jueves, 21 de febrero de 2013

Nuevo delegado de la PGR en Coahuila había sido acusado de nexos con el narco

Según testigos protegidos Vega Romero, junto con el delegado Nicolás Hernández Mendoza, recibía un pago mensual de 20 mil dólares para proteger al grupo delincuencial
  • José Reyes
  • 21 febrero 2013
Saltillo. Nuevamente un delegado o subdelegado de la PGR se ve envuelto en la polémica al verse inmiscuido en presuntos nexos con grupos del crimen organizado, luego de que extraoficialmente trascendió que Jesús Vega Romero fue asignado a la subdelegación de la PGR en Coahuila, con sede en Saltillo.

Aunque Vega Romero aún aparece en la nómina de la dependencia federal como subdelegado de procedimientos adscrito a la delegación de la PGR en Quintana Roo, el servidor público habría sido transferido a Saltillo.

Sin embargo, Vega Romero tiene el antecedente de haber sido detenido en septiembre de 2009 por presunta protección al Cártel de los Beltrán Leyva, cuando era subdelegado de la misma dependencia en Quintana Roo.

Según testigos protegidos que declararon en se caso, Vega Romero, junto con el delegado Nicolás Hernández Mendoza, recibían un pago mensual de 20 mil dólares para proteger al grupo delincuencial.


OTRO CASO
En noviembre de 2010, la Procuraduría General de la República nombró a José Rolando Gómez Llanos Aispuro como delegado en Coahuila.

Sin embargo, posteriormente se supo que en 2007, este funcionario fue boletinado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por presuntamente pertenecer a una red de lavado de dinero del Cártel de Sinaloa.

El 30 de enero de ese año, Gómez Llanos Aispuro fue separado del cargo de delegado en Tamaulipas para ser sometido a una investigación por parte de la PGR, debido a que su nombre, a pesar de los esfuerzos que había hecho para ser eliminado de la lista del Departamento del Tesoro, seguía estando en ese reporte.