martes, 18 de mayo de 2010

Piden negociar rescate de El Jefe

Escalada de violencia

Familia Fernández de Cevallos envía mensaje

Lozano Gracia da a conocer la comunicación



Alfredo Méndez

Periódico La Jornada
Martes 18 de mayo de 2010, p. 2

Antonio Lozano Gracia, ex titular de la Procuraduría General de la República (PGR) y socio de Diego Fernández de Cevallos, dio a conocer este lunes un mensaje en el que la familia Fernández de Cevallos solicita a quienes “mantienen retenido” al ex candidato presidencial del Partido Acción Nacional (PAN) que “entablen comunicación” en aras de iniciar una negociación para su rescate.

En un escueto comunicado, firmado por Diego Fernández de Cevallos Gutiérrez, primogénito del ex senador panista, se señala:

“La familia Fernández de Cevallos agradece todas las manifestaciones de apoyo y solidaridad recibidas. De la misma manera, hace un llamado a las personas que retienen al licenciado Diego Fernández de Cevallos a que entablen comunicación en aras de negociar su liberación.”

Lozano Gracia, quien leyó el comunicado en diversos espacios noticiosos radiofónicos, es abogado egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha sido conocido por su gran cercanía y amistad con Fernández de Cevallos, con quien ha colitigado asuntos contra el Estado mexicano, en los que ambos han obtenido pagos millonarios por concepto de honorarios.

Obtuvo notoriedad pública a partir de primero de diciembre de 1994, cuando fue designado titular de la PGR por el entonces presidente Ernesto Zedillo. Lozano llegó a la procuraduría gracias a que fue recomendado por Fernández de Cevallos, a quien Zedillo quería originalmente para el cargo.

En los meses anteriores a su nombramiento como titular de la PGR se cometieron los asesinatos de Juan Jesús Posadas Ocampo, Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu, además de atentados y secuestros de personajes importantes.

Durante la gestión de Lozano Gracia como procurador, uno de los hechos más importantes fue el arresto de Raúl Salinas de Gortari por el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu.

La investigación de ese crimen degeneró cuando se descubrió que el fiscal especial para el caso, Pablo Chapa Bezanilla, manipuló evidencias para justificar el encarcelamiento de Raúl Salinas.

Chapa Bezanilla había utilizado los servicios de una “vidente” en la búsqueda de los restos del diputado Manuel Muñoz Rocha (presunto cómplice de Raúl Salinas) y el hallazgo de sus supuestos restos óseos.

Después se descubriría que la “vidente” había sembrado esos restos, lo cual motivó que Zedillo removiera a Lozano, quien desde entonces se dedicó a litigar junto con Fernández de Cevallos.

Hasta el momento, los miembros de la familia Fernández de Cevallos y el propio Lozano Gracia –cuyo despacho coadyuva con las autoridades ministeriales que investigan la desaparición de El Jefe Diego– se han negado a conceder entrevistas a algún medio de comunicación para ofrecer detalles sobre lo ocurrido la noche del pasado viernes en Querétaro.