martes, 11 de mayo de 2010

Reportan 11 muertes violentas en Durango

En el Municipio de Pueblo Nuevo se registraron al menos tres hechos violentos

REFORMA / Redacción

Durango, México (10 mayo 2010).- En las últimas 24 horas, un total de 11 personas han sido halladas muertas en diversos puntos de la entidad, informó la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJED).

Rubén López Gallegos, vocero de la dependencia, informó que la tarde del domingo, en un camino vecinal del Municipio de Nombre de Dios, fueron tiroteados cinco jóvenes a bordo de una camioneta, de los cuales falleció Fernando Pérez Rocha, de 26 años, quien conducía el vehículo.

Posteriormente, alrededor de las 23:40 horas, en la Colonia Azteca de esta capital, fueron encontrados muertos Javier Ramos Murguía, de 62 años, y su hijo Franco Didier Ramos Salas, de 32, ambos con domicilio en el Municipio de Vicente Guerrero.

En El Salto, cabecera municipal de Pueblo Nuevo, alrededor de las 24:00 horas, hombres armados arribaron al domicilio del tesorero Héctor Escalante Quiñones, de 55 años, y, tras despojarlo de una camioneta, propiedad del ejido, le dispararon.

En la primeras horas de este lunes, también en Pueblo Nuevo, en la Colonia Obregón, fueron tiroteados Jonathan Hernández Alemán y Jessy Delgado, ambos de 23 años.

En este hecho, el joven murió y la mujer quedó gravemente herida.

En la misma demarcación, César Eleazar Hernández Delgado, de 35 años, fue obligado a bajar de su vehículo para ser golpeado con las cachas de armas de fuego, hecho por el que sufrió traumatismo de cráneo.

En la capital del Estado, en el Fraccionamiento Fray Diego de la Cadena, fueron encontradas muertos, víctimas de asfixia por ahorcamiento, Rafael Santos Muro y José de Jesús Sosa García, quienes tenían cercenadas las manos, además de estar desnudos.

En el último hecho, al filo de las 7:40 horas de hoy, a la altura del kilómetro 6 de la súper carretera Durango-Mazatlán, fueron localizadas cuatro personas muertas, tres de ellos de entre 25 y 30 años de edad y el cuarto de unos 45 años.

Todos estos hombres presentaban heridas producidas por arma de fuego y, al momento de su localización, tenían unas ocho horas de haber muerto.

Reforma
11/05/2010