domingo, 9 de mayo de 2010

DIF Gómez Palacio, corrupción y vanidad

María de los Ángeles López, esposa del alcalde Mario Calderón, sin rendir cuentas de los 28 millones de pesos que ha ejercido

*Como si fuera empresa privada, no se conoce ni la nómina de la institución
Juan Monrreal López
Mayo 9 del 2010
http://www.democratanortedemexico.com
http://www.democratanortedemexico.blogspot.com

Gómez Palacio, Durango.- Como si fuera la miscelánea de la esquina o un corporativo de la Bolsa mexicana de valores; el destino del dinero público asignado al DIF Gómez Palacio, es un secreto.

Presidido por la esposa del alcalde; María de los Ángeles López, nunca ha entendido que el DIF a su cargo, es una entidad pública descentralizada de la administración municipal, creada por Decreto el 8 de diciembre de 1985.

A propuesta de su esposo, Mario Calderón Cigarroa; Ángeles López, fue nombrada presidenta del DIF, el 13 de febrero del 2009; desde entonces, “se encuentra sin rendir cuentas a nadie, pues la esposa del alcalde es intocable”, dijo un regidor priista a Demócrata Norte de México.

De hecho, al revisar la página oficial del DIF Gómez Palacio, de inmediato se descubre que desde que María de los Ángeles López, asumió la presidencia de la institución, los movimientos del ejercicio presupuestal no se han actualizado, e incluso, los objetivos de asistencia para los que fue creada la organismo, no tienen registro alguno en el cómo se apoyó a las familias gómezpalatinas con agudos problemas patrimoniales.

De acuerdo, al Presupuesto de egresos, el año pasado se destinaron a los tres programas básicos de la institución, 13 millones 743 mil 951 pesos.

Atención y mejoramiento nutricional; promoción del desarrollo patrimonial y comunitario; y asistencia a la población en el desamparo; se encuentran sin censo de operación en la página oficial del DIF Gómez Palacio.

Así, los destinatarios de los programas con nombres y apellidos concretos, así como los apoyos que recibieron, se desconocen abiertamente, lo que habla del uso discrecional que Ángeles López de Calderón, les dispensa a los recursos oficiales; una actitud penada por la Ley.

De acuerdo a las normas de la administración pública, todos los recursos que se empleen en las dependencias gubernamentales, tienen que rendir cuentas claras, en el sentido contable y legal, condiciones que el presupuesto de egreso del DIF, no reúne.

Asistencia Social, la caja chica de la administración

El año 2009, fue el primer lapso de Mario Calderón Cigarroa, como presidente municipal sustituto. En ese plazo, el rubro de Asistencia social con la partida 4100, alcanzó 74 millones 981 mil 704 pesos, una cantidad muy superior a la destinada a Obras públicas, que tuvo fijados 60 millones 100 mil pesos.

De hecho, el renglón de Asistencia social, sólo fue superado por la nómina de la burocracia,- 304 millones 59 mil 736 pesos-, y la de Servicios generales, 119 millones 48 mil 370 pesos.

De los 74 millones 981 mil 704 pesos, el DIF recibió 13 millones 743 mil 951 pesos.

Como es tónica de la administración de Mario Calderón, su esposa, al igual que él, siguen sin transparentar en que se emplearon los 74 millones 981 mil 704 pesos, entregados a la Asistencia social, los que en sí mismo hablaría de una ciudad en la indigencia total, cuando aquí, en este municipio, se produce más del 50 por ciento del PIB de Durango.

2010, aumento presupuestal al DIF

Con recortes generalizados al presupuesto de este año, el DIF fue de las pocas dependencias que recibieron incremento.

El dinero destinado para este periodo alcanza los 15 millones de pesos, de los que tampoco se conoce su destino.

De hecho, no existe un solo registro del empleo de este dinero gubernamental, lo que presuntamente mostraría que María de los Ángeles López González de Calderón, se encuentra actuando fuera de la ley en el ejercicio presupuestal del DIF.

Corrupción y vanidad

Todo dinero usado en las dependencias estatales, es sujeto de auscultación pública, al margen de la explicación esgrimida en defensa de la presidenta municipal del DIF, en el sentido de que el puesto desempeñado es honorario.

Simbólico, o con paga, mientras se maneje dinero público, siempre que una persona

se desempeñe en el gobierno, es sujeto de aplicación de las Leyes de la administración pública; condición que viola la tutela que ejerce la actual presidenta del DIF, Ángeles López de Calderón.
De siempre, en los corrillos oficiales de la administración, se dice que el DIF es la cara limpia del régimen, en el caso de Gómez Palacio, no es así.

La suciedad con la que se oculta el manejo del dinero público en el DIF Gómez Palacio, es reflejo de la inmundicia existente en la actual administración; con los consecuentes deterioros de la municipalidad.

Sin transparencia en el DIF, es imposible pensar que existe legalidad en el resto del gobierno de Gómez Palacio.


Por su bien, por el bien de la ciudad, María de los Ángeles López, debiera aclarar el uso dado a los 28 millones de pesos, destinados a la dependencia a su cargo.
jmonrreall@yahoo.com