martes, 10 de enero de 2017

Experiencia del grupo paramilitar de Los Halcones en 1971, generalizada a todo el país con el gasolinazo…




gasolinazo-ixmiquilpan
RAÚL A. RUBIO CANO
Enero 9 de 2017

Ayer el periódico La Jornada hablaba de marchas en 25 estados de las 32 entidades que integran la República Mexicana, contra el aumento a los precios de los combustibles. Pero también, en estos días de protestas contra Enrique Peña Nieto y su mal gobierno, por tan criminales políticas contra la economía del país, resulta que por lo menos en las principales ciudades, se puso en marcha un conjunto de operativos en redes sociales sobre información para causar miedo y así mermar las inevitables protestas que se desataron por el aumento a los combustibles; basta recordar que México, es el segundo país del planeta que más compra equipo electrónico para espionaje en redes sociales y es obvio, que la mayoría de  este equipo se utiliza en sembrar la mentira, el terror y lograr el control social de la población mexicana a los intereses imperiales y de la oligarquía criolla. Pero, no contento el gobierno con controlar lo que se comunica el pueblo en las redes, también, es más que evidente que por el incremento en el ascenso de la indignación popular, va saliendo a flote una verdadera maquinaria para producir miedo a la gente que protesta o realiza marchas en la calles del país, por eso, se generan trifulcas, saqueos y violencia para reventar esas protestas y producir el miedo que lleva a que la gente mejor se regrese a su casa y se olvide de protestar públicamente. Esto último ha quedado comprobado en el país, por una serie de saqueos, incendios, ataques a las fuerzas públicas y demás atrocidades como fue el ataque al Palacio de Gobierno en Nuevo León y en varios municipios metropolitanos a negocios en su mayoría de firmas mexicanas y prácticamente nulas a firmas norteamericanas, lo que hace suponer que en ello también está la injerencia imperial para manipular y hasta (¿por qué no?) formar a esas hordas, y por ello, el caso debe de ser tema de seguridad nacional, más cuando la USAID (agencia para el desarrollo del Yankee) empezó a meter sus manos a barrios y colonias humildes y atender a jóvenes en tareas de “reconstrucción”, después de barrer las fuerza públicas y militares a ciertos carteles de la droga, en esa guerra desatada por Calderón desde 2006. Por eso, si en la matanza del 10 de junio de 1971 se acusaba a Alfonso Martínez Domínguez, de haber creado al grupo paramilitar de Los Halcones para mermar toda posible protesta estudiantil en esos años, hoy por lo visto, una fuerza paramilitar ya no para atacar un sector (como el estudiantil), sino toda la sociedad mexicana, es la que se ha inaugurado en estos días que la gente protesta contra el gasolinazo. Definitivamente, ante el despertar ciudadano, nuevas formas de control social se están innovando, pero, sin embargo, doña Sociedad Civil, no se ha quedado quieta y ante la represión del Estado, nuevas formas de resistencia se van generando y socializando para ir construyendo otra sociedad más justa y digna para todos ¡Órale! raurubio@gmail.com