domingo, 8 de enero de 2017

Leticia Herrera Ale; sometida por Esteban Villegas, recobra la memoria


Leti abril 26 de 2016.jpg1
Trece años después, recuerda que “Rosas Aispuro, traicionó a su padre” Carlos Herrera
Juan Monrreal López
Abril 29 de 2016

Gómez Palacio, Durango.- Trece años después de que Carlos Herrera Araluce fuera derrotado por Ismael Alfredo Hernández Deras, en la Convención de delegados priistas en diciembre de 2003, en la que se designó al candidato a gobernador para las elecciones del año 2004, la aspirante priista a la presidencia municipal, la senadora con licencia Juana Leticia Herrera Ale, “recordó” que  su padre Carlos Herrera fue “traicionado” por el candidato a gobernador de la coalición Unidos por Ti, José Rosas Aipuro Torres, quien habría recibido 5 millones de pesos del empresario recién fallecido, con el propósito de comprarle los delegados que le permitieran convertirse en el postulante oficial del  PRI en aquella cónclave.
Los resultados ya se conocen.
Carlos Herrera Araluce, perdió por 32 votos y después reconoció en rueda de prensa acompañado de Ismael Hernández Deras, el 15 de diciembre de 2003, que “no podemos hablar de perder, tuvimos unos cuantos votos menos que significa que hubo una competencia democrática y transparente”, dijo ese día, sin acusar a Rosas Aispuro, pero también sin asumir que había intentado comprar votos en esa jornada que calificó de democrática.
Y fue a más:
“Hasta aquí llegué yo en la cuestión de la política, no participaré nunca más en ningún otro evento de este tipo y espero que nadie de mi familia vuelva a incursionar en estas actividades” afirmó.
Ese mismo día, estando como presidenta municipal, Juana Leticia Herrera Ale, solidaria con su padre, expresó a los medios que “tengo una responsabilidad con los gomezpalatinos hasta agosto del 2004, terminaré esta gestión con empeño, emoción, entusiasmo y pasión como lo he venido haciendo, (y luego) me retiro de la política también”.
Abundó:
“No pretendo seguir en la política, no pretendo ningún otro cargo, yo estaré con mucho gusto haciendo mi labor social como lo estuve haciendo muchos años atrás antes de representar a los gomezpalatinos”, dijo.
Aun así, el grupo Carlos Herrera, amenazó en aquellos días con cambiar los sufragios de los laguneros en contra de Ismael Hernández Deras.
Los hechos fueron lo contrario.
Herrera Araluce, terminó apoyando la campaña del hoy senador de la República, mientras Juana Leticia Herrera Ale, finalmente apuntaló a Hernández Deras desde la presidencia municipal; incluso solicitando licencia como alcaldesa para sumarse a la campaña del que sería gobernador en el periodo 2004-2010.
Ahora, una vez derrotada por el triunvirato del poder estatal,- los primos, Jorge Herrera Caldera, Antonio Herrera Caldera y Rafael Herrera Piedra-, y su “Nuevo Proyecto” Esteban Villegas Villarreal; en un acto de memoria, Juana Leticia Herrera Ale, recordó en un mitin proselitista y después en rueda de prensa el 26 de abril, que “ jamás voy a decir una mentira, pero es cierto que José Rosas Aispuro Torres recibió 5 millones de pesos en el 2003 para evitar que mi padre don Carlos Herrera Araluce llegara a la candidatura del PRI al gobierno del Estado”.
Doblegada, y ya de plano montada en los ataques y olas de descalificación en contra del candidato de la alianza Unidos por Ti, José Rosas Aispuro,-pues la campaña de Esteban Villegas no prende en La Laguna y Gómez Palacio-, Juana Leticia Herrera, desempeña el papel de ariete, pero también de instrumento de la campaña negra en contra del opositor Aispuro Torres, una vez que las aspiraciones de convertirse en candidata a gobernadora fueron derribadas.
Leticia Herrera Ale, recibió como consolación la candidatura a la alcaldía, de la que ha dicho que será garante de las promesas hechas por Esteban Villegas Villarreal a su padre Carlos Herrera Araluce, antes de morir.
Nada distinto a 2003, cuando en rueda de prensa, Ismael Hernández Deras, se comprometió frente al jefe del grupo Carlos Herrera.
El 15 de diciembre de 2003, en conferencia con los medios de comunicación de La Laguna, y como parte importante de la llamada “operación cicatriz”, Ismael Hernández se comprometió “a incluir las propuestas de gobierno de Carlos Herrera para el sexenio 2004-2010”, porque “lo que interesa son obras, propuestas, acciones y que en su momento las haremos, pero que haya confianza de que existe un proyecto compartido”con Carlos Herrera Araluce.
Remató:
“Es un compromiso que hago frente a Carlos Herrera Araluce, su equipo y una vez más al pueblo de Gómez Palacio a través de los medios de comunicación”.
De nada sirvieron tales compromisos:
El propio grupo Carlos Herrera fue perseguido por Ismael Alfredo Hernández Deras y después por el triunvirato del poder duranguense, -Jorge Herrera Caldera, Toño Herrera y Rafeael Herrera Piedra-.
En estos últimos 12 años, el  retroceso en los Índices de Desarrollo Humano de La Laguna de Durango, es más que evidente, como puede probarse con las cifras del INEGI.

Leticia Herrera Ale, memoriosa, se convierte en ariete de la propaganda negra contra Rosas Aispuro

Juana Leticia Herrera Ale, ha llevado su campaña por la presidencia municipal con claras muestras de fastidio como consecuencia del fracaso de lograr ser candidata a gobernadora por el PRI.
Desde el año pasado, y todavía hasta el pasado 14 de abril, durante el mitin de apertura de campaña en La Velaria de la Expo Feria Gómez Palacio, la senadora hizo uso del llamado derecho de pataleo en contra del candidato oficial Esteban Villegas Villarreal,  (http://democratanortedemexico.com/portalwp/2016/04/esteban-villegas-villarreal-y-leticia-herrera-ale-heridas-politicas-abiertas/  ) que le valió ser llamada a Durango, “para disciplinarla”, según confiaron a Demócrata Norte de México, miembros del equipo de la candidata a presidencia municipal.
Desde entonces, la senadora con licencia, ha cambiado su discurso de beligerancia en contra de Esteban Villegas Villarreal, por arengas de sometimiento al candidato priista hasta  convertirse en su principal panegirista de  propaganda negra en contra de José Rosas Aispuro.
Nada distinto a los sucedido con Ismael Hernández Deras en 2004.
De los ataques, a la sumisión.
Sin embargo, el pasado 25 de abril, Juana Leticia Herrera Ale, en gira por los ejidos de Gómez Palacio, subió de tono las rebatas contra Aispuro Torres, incluido lenguaje prosaico de la más baja estofa.
En los mítines, Leticia Herrera Ale, dijo que “Porque yo sé que con el apoyo que nos van a brindar a Esteban y a su amiga Leti, porque es la mancuerna eeehh, con el otro (Aispuro), quiero decirles una cosa eeehh, y se los digo neta, ¿quién se acuerda del 2010; tres erdá, del 2003, cuando Carlos Herrera quería ser gobernador? Bueno ¿alguien sabe por qué no fue gobernador? ¿Y quién lo traicionó? Aiiispuro, síííí, por eso, ese cabrón, voy a hacer todo lo posible para que no gane aquí en Gómez (Palacio). A ese viejo, le entregó mi papá 5 millones de pesos, por sus 30 votos; ya estaban amarrados eeehh; por eso le digo traidor en su cara; yo sí tengo huevos para decírselo. Por esos 5 millones, le vendió esos 30 votos en un rancho de otro gobernador que tengo pegadito ahí conmigo, se lo vendió a Ismael Hernández Deras, por eso don Carlos no fue gobernador, por culpa de Rosas Aispuro, por traidor el cabrón. Yo quiero a Esteban; Esteban ya se comprometió con mi padre que en gloria esté; se comprometió conmigo, y ayer en el evento, ustedes lo escucharon, se comprometió y el que se compromete cumple y sííí no, aquí estoy yo, como para decirle, véngase; usted dijo y ahora me cumple. Por eso quiero a Esteban Villegas; porque yo no soy otra o otros (Sic) presidentes municipales; yo soy yo, yo tengo mi carácter, así me enseñó mi padre, y dejada no soy; pero a Gómez, no le vuelven a quitar un centavo; es una miseria la que han traído al campo, de 12 años de gobiernos (Sic) para acá (Ismael Hernández Deras y Jorge Herrera Caldera); puras promesas vienen a hacer, y al campo nada más no baja nada ( de recursos), y yo lo veo, no estoy ciega, y yo no tengo porque echar mentiras, y yo no tengo porque venir a aplaudirle a alguien, que no hizo las cosas; por eso me meto en muchos pedos, en muchas broncas”.
Luego el 26 de abril, en rueda de prensa en el Hotel Posada del Río, ya con un script y con periodistas totalmente aleccionados con 5 mil pesos que les fueron entregados desde la noche anterior, Juana Leticia Herrera insistió que de la traición de Aispuro lo supo desde el mismo día de la supuesta venta de votos, y que de ninguna manera está presionada para armar la propaganda negra en contra del candidato de la coalición Unidos por Ti, porque “a mí no me presiona nadie, no me presionaba ni mi padre, no me presionan ni mis nietos, menos me van a andar presionando otras personas, soy directa y soy responsable de lo que hago y lo que digo, a mí no me manipula nadie”.
Y cierra; la traición de Rosas Aispuro, todos la vieron.
Pasaron, 13 años, para que la senadora Juana Leticia Herrera Ale, recordara “la traición”.
La pregunta es ¿cuántos años tardará para decir quien la traicionó para que no fuera candidata del PRI a gobernadora en este 2016?
¿Cuándo explicará a sus seguidores la traición que sufrieron por no llevar sus aspiraciones hasta las últimas consecuencias como había afirmado desde 2015?
¿Cuándo les revelará a sus seguidores, el ex presidente del Congreso de Durango y ex presidente municipal, Octaviano Rendón Arce, líder campesino Javier Colchado Navarro y el ex diputado local Polo Pasillas Ortiz, el porqué no les ayudaron cuando fueron metidos a la cárcel por ser parte del grupo Carlos Herrera, por el grupo político que ahora apoya y del que Esteban Villegas Villarreal es parte?
Carlos Herrera Araluce, fue avalista para el gobierno de Ismael Hernández Deras y se sucedieron 12 años de pobreza para La Laguna de Durango; nunca cumplieron, ni él; tampoco Jorge Herrera Caldera.
Ahora, Leticia Herrera Ale es “garante” de las promesas de Esteban Villegas ¿si llegase a ganar la gubernatura, qué se debe esperar? Nada bueno. Pero Leticia Herrera Ale, es la avalista, dice ella.
Al tiempo.
Twitter@jmonrreall