domingo, 8 de enero de 2017

La guerra del agua en La Laguna de Durango; 82 norias de campesinos a punto de perderse


noria
Millonarios adeudos con la CFE; la amenaza para cerrarlas o venderlas
Juan Monrreal López
Diciembre 13 de 2016


Ciudad Lerdo, Durango. – Cerca de mil familias campesinas de los municipios de Lerdo, Gómez Palacio, Tlahualilo y Mapimí, Durango, se encuentran al borde de cerrar sus norias por los altos cobros que la Comisión Federal de Electricidad (CFE), reclama a las comunidades campesinas, y que, hasta este momento, suman millones de pesos “impagables” para los labradores del sector social quienes ya han sido visitados por personeros de la empresa lechera LALA para que vendan sus pozos a estas compañías, ante la indiferencia de los funcionarios del llamado “gobierno del cambio” que dirige José Rosas Aispuro Torres.
Diseminados a lo largo y ancho de los ayuntamientos citados, los agricultores dicen que plantearon el problema al ex gobernador de Durango, Jorge Herrera Caldera, en distintos tiempos, pero “él sólo atendió a los pequeños propietarios quienes incluso tenían adeudos mayores que nosotros”, dice campesinos de Lerdo a Demócrata Norte de México.
Según los productores, los adeudos de los 82 pozos de agua a la CFE alcanzan alrededor de los 240 millones de pesos, pero aseguran que de la extracción del líquido dependen alrededor de 15 mil personas quienes se benefician de las labores culturales que se originan con las siembras.
De acuerdo a estos hombres del campo, “los cobros por el uso de la corriente eléctrica son excesivos”, y quieren que, en La Laguna de Durango, se realice un programa similar al que se implementó en Coahuila, donde se reestructuró la deuda de 146 norias luego que una empresa medidora del consumo de energía eléctrica, falló en una tercería apuntando que los medidores de la CFE no registraban el consumo de energía de manera correcta, ya que la empresa paraestatal siempre presentaba saldos altos en contra del usuario.
Los campesinos señalaron que “de no recibir apoyo del gobierno de José Rosas Aispuro, pronto pasaremos a formar parte del grupo de productores que se han convertido en peones en sus propias tierras” pues el acaparamiento de suelos y agua, sigue imparable en la región donde los pozos de extracción del líquido siguen pasando de propiedad del sector social a los llamados pequeños propietarios.

Lerdo, Gómez Palacio, Mapimí y Tlahualilo; dinámica de concentración de agua y tierras

Acorralados por un modelo de producción rural nacional que otorga mayores apoyos a quienes más dinero y bienes tienen, los ejidatarios laguneros, – como los todo el país-, han transitado de obtener alguna utilidad con sus cultivos, a economías de mera subsistencia.
De poseer el 50 por ciento de las norias ahora sólo mantienen en propiedad el 10 por ciento, según estimaciones de líderes sociales y académicos.
Así, con este círculo de concentración de riqueza, medible en el acaparamiento de norias, cantidades de apoyos económicos y especie recibidos de las instituciones gubernamentales, los campesinos de Lerdo, Gómez Palacio, Mapimí y Tlahualilo, poco a poco fueron sumando deuda por el uso de la energía eléctrica de sus pozos que ahora los mantienen “ahogados” en pasivos que no pueden cubrir y que permite “que los personeros de LALA, zopiloteen sobre nuestros derechos de agua y por supuesto, las norias, que quieren que les vendamos”, dicen los ejidatarios a Demócrata Norte de México, con temor, por lo que solicitan anonimato.

Pozos endeudados

Los campesinos de Ciudad Lerdo, son quienes más pozos a punto de ser sacados de la producción campesina tienen.
En este municipio se concentran más del 50 por ciento de las norias endeudadas, con 42.
Ejidos como La Loma, Monterreycillo, León Guzmán, San Jacinto, 6 de Enero y Ciudad Juárez, son entre otras, comunidades con fuertes adeudos con la CFE.
En Gómez Palacio, los 24 pozos en graves problemas se encuentran en El Barro, Lucero, Huitrón, 6 de Enero, La Luz, por sólo mencionar algunos ejidos.
En el caso de Mapimí y Tlahualilo, se encuentran las norias restantes, y cuyos comuneros se hallan a la espera del apoyo “del gobierno de la alternancia” que encabeza Rosas Aispuro, sin que hasta el momento los haya atendido algún funcionario de este gobierno.

En La Laguna, problemas campesinos en ascenso

Hoy en la Comarca Lagunera, no existe día en que no se conozca de algún problema relacionado con los ejidos.
Existen problemas de despojos como el del Ejido La Sierrita, apoyos de programas campesinos que son escamoteados por los funcionarios o “mochados” para entregarlos a los beneficiarios.
Ahora, está nuevamente el problema de los pozos de agua endeudados con CFE sin atención alguna del gobierno federal, estatal, así como de las administraciones municipales.
Que alrededor de 15 mil laguneros dependan de 82 pozos de riego en crisis por los adeudos, no es cuestión menor, sobre todo ahora que existe un gobierno que se comprometió en campaña a estar cerca de los ciudadanos; así lo dijo José Rosas Aispuro, en pleno proceso de proselitismo.
Para ser diferente no basta decirlo, hay que serlo.
Twitter@jmonrreall