lunes, 24 de mayo de 2010

Augusto Ávalos, campaña desinflada

Tiovivo

“…Bajo el punto de vista más elevado, el arte de la guerra se transforma en política, pero, por supuesto, en una política que entabla batallas en lugar de redactar notas diplomáticas”

De la guerra
Karl Von Clausewitz


Juan Monrreal López
Mayo 24 de 2010
http://www.democratanortedemexico.com
http://www.democratanortedemexico.blogspot.com

Si la propaganda grandilocuente definiera las votaciones, Augusto Ávalos Longoria, candidato de la coalición, “Durango, nos une”, desde hace tiempo debería haberse declarado triunfador como presidente municipal de Gómez Palacio, Durango.

Con cartelones espectaculares distribuidos por casi toda la ciudad, por primera vez en la historia de las campañas municipales, un aspirante opositor logra colocar más anuncios espectaculares que un candidato del PRI.
Las propias casas de campaña de Augusto Ávalos, son ampulosas, en tamaño, pero también en número; rasgos que chocan con su escueto programa de gobierno, pero también con sus tibias denuncias en contra de las formas ilegales en que el alcalde sustituto, Mario Calderón Cigarroa, desvía el dinero público, sin ajustarse a ninguna ley de la administración pública.

Sin querer confrontar con el sistema priista, que ha dominado a Gómez Palacio, desde hace 80 años, Ávalos Longoria, ha cuidado en demasía las formas de contraponer las propuestas de ciudad con su contrincante Rocío Rebollo Mendoza, como si el propio Augusto Ávalos, estuviese participando en un proceso interno del PRI.

Adocenado, Augusto ha dicho que Mario Calderón, es su “amigo”, por lo que la percepción de muchos ciudadanos gómezpalatinos los condujo al rechazo de la candidatura de quien representa a la coalición de “Durango, nos une”, autonombrándose candidato ciudadano; cuando se sabe que fue impuesto por “dedeo”, una vez que el PAN “agandalló” las nominaciones de la coalición “Durango nos une”.

La gestión de Mario Calderón Cigarroa, únicamente arroja pasivos para la ciudad. Crímenes a la alza, secuestros, levantones; robos de autos, de casas, negocios; infraestructura urbana derruida, desvío y apropiación de recursos públicos; por si fuera poco; la deuda más grande en la historia de la ciudad; más de 400 millones de pesos.

Complaciente con la situación, no es extraño que Augusto Ávalos aparezca muy abajo en las encuestas. Tan inferior en las preferencias ciudadanas, que la información dada a conocer recientemente por el bufete Mitofsky, parecieran exageradas, por la gran diferencia que arroja en favor de Rocío Rebollo, la candidata de “Durango, va primero”.

De acuerdo a Mitofsky y Asociados, la candidata del PRI tendría una delantera de 30 puntos porcentuales.

Aunque las casas encuestadoras dicen que los resultados de las indagaciones, son fotografías del momento, el retrato revelado por Mitofsky, es una imagen de terror para la campaña de Ávalos Longoria.

De cualquier forma, la información de Mitofsky, no es definitiva, pues la consulta no plasma una serie de factores sociales presentes en la vida de los ciudadanos gómezpalatinos, entre éstos, la violencia exacerbada que existe en el municipio; el desempleo, la historia electoral, las particularidades del voto panista, entre muchos otros factores.

Pero si los resultados de la consulta Mitofky, parecen exagerados, los salidos de las encuestas presentadas en la página Web de Ávalos Longoria, resultan pueriles, al margen de presentar baterías de preguntas que no toman en cuenta los principales problemas del municipio: la inseguridad y el desempleo.
En las cinco encuestas presentadas, la primera de éstas da una ventaja de 80 puntos porcentuales a los candidatos de “Durango nos une”; 89 contra 9 puntos de “Durango va primero”.

Para Ávalos, las principales deficiencias de la ciudad son el pavimento (72 por ciento), agua y drenaje (17 por ciento), limpieza (11 por ciento), según asienta la encuesta número 2.
Según la encuesta número 3, los apoyos más urgentes para la gente del municipio, consistiría en entregar bonos para zapatos y uniformes escolares (39 por ciento), bonos para el transporte (33 por ciento), guarderías (27 por ciento).

Esta es la concepción de ciudad que tiene Augusto Ávalos, un municipio de pedigüeños, cuando Gómez Palacio, produce alrededor del 50 p0r ciento del PIB estatal de Durango.

En 40 días de campaña, la dinámica proselitista de Ávalos, tanto como la del candidato a la gubernatura de “Durango, nos une”, José Rosas Aispuro, perdieron la iniciativa tomada el 30 de enero, cuando “El Güero” Rosas, renunció al PRI.
De hecho, “Durango, nos une”, levantó grandes expectativas. Sin embargo, no aprovecharon el brío con el que arrancaron en la apertura de las campañas, dejando que la maquinaria de los seccionales del PRI se recompusiera.

Así, las perspectivas de triunfo electoral de Ávalos, se han ido reduciendo conforme transcurren los tiempos de campaña.

Peor. Miembros cercanos a Augusto, confiaron a Demócrata Norte de México, que algunos integrantes de la de la planilla estarían beneficiándose con algunos negocios hechos al cobijo de la campaña de Ávalos Longoria, lo que genera división del grupo central que rodea al candidato de “Durango nos une”.

Con este panorama, todo aparece apuntar a que Ávalos Longoria, se vuelva a retirar a sus negocios; a las aulas a estudiar más diplomados, mientras se presenta alguna otra oportunidad de juntar poder y dinero.

Ya lo hizo hace 3 años, no tiene visos de cambiar.
Con la mitad del tiempo de campaña transcurrido, difícilmente la dinámica proselitista de “Durango nos une”, cambiará. Por desgracia, alcaldes, ex diputados priistas que ya saquearon al estado, ocuparán de nuevo las curules.

Sin contrapesos sociales o partidistas, el destino de Durango pinta negro.
En tanto, los hoy aspirantes opositores marcharán a sus negocios, olvidando la lucha por transformar la entidad.

Augusto Ávalos, será uno de ellos.