lunes, 9 de enero de 2017

Trump acepta el hackeo ruso al Partido Demócrata, dice su equipo

Admite Obama que subestimó el impacto de un ciberataque cuando se quiere desinformar

En cuanto tome posesión, el republicano tendrá que decidir si habrá sanciones contra Moscú
El presidente saliente recuerda a su sucesor:tú y yo estamos en el mismo equipo, Putin no
Foto
Vigilancia en el lobby de la Torre Trump de la Quinta Avenida, en Manhattan, Nueva YorkFoto Afp
Ap, Reuters y Notimex
 
Periódico La Jornada
Lunes 9 de enero de 2017, p. 24
Washington.
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, aceptó la conclusión de los servicios de inteligencia de su país respecto de que Rusia participó en los ataques cibernéticos destinados a interferir en las elecciones de noviembre. En tanto, el presidente Barack Obama admitió este domingo haber subestimado el impacto que la desinformación y la piratería cibernética pueden tener en las sociedades modernas, dos días después de la divulgación de un informe sobre la injerencia rusa en las elecciones.
Reince Priebus, ex presidente del Comité Nacional Republicano, dijo en el noticiero Fox News Sunday que Donald Trump entiende que Moscú estuvo detrás del ataque cibernético a las organizaciones del Partido Demócrata, los comentarios de Priebus marcan un cambio importante en el tema, ya que el multimillonario había rechazado repetidamente las afirmaciones de que los rusos intentaron ayudarlo, con el argumento de que esas acusaciones vienen de los opositores políticos que tratan de deslegitimar su victoria.
Este es el primer reconocimiento de un alto miembro del equipo del republicano respecto de que Moscú estuvo involucrado en el hackeo y en la divulgación de correos electrónicos de los demócratas durante la elección presidencial de 2016.
Priebus, jefe de gabinete de Trump, afirmó que el presidente electo va a ordenar a los servicios de inteligencia hacer recomendaciones para que se puedan emprender acciones por la comisión de los ciberataques; en tanto, los allegados al republicano sostienen que la decisión de sancionar a Rusia por los hackeos corresponde a Trump y tendrá que decidirlo después de su toma de posesión el próximo 20 de enero.
Las agencias estadunidenses de inteligencia llegaron a la conclusión de que Rusia sí intentó infiltrarse en los sistemas electrónicos a fin de ayudar al magnate a derrotar a la demócrata Hillary Clinton. El republicano se ha mostrado escéptico ante esa hipótesis y se ha negado a decir si está de acuerdo con la premisa de que el intento fue para ayudarlo.
En mensajes publicados en Twitter, Donald Trump, reticente al informe de inteligencia ordenado por el presidente Obama, aseguró que al llegar a la presidencia Rusia respetará a Estados Unidos mucho más que ahora. Tener una buena relación con Rusia es bueno, no malo. ¡Sólo gente estúpida podría pensar que es malo!tuiteó el pasado sábado.
En este contexto, en una entrevista para la cadena ABC, Obama declaró que no juzgó mal las amenazas potenciales de Vladimir Putin, a pesar del informe de inteligencia en el sentido de que el presidente ruso ordenó una campaña de influencia en las elecciones presidenciales estadunidenses.
En el programa televisivo This Week, Obama rechazó haber subestimado a Putin, pero reconoció que sí subestimó el grado en el que en esta nueva era de la información es posible la desinformación por un ciberataque. En la entrevista, el mandatario recordó a Trump: estamos en el mismo equipo y Vladimir Putin no está en el nuestro. Reiteró su preocupación de que algunos republicanos parecen tener más confianza en el presidente ruso que en sus compatriotas estadunidenses simplemente porque son demócratas. Eso no puede ser.
Obama sostuvo que ordenó la preparación del informe de inteligencia en parte “para estar seguros de que entendemos que esto (el hackeo) es algo que Putin ha estado haciendo desde hace tiempo en Europa, especialmente en viejos ‘países satélites’, pero de manera creciente en las democracias occidentales”.
Advertencia de China
El periódico estatal chino Global Times publicó una advertencia al presidente electo de Estados Unidos Donald Trump. En un editorial advierte que Pekín tomará venganza si Washington reniega de la política de una sola China, horas después de que la presidenta de Taiwán estuvo en tránsito en Houston.
La presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, se reunió con legisladores republicanos estadunidenses durante su parada en Houston cuando se dirigía a una gira por Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador. El pasado 2 de diciembre Trump tuvo una conversación telefónica con la mandataria de la isla.
Pekín ha pedido a Washington que no permita a Tsai entrar a Estados Unidos y que no tenga encuentros formales con funcionarios de su gobierno, como parte de la política de una sola China.