domingo, 8 de enero de 2017

José Rosas Aispuro Torres; malas compañías



José Rosas Aispuro Torres TXT
Decisiones unipersonales y partidistas pueden acabar con el sueño de alternancia en Durango

Juan Monrreal López
Febrero 10 de 2016

Gómez Palacio, Durango.- Ubicado en todas las encuestas de intención del voto como puntero para ganar las elecciones del próximo 5 de junio y así gobernar Durango, el senador, candidato de la alianza PAN-PRD José Rosas Aispuro Torres “El Güero”, está creando fisuras innecesarias por las que el PRI y sus partidos aliados,- PD, PANAL, PVEM-, se disponen a demoler el posicionamiento que El Güero registra en las encuestas de opinión electoral.
Con al menos 10 puntos arriba del candidato del PRI, el presidente municipal con licencia, Esteban Villegas Villarreal; José Rosas Aispuro, se convirtió en la símbolo de la alternancia política estatal de los duranguenses, quienes hartos de la mafia que dirige ahora Jorge Herrera Caldera, su hermano Antonio, así como su primo Rafael Herrera Piedra, y quienes junto al ex gobernador, ahora senador de la República, Ismael Alfredo Hernández Deras, han llevado al estado a situaciones extremas de gobernabilidad,- reflejado en la ola de crímenes brutales, la existencia de narcofosas, violencia exacerbada, robos, carencia de policías en varios municipios, rapiña económica, deuda pública estatal y municipal sin obra pública que lo justifique, desplome económico, elecciones sangrientas, etcétera -, sin vislumbre alguno de mejoría en la vida pública de la entidad.
Resistiendo, los ciudadanos han esperado 6 años para cobrar factura de una elección que consideraron y siguen percibiendo como robada por el gobierno priista en 2010, cuando con toda la virulencia del poder del Estado dirigido por Ismael Hernández Deras, permitió e incluso alentó, el asalto a mano armada de las urnas donde el PRI iba en clara desventaja.
Los resultados no sólo fueron la imposición de Jorge Herrera Caldera como gobernador, también los saldos arrojaron varios opositores asesinados.
Desde entonces, la ciudadanía trae la espina clavada porque se violentó su decisión de cambiarle el rumbo al gobierno estatal.
Por eso, no es extraño que la intención del voto de los duranguenses refleje ventajas a favor de José Rosas Aispuro, en un momento que convergen la aspiración ciudadana y la figura de El Güero, quien apoyado por la liga partidista del PAN-PRD en la Alianza Unidos por Ti registró su candidatura para gobernador este 9 de febrero.
Sin embargo, como en 2010, los partidos políticos,- siempre ciegos al ánimo cívico,- continúan imponiendo sus ritmos y estratagemas políticas por encima del poder y presencia ciudadana, como si fueran los propietarios del descontento de la raza; exponiendo innecesariamente las esperanzas de cambio frente a la mafia que lidera el PRI en la entidad.
Uno de estos riesgos inútiles es la aparición en la escena político-electoral del panista sonorense Francisco “Paco” Bueno Ayup, quien es conocido por prestar servicios partidarios a la vez que se desempeña como funcionario público.
Especialista en campañas electorales en las llamadas “estrategias de tierra”, Paco Bueno, ya se encuentra como punto inicial de la “guerra sucia electoral” que el PRI a través del primer primo del estado Rafael Herrera Piedra, está operando en distintos medios y con diversos periodistas para minar el posicionamiento electoral del senador José Rosas Aispuro.
Sin necesidad alguna, el equipo de Aispuro Torres, ha placeado a Francisco Bueno Ayup, como uno de los artífices de la campaña hacia la gubernatura, sin embargo, el CDE del PAN no ha presentado la  carta de renuncia al gobierno del estado de Querétaro del sonorense, donde trabaja o fungía como secretario Técnico, situación que de inmediato fue retratada por algunos medios y periodistas del Distrito Federal.
Ojalá, José Rosas Aispuro Torres asuma que errores de este tipo no deben cometerse. Que su posicionamiento electoral es esencialmente porque los duranguenses quieren la alternancia gubernamental.
En la relación biunívoca, ciudadanos-candidato Aispuro Torres, la predominancia es la postura de la gente de querer construir una nueva forma de gobierno.
No se entiende porque José Rosas Aispuro, no presenta públicamente la carta de renuncia de Paco Bueno al gobierno de Querétaro, y así cerrar las rendijas que se han abierto inútilmente para que la mafia que gobierna Durango, abra fuego de guerra sucia, contra el candidato que por el momento lleva al menos 10 puntos de ventaja en las intenciones del voto y representa la esperanza de que la alternancia gubernamental llegue a Durango.
Por eso, en este momento y en estas condiciones, Francisco Bueno Ayup, es mala compañía para Rosas Aispuro, pero sobre todo, para el cambio tan anhelado por la mayoría de los duranguenses.
Twitter@jmonrreall