sábado, 23 de febrero de 2013

Reporta ASF deficiente planeación de servicios en el Issste durante 2011

Hasta junio de 2012 se carecía de indicadores de gestión y desempeño, denuncia

 

El instituto no pudo comprobar más de $500 millones no devengados en análisis clínicos y bancos de sangre, acusa el informe
Sólo en un hospital se retrasaron cuatro trasplantes de riñón, por las irregularidades

Foto
De acuerdo con la ASF, en 2011 el Issste no contó con controles de calidad externos, por lo que varios de sus hospitales reportaron deficiencias en el abasto de insumos y reactivos. En la imagen, el Hospital de alta especialidad Bicentenario de la Independencia, en Tultitlán, estado de MéxicoFoto Mario Antonio Núñez
Roberto Garduño
Periódico La Jornada
Sábado 23 de febrero de 2013, p. 35
El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) reportó un pasivo de 503 millones 874 mil pesos que no fueron devengados en servicios de laboratorio de análisis clínicos y bancos de sangre. La gestión médica de la institución arrojó durante el año 2011 una deficiente planeación de los servicios requeridos por las unidades médicas del instituto.
La Auditoría Superior de la Federación (ASF), en el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2011, reportó haber detectado deficiencias en la planeación de las necesidades de los servicios de análisis clínicos y bancos de sangre del Issste, así como en la prestación del servicio, repercutiendo en la atención de los derechohabientes:
En el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre se dejaron de atender, tan sólo en aquel año, 7 mil 59 pacientes por falta de reactivos; se dejaron de hacer pruebas en médula osea, líquido amniótico y enfermedades genéticas.
En otro caso, el del Hospital Regional León, por falta de pruebas de diagnóstico, de febrero a mayo de 2011 se procesaron fuera del hospital muestras de sangre de 545 posibles donadores, de las cuales 51 por ciento de los resultados se entregaron hasta 17 días después. Y en el Hospital Regional Valentín Gómez Farías se retrasaron cuatro trasplantes de riñón por falta de pruebas clínicas.
Así, el ente fiscalizador advierte que el Issste no cumplió con las disposiciones normativas aplicables a la subcontratación de servicios, como se precisa en los resultados que la institución aportó, mismas que originaron deficiencias en la gestión financiera, entre ellas, la más destacada, que al 31 de diciembre de 2011 se reportó un pasivo circulante por 503 millones 874 mil pesos, el cual no corresponde a gastos efectivamente devengados; no cuenta con indicadores de gestión y desempeño para evaluar los servicios de análisis clínicos y bancos de sangre, ni con un sistema informático para su seguimiento.
Las irregularidades detectadas por la ASF también manifiestan que, en 2011, el Issste no contó con controles de calidad externos, y los hospitales muestreados (revisados) reportaron deficiencias en el abasto de insumos y reactivos (es decir, no se entregaron a tiempo o llegaron incompletos, o estaban próximos a su fecha de caducidad).
En 2011, el presupuesto para el servicio de laboratorio de análisis clínicos y bancos de sangre del instituto alcanzó 794 millones 846 mil pesos, y de dicho total, las autoridades del Issste no pudieron comprobar el gasto de 503 millones 874 mil pesos.
La ASF señala que la coordinación administrativa de la Dirección Médica informó que se decidió reportar dicho saldo porque se des­conocía el monto de los servicios devengados, es decir, durante el mes de diciembre (de 2011) no se co­nocían los resultados.
También refiere la ASF que el subdirector de infraestructura del Issste informó que hasta junio de 2012 la institución carecía de indicadores de gestión y desempeño que midieran el grado de cumplimiento del servicio de laboratorio de análisis clínicos y bancos de sangre, ni con un sistema informático que le permitiera llevar un seguimiento de esos servicios, así como tampoco el control del número de pruebas que realiza cada unidad médica.
El análisis de la información recibida por la auditoría concluye que en los contratos firmados por el Issste en materia de laboratorios y bancos de sangre no se consideraron estudios o pruebas que realizaran las unidades médicas o no les fueron asignadas ni se contó con los insumos necesarios para realizarlas, así como tampoco con los controles externos para verificar la calidad y confiabilidad de los resultados de las pruebas realizadas, situación considerada en los contratos celebrados por las unidades médidas.
De tal forma, la ASF solicita al órgano de control interno del Issste que realice las investigaciones pertinentes e inicie el procedimiento administrativo por actos u omisiones de los servidores públicos.