miércoles, 20 de febrero de 2013

Reviven dolor en Pasta de Conchos

A 7 años de la tragedia en la mina que enlutó a 65 familias, mantienen la esperanza de que se rescaten restos de 63 mineros
  • Josué Rodríguez
  • 20 febrero 2013
SAN JUAN DE SABINAS.- Viudas y familiares de los 65 mineros fallecidos el 19 de febrero de 2006, los recordaron con tristeza durante una misa al conmemorarse el séptimo aniversario de la explosión en el complejo de la mina Pasta de Conchos.
Los deudos realizaron una caminata desde “la pluma”, hasta el acceso principal del complejo minero propiedad del Grupo México, donde los párrocos Juan Andrés Dávila y Alejandro Castillo, encabezaron la misa.
Ahí los sacerdotes hicieron un llamado a los deudos de los mineros para que se unan, ya que mientras en la Ciudad de México, organismos, organizaciones, incluso familiares de los mineros caídos, se unen en protesta y buscando el rescate de los cuerpos de los 63 mineros que siguen atrapados, en la Región Carbonífera no hay unidad.
Como es costumbre cada año, los familiares participaron en la vigilia un día antes, en espera de que el reloj marcara las 02:10 horas, para recordar el momento exacto de la tragedia.
Un día antes, el lunes por la tarde, se llevó a cabo una marcha de protesta por las principales calles de Nueva Rosita hasta concluir a la entrada del complejo de la planta lavadora de Industrial Minera México, a la que se sumaron representantes de diferentes secciones del Sindicato Nacional Minero.
Las viudas e hijos externaron su esperanza para que se reabra el caso por el accidente Pasta de Conchos, y se proceda con el rescate de los restos, que recientemente recomendó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) a la Procuraduría General de la Republica (PGR).
El mismo dolor
Es el mismo dolor, aunque quizá ya no tan intenso, de quienes no han podido vivir su duelo; ya no está Norma Vittela, viuda de José Ángel Guzmán Franco, quien murió hace 20 días de un infarto, sus tres hijos quedaron en la orfandad, uno de ellos discapacitado.
Vittela sostuvo siempre que la explosión de gas metano en Pasta de Conchos fue por corrupción, insistía al sostener que los inspectores de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social se vendieron con la empresa Industrial Minera México S.A., por eso no había medidas de seguridad.
Las viudas coinciden en que días antes de la tragedia había demasiado gas en la mina, “que aunque no huele se siente cuando respiras porque llega hasta los pulmones”, que sólo había un ventilador y ellos tumbaban carbón como a 2 mil 500 metros en uno de los tiros, 500 metros más de lo permitido, los cables de luz estaban “pelones”, tirados en el suelo, y en que había muchas cosas que estaban mal.
Guillermo Iglesias López, hijo de Guillermo Iglesias, advirtió que Pasta de Conchos no es un caso cerrado y reiteró que a siete años exigen el rescate de los restos de los mineros, mejor calidad de vida para los trabajadores y para los deudos de las víctimas de la industria del carbón, y que se aumenten los inspectores porque sólo son 11 y se necesitan 30 ó 40, al menos.
Entérese
Los familiares participaron en la vigilia un día antes, en espera de que el reloj marcara las 02:10 horas, para recordar el momento exacto de la tragedia.
Los familiares siguen demandando mayor número de inspectores para supervisar las condiciones en que operan las minas, tajos a cielo abierto y los pocitos.