieron en el tiroteo perpetrado hoy por un hombre en una escuela de primaria del estado de Connecticut, confirmó la policía local.
Según explicó en conferencia de prensa el teniente de la policía local Paul Vance, 18 de los pequeños fallecieron en la misma escuela y dos más en el hospital adonde habían sido trasladados con heridas que no pudieron superar.
Asimismo, seis adultos fueron abatidos en la escuela Sandy Hook, que alberga a unos 600 alumnos de entre cinco y diez años en Newton, a una hora de Nueva York.
En el recinto también se halló el cadáver del asesino.
Éste ha sido identificado por los medios -aunque no confirmado oficialmente- como Ryan Lanza, un joven de unos 20 años cuya madre al parecer era profesora en la escuela atacada y que también figura entre las víctimas mortales.
Un octavo adulto fue encontrado muerto fuera del área de la escuela, si bien Vance dijo que de alguna manera estaba relacionado con el presunto autor de la matanza, aunque esto no fue aún confirmado oficialmente.
Los niños evacuados de la escuela primaria de Newtown relataron a la salida del centro lo que vivieron: "Nos dijeron que cerráramos los ojos" , declaraba una pequeña de nueve años al ser evacuada.
"La policía nos dijo que nos abrazáramos, nos cogiéramos de la mano y cerráramos los ojos. Sólo los abrimos al salir del colegio" , explicó al diario local Hartford Courant Vanessa Bajraliu.
De acuerdo con un reporte de la cadena CNN, aún no confirmado, un hermano del asesino fue hallado muerto en una casa en Hoboken, Nueva Jersey, que fue registrada tras el tiroteo.
También CNN informó que entre las personas fallecidas estaban el director y el sicólogo de la escuela.
El diario The New York Times dijo que el atacante, quien fue abatido en la escena del crimen, portaba dos pistolas y disparó más de un centenar de veces, además, reportes indicaron que el joven ingresó a primera hora de la mañana en la escuela con varias armas de fuego, vestido de negro y con un chaleco antibalas.
La masacre ha sacudido a todo Estados Unidos, incluido el presidente Barack Obama, quien en una aparición pública por la masacre tuvo que hacer varias pausas y secarse las lágrimas.
Obama ordenó que las banderas de la Casa Blanca, edificios federales y complejos militares ondeen a media asta en honor a las víctimas del tiroteo.
La orden será efectiva hasta la puesta de sol del martes 18 de diciembre, dijo Obama en una declaración, tildando el ataque de “acto de violencia sin sentido”, en su primera reacción tras el suceso.
De confirmarse, se trataría de uno de los tiroteos con mayor número de víctimas fatales en la historia de Estados Unidos.
Por la mañana, numerosos vehículos de policía, ambulancias y equipos de emergencia se dirigieron a la escuela poco después de las 09:30 locales (14:30 GMT) luego de que las autoridades recibieran un llamado alertando sobre un incidente armado.
“Se produjo un tiroteo. No puedo dar detalles”, afirmó por la mañana el teniente Paul Vance, responsable de la oficina de información pública de la policía estatal de Connecticut, contactado por teléfono.
El diario local The Newtown Bee publicó una foto en la que se podían ver niños caminando en fila evacuados de la escuela por oficiales de policía.
A media mañana, helicópteros sobrevolaban la zona, según imágenes retransmitidas por NBC, que citaba a una testigo en el lugar que vio a padres llevando a sus niños en dirección opuesta a la escuela.
Había reportes no confirmados de un segundo atacante, luego de que testigos escucharon decenas de disparos en el lugar. La escuela primaria Sandy Hook tiene clases entre grados que van desde el jardín infantil hasta el cuarto básico y alberga a niños de entre cinco y 10 años. “Fue horrendo”, dijo Brenda Lebinski, una mujer que acudió a la escuela donde su hija cursa el tercer grado. “Todo el mundo estaba histérico, padres y estudiantes. Había chicos saliendo de la escuela ensangrentados. No sé si habían recibido disparos, pero estaban ensagrentados”, agregó.
Las imágenes de televisión mostraban policías y ambulancias en el lugar, mientras los familiares de los estudiantes llegaban al centro educativo.
“Esto va a ser malo”, dijo un funcionario estatal, quien pidió anonimato debido a que el alcance de la tragedia seguía siendo incierto.
Escuelas acordonadas
Un diario local reportó que una clase entera de estudiantes sigue sin ser localizada después del tiroteo.
Todas las escuelas de Newtown fueron acordonadas tras iniciarse la alerta por el incidente, señaló el centro distrital de los colegios públicos de la localidad.
Lebinski dijo que una familiar de uno de los estudiantes que estaba en la escuela durante el tiroteo le dijo que un “hombre enmascarado” ingresó a la oficina del director y que pudo haberle disparado. La profesora de la hija de Lebinski “de inmediato puso cerrojo a la puerta de la sala de clases y puso a todos los niños en una esquina de la habitación”.
El hospital de Danbury, situado a unos 18 kilómetros al oeste del colegio, había recibido tres pacientes, dijo una portavoz a la cadena NBC de Connecticut. El alcalde de Danbury, Mark Boughton, dijo a MSNBC: “Ellos están gravemente heridos”.
Todas las escuelas del pueblo fueron cerradas tras el suceso.
Una joven entrevistada por NBC Connecticut dijo que escuchó siete ruidosas explosiones cuando estaba en su clase de gimnasia. Los niños empezaron a llorar y los profesores sacaron a los estudiantes a oficinas cercanas, aseguró.
“Un oficial de policía entró y nos dijo que corriéramos hacia afuera y así lo hicimos”, dijo una niña no identificada en ante la cámara.
Desafortunadamente, este tipo de tragedias en escuelas y lugares públicos en Estados Unidos son frecuentes.
El martes, tres personas murieron -entre ellas el atacante- y una resultó herida en un tiroteo que sembró el pánico en un centro comercial en Oregon, en el noroeste del país.
En octubre, un hombre que luego se suicidó dejó tres muertos y cuatro heridos en un tiroteo en un centro de estética de una superficie comercial de Wisconsin (centro-norte de Estados Unidos).
En julio de este año, un joven mató a 12 personas e hirió a 58 al abrir fuego contra una sala de cine en la que se estrenaba la última entrega de Batman en la localidad de Aurora, Colorado (centro