domingo, 8 de enero de 2017

Francisco “Paco” Bardán Ruelas, alcalde de facto en Gómez Palacio, Durango


 collage_durango
Juan Monrreal López
Noviembre 26 de 2016


Gómez Palacio, Durango. – Diez y seis años atrás, Francisco “Paco” Bardán Ruelas, difícilmente hubiera soñado tras las rejas de la cárcel de Saltillo, Coahuila, donde lo recluyó la Procuraduría General de la República (PGR), -por posesión de drogas y armas de alto poder-, despachar como presidente municipal de esta ciudad; ahora, como Oficial Mayor de este ayuntamiento “la vida le sonríe”, se encuentra disfrutando las mieles que dan el detentar el poder de facto de la alcaldía, toda vez que la presidenta priista Juana Leticia Herrera Ale, le ha delegado,- de manera ilegal-, todo el poder  para operar  los asuntos político-administrativos de la municipalidad, puesto que ella, apenas se ha presentado quizá en 15 ocasiones al edificio de gobierno en los 86 días que lleva esta administración.
Jefe de campaña de Juana Leticia Herrera Ale, nombrado Oficial Mayor, luego de ganar las elecciones, Francisco Bardán y su protectora alcaldesa, pronto hicieron naufragar los comentarios contrarios al ex reo, quien rápidamente se convirtió en el hombre más poderoso de esta administración.
Así, rompiendo todo protocolo, quebrando la Ley Orgánica del Municipio Libre del Estado de Durango, la presidenta, Juana Leticia Herrera Ale, dio la orden para que cualquier asunto sea tratado con Bardán Ruelas, aunque no tenga atribuciones legales, convirtiéndolo de facto en alcalde.
De hecho, Paco Bardán, es el único funcionario que tiene acceso a la presidenta en cualquier momento y sin obstáculo alguno, lo que ha ocasionado roces con varios funcionarios públicos con mayor jerarquía de acuerdo con el organigrama municipal y distintas leyes de la administración pública duranguense.

Ausencia de Juana Leticia Herrera, fortalece a Paco Bardán Ruelas, como alcalde de facto

Que Paco Bardán Ruelas, haya sido convicto y dirija en la presidencia no es nuevo en este municipio donde el PRI nunca ha perdido elección para la alcaldía.
En la recién terminada administración de José Miguel Campillo Carrete, el regidor, Francisco de Santiago Campos “El Tachis”, con todo y ficha signalética, despachó sin problema alguno.
Ahora lo novedoso es que el detenido por la PGR por posesión de enervantes y armas de alto calibre, camino a la zona de tolerancia de Saltillo, Coahuila, el 13 de abril del año 2000, tiene todo el poder, porque así lo ha determinado la presidenta ausente Juana Leticia Herrera, y, esto está ocasionando roces graves con el resto de los funcionarios, a tal grado que ya varios han sido despedidos o simplemente han renunciado.

Burócratas piden anonimato y hablan con Demócrata Norte de México

Regidores, directores, secretarias y ciudadanos que acuden a la presidencia municipal, saben que sí pretenden resolver cualquier asunto, el canal es Paco Bardán. Si el Oficial Mayor no conoce del tema, este no se resolverá; aseveran los regidores que pidieron hablar con Demócrata Norte de México.
“Los directores nos encontramos atados a lo que diga el Oficial Mayor, a quien siempre que lo abordamos nos responde  que son instrucciones de la señora presidenta, y la verdad, si es cierto o no, es difícil saberlo; mientras tanto, no podemos dar solución a toda una serie de trabajos que están rezagados desde la administración pasada, y siguen detenidos en ésta, como consecuencia de las ausencias de la presidenta, – que difícilmente viene al edificio y todavía más complicado acceder a ella, incluso por teléfono-, asevera el funcionario a Demócrata Norte de México.
Cuentan regidores a este medio que, la insensatez de Francisco “Paco” Bardán Ruelas, sumada a sus ínfulas de ser el protegido de Leticia Herrera Ale, lo han conducido a tener roces acres con el Síndico del Ayuntamiento José Lorenzo Natera. También, hablan de las confrontaciones mantenidas con el director de la Feria Gerardo Lozano Palomares, así como el secretario del Ayuntamiento Rey Guevara, entre otros funcionarios.
De acuerdo a los informantes, los motivos por los que han sido despedidos diversos empleados prácticamente por la puerta de atrás de la presidencia, tuvieron su origen en peleas con Paco Bardán. Tal es el caso del ex director de Imagen Juan Antonio Ayala, – a quien corrieron a gritos-, y la ex directora de Comunicación Social Abigail Montiel.
Sin embargo, la riña que Francisco Bardán, sostuvo con el regidor panista de Torreón, Coahuila, Ignacio “Nacho” Corona Rodríguez a quien Juana Leticia Herrera Ale, le prometió trato preferencial, – “por los favores que Nacho, hizo para la familia Herrera Ale y su empresa Chilchota, desde la representación de SAGARPA en La Laguna, donde Corona Rodríguez fue delegado”-, nombrándolo secretario Técnico del Ayuntamiento, a grado tal, que Corona Rodríguez solicitó licencia del Cabildo de Torreón.
A Ignacio Corona, lo presentaron con bombo y platillo, por ser panista, y se le usó como un representante de la pluralidad de la administración gómezpalatina. Incluso, de manera truculenta la presidenta, recurrió a su nombre para mostrarlo como uno de los empresarios que donaron las ilegales patrullas que se incorporaron a la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM).
El caso es que, sin anunciar la dimisión o el despido de Nacho Corona, se canceló la Secretaría Técnica, una vez que Corona Rodríguez dejó la dependencia después de pelear a gritos con el presidente municipal de facto, Bardán Ruelas.
Una vez cortado de la administración, Nacho Corona; el Oficial Mayor, Paco  Bardán se ha dedicado a manejar entre guasa y seriedad que el despido del ex secretario técnico se debió a “la incompatibilidad de caracteres existente entre Nacho y él”, dicen los burócratas a Demócrata Norte de México.
El poder de Paco Bardán ha crecido tanto, que ya incorporó al grupo de asesores de la presidenta a su hermano Alejandro, quien siempre fungió como uno de los preferidos del ex gobernador de Durango, y actualmente senador, Ismael Hernández Deras, enemigo jurado del clan Herrera Ale.
Por lo pronto, este sórdido personaje llamado Francisco “Paco” Bardán Ruelas, disfruta de la miel sobre hojuelas que da el poder público usado de manera ilegal, aunque la historia de Paco en el municipio, es de trapacerías en contra del patrimonio de los gómezpalatinos. Con todo y ello, al en este momento Oficial Mayor de Gómez Palacio, Durango, “andaba en la chilla económica, aun en la campaña de Leticia Herrera” pues hasta intentó ser restaurantero, pero quebró en el establecimiento La Mazacuata.
Hoy, no tiene apuros económicos, por el contrario, empieza a practicar gustos caros como el motociclismo, por sólo nombrar uno.
Mientras tanto, el gobierno municipal se encuentra paralizado por la ausencia de Juana Leticia Herrera Ale, que dijo querer servir a los gómezpalatinos y quienes lo menos que esperan es que cumpla con las promesas de campaña y asuma las riendas administrativas, metiendo al orden al ex reo encarcelado por la PGR, Francisco “Paco” Bardán Ruelas.
Twitter@jmonrreall