viernes, 19 de noviembre de 2010

Aumenta al doble pobreza extrema

Revela estudio de Coneval y Unicef que crisis eleva inseguridad alimentaria

Margarita Vega

Ciudad de México (19 noviembre 2010).- La reciente crisis económica provocó que se duplicara el número de hogares con hambre en México, catalogados como en "inseguridad alimentaria severa".

Así lo revela un estudio elaborado durante 2009 y presentado ayer por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el cual refleja los niveles de pobreza extrema en el País.

Mientras que, en 2008, en el 8 por ciento de los hogares se reportó que un niño o un adolescente tenía hambre, pero no alimentos, en 2009 el porcentaje creció a 17.

La evaluación presentada ayer se basa en la Escala Mexicana de Seguridad Alimentaria (EMSA), que considera aspectos como la preocupación por la falta de alimentos, los cambios en la calidad y cantidad de los mismos e incluso las experiencias de hambre.

El Coneval aplicó, en 2008 y 2009, encuestas a nivel nacional en las que se preguntó, entre otras cosas, si la cantidad de comida servida a los menores de 18 años había tenido que ser reducida por falta de dinero.

La respuesta fue afirmativa en 16 por ciento de los hogares en 2008, y en 25 por ciento, un año después.

En tanto, el número de hogares con seguridad alimentaria disminuyó de 53 a 43 por ciento en el mismo periodo.

De acuerdo con el secretario ejecutivo del Coneval, Gonzalo Hernández Licona, el aumento en la inseguridad alimentaria es producto de la caída del ingreso en los hogares mexicanos por el desempleo y el incremento del precio de los alimentos.

El estudio "La Niñez y la Adolescencia en el Contexto de la Crisis Económica Global: el Caso de México", presentado ayer, indica que el deterioro de la seguridad alimentaria afectó a todos los grupos sociales del País independientemente de su nivel de ingresos.

"Más del 50 por ciento de los hogares manifestó haber experimentado una reducción de sus ingresos, lo cual parece haberse traducido, en algunos casos, en una insuficiencia de los recursos económicos disponibles para satisfacer las necesidades de alimentación, salud y educación de la población infantil y adolescente", detalla el informe.

"Estos resultados constituyen un llamado a los responsables de la toma de decisiones de política pública para iniciar acciones correctivas para mitigar los efectos de la crisis económica".

Además, advierten que las limitaciones nutricionales en las etapas tempranas de la vida pueden tener consecuencias irreversibles para el desarrollo cognitivo, motriz y emocional de las personas que las padecen.

A pesar de que se han ampliado los recursos para programas sociales contra la pobreza, alerta el estudio, existe la posibilidad de que los niños abandonen la escuela, se vean obligados a trabajar, vean restringido su acceso a la salud y sean víctimas de violencia.



Resienten niños mayor pobreza

Los niños mexicanos registran mayores condiciones de pobreza que la media de la población mexicana, de acuerdo con el estudio del Coneval y la Unicef.

En el reporte, ambas instituciones destacan que el 53 por ciento de los menores de 18 años mexicanos viven en condiciones de pobreza multidimensional, cifra que en la población en general es de 42 por ciento.

En 2008, detalla, 13.1 por ciento de la población de cero a 17 años, es decir, 5.1 millones de personas, se encontraba en condiciones de pobreza multidimensional extrema, mientras que para la población general esta cifra era de 10.5 por ciento.

Reforma
19/11/2010