viernes, 15 de febrero de 2013

Al arzobispo de Durango le gustaría una "mosca en leche": se pronuncia por 'Papa negro'

"¿No se vería bonito así una mosca en leche?", expresa el obispo Héctor González Martínez y suelta una carcajada
  • El Universal
  • 15 febrero 2013
El arzobispo de Durango, Héctor González Martínez, se pronunció a favor de un "Papa negro", como sucesor de Benedicto XVI.

"¿No se vería bonito así una mosca en leche?", dijo y soltó una carcajada.

El prelado fue abordado sobre sus preferencias para nuevo pontífice.

Aseguró que aunque los cardenales que participarán en la elección hacen un juramento para reservarse sobre el tema, dijo que los de afuera podían tener sus preferencias. Aunque el Espíritu Santo "no cumple caprichos, dijo, él se inclinaría por un papa negro.

En 2009, el arzobispo González Martínez aseguró que el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo", uno de los jefes del narcotráfico más buscados en México, y líder del cártel Sinaloa, vive cerca de la ciudad de Guanacevi, 300 kilómetros al noroeste de la capital de Durango.

"Más adelante de Guanacevi, por ahí vive El Chapo. Todos lo sabemos, menos la autoridad", declaró el prelado entonces.

- ¿Cuáles son sus preferencias? -se le preguntó al arzobispo.

- Para mí, un negro -respondió

- ¿Un papa negro?

- Sí, ¿no se vería bonito así, una mosca en leche? -dijo el prelado y soltó una carcajada.

- ¿Sería la primera vez en la historia de la Iglesia católica?

- Ah, claro, nunca ha habido un papa negro, eso, sí.

- ¿Hay quienes tienen algún temor de que fuera un papa negro, debido a algunas profecías que se han mencionado?

- No, yo no soy supersticioso. Los que sean supersticiosos ahí que se la gasten solos. No, yo no le entro a eso, ni siquiera a las apuestas.

Al preguntarle que tipo de cualidades debe tener el nuevo jerarca católico, González Martínez consideró que debe saber varios idiomas o que tenga facilidad para aprenderlos, porque el Papa, además de ser el obispo de Roma, es el obispo de todo el mundo y tiene que relacionarse con todas las culturas, con gente de todo el mundo entero.

"Los idiomas son buenos para establecer contactos, comunicarse y tener reuniones para entenderse con su gente", consideró.

También se le preguntó sobre qué edad sería la ideal para asumir dicho cargo a lo que respondió que, como decía su mamá:

"Dios no está para cumplir antojos ni endereza jorobados. Lo más importante es que se continúe con las líneas de trabajo de Juan Pablo II y Benedicto XVI y con la comunicación en el mundo entero por ello el que hable varios idiomas de uno a ocho, y si también pudiera comunicarse con los idiomas que se hablan en África sería bueno".

Sobre una posible división en el interior de la Iglesia católica, dijo que el no habla de eso.

"Como estoy lejos y no soy político, yo los dejó que digan si lo ven y si lo saben que lo digan. Yo no alcanzó a ver eso, ni me preocupa, porque sobre la iglesia está Jescucristo, que es el jefe nato y es el supremo pastor de todos", señaló.

Finalmente, sostuvo que la renuncia de Benedicto XVI no influye en la fe de los creyentes pero sí en la de las "gentes pusilánimes, como son algunos tuiteros".