domingo, 8 de enero de 2017

El cacique alcalde de Guadalupe Victoria, Marcial García, quiere a su hija Aída García Chairez, como presidenta


Marcial Garcia Abraham y Aída García Chairez. - copia
Héctor Ramírez Berumen, delegado de PROFECO, “su socio en el agio” de lleno en la campaña priista
Juan Monrreal López
Mayo 24 de 2016

Guadalupe, Victoria, Durango.- Preocupados por la fuga de militantes priistas hacia la candidatura del opositor José Luis Ramos Zepeda de la coalición “Unidos Por Ti” más el indetenible crecimiento de simpatizantes de este candidato,  junto con el llamado voto duro de los partidos coaligados PAN-PRD; mantiene alarmados a “los compadres”, el presidente municipal Marcial García Abraham, así como el  jefe de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) Héctor Gerardo Ramírez Berumen, quienes desesperados están presionando al grupo de deudores que cayeron en el  agio que practican, exigiéndoles el pronto pago con la intención de reunir fondos para el cierre de la campaña de Aída García Chairez, aspirante del PRI a la presidencia municipal e hija del alcalde, a quien se le encareció la campaña política por el creciente rechazo de los ciudadanos de Guadalupe Victoria, al cacicazgo que dirige el presidente y su grupo.
Acorralados por la participación ciudadana en torno al aspirante de Unidos por Ti, José Luis Ramos, el gobernante municipal Marcial García, ha puesto a trabajar ilegalmente a varios de los funcionarios federales, estatales y locales con el objetivo de arrimar votos hacia su hija Aída García Chairez, con dádivas y amenazas que,-aunque los votos no son acumulativos-, tiene una cuesta de más de 3 mil 538 votos, resultantes de la suma de los sufragios obtenidos por los partidos PAN-PRD,- en las elecciones 2013-, aliados alrededor de José Luis Ramos Zepeda. Esto, más las deserciones de dirigentes priistas en este municipio como el caso de Margarita Cervantes Cruz, secretaria General del Partido Revolucionario Institucional, así como  la líder de la agrupación de mujeres conocida como ONMPRI, Alejandra Lugo Cháidez , con el fin de sumarse a la liga opositora al PRI, puso nerviosos a “los compadres”,-  Marcial García y Héctor Ramírez Berumen-, que se encuentran exprimiendo a los empeñados “que se encuentra en sus garras”, con la intención que paguen los interese del agio, aparte de obligarlos a sumarse a la promoción de la heredera del cacicazgo guadalupense Aída García Chairez, pues sienten que el presupuesto municipal del que han hecho manejos ilegales, se les escapa de las manos.
El alcalde de Guadalupe Victoria, Marcial Saúl García Abraham, ha sido señalado por los productores por “sus amañes con los coyotes de productos agropecuarios, especialmente con la comercialización del frijol”, denunciaron  a Demócrata Norte de México, campesinos y productores rurales.
También ciudadanos de la cabecera municipal apuntan que “el presupuesto público no ha servido para que Guadalupe Victoria progrese, ya que el número de aviadores y amigos del alcalde beneficiados con el dinero público, son muchos”.
El cacicazgo de Marcial García, se extiende desde que logró ser Síndico del ayuntamiento. Luego diputado local y ahora presidente municipal, con intenciones de heredar la alcaldía a su hija, que García Abraham colocó al frente del DIF municipal desde donde la convirtió en candidata.
Pero la herencia a familiares dentro de la nómina y los puestos,  no se circunscribe a la hija del presidente municipal.
Los caciques de Guadalupe, son tan cerrados, que los nombramientos de los regidores también buscan heredarlos a familiares directos, para afianzar el modelo de privatizar la vida pública.
Por ejemplo, no sólo el alcalde busca heredar la presidencia a su hija, también el síndico Jonathan Campos logró meter a su esposa como regidora a la planilla priista, al igual que el regidor Carmen Padilla Fernández quien ubicó a su hermano Manuel como candidato a edil. Ni qué decir de los funcionarios públicos, “casi todos en campaña” pues de muchas maneras sus intereses están con el cacicazgo de Marcial Saúl García Abraham, “quien trae trabajando en la campaña de su hija a un grupo grande de funcionarios federales, entre ellos a su preferido Héctor Gerardo Ramírez Berumen” delegado de PROFECO en este municipio, todo ante los ojos bien cerrados del Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Estatal Electoral de Durango (IEPCD).
Si los dineros y las componendas de los caciques de Guadalupe Victoria, no alcanzan a comprar las voluntades de los guadalupenses el próximo 5 de junio, la inmediata administración municipal deberá fincar responsabilidades a quienes hayan realizado malos manejos con el dinero de presupuesto público de este ayuntamiento, de lo contrario todo seguirá igual; cambiar para no cambiar.
Twitter@jmonrreall