domingo, 8 de enero de 2017

Antes de presentar agenda municipal, regidores aispuristas negocian con el síndico priista Lorenzo Natera


Augusto y Natera
Carlos Rosales, Omar Castañeda y el diputado plurinominal Augusto Ávalos, presentes
Juan Monrreal López
Agosto 8 de 2016


Gómez Palacio, Durango. – Es lunes 25 de julio. La música de piano ameniza el desayuno de los comensales del restaurante del Hotel Posada del Río. En una mesa, departen los regidores “aipsuristas” plurinominales Omar Castañeda González del PRD y el panista Carlos Rosales. Junto con ellos, el diputado plurinominal del PAN Augusto Ávalos Longoria, negocian con el próximo Síndico municipal José Lorenzo Natera, uno de los brazos operadores de la alcaldesa electa, la priista Juana Leticia Herrera Ale.
Hay afabilidad entre ellos. Solaz, Lorenzo Natera, quien controla la situación desde antes que se sentaran en ese comedor, se permite proponer al grupo de regidores y al diputado plurinominal que lo acompañan.
Son viejos conocidos y obedecen a los mismos intereses.
Natera, tiene que rendir buenas cuentas a la presidenta electa de los “amarres” que va tejiendo. Más ahora, que el PRI perdió la gubernatura del estado.
El Síndico electo, explica las propuestas de la nueva administración municipal que tomará las riendas de la ciudad el día último de agosto. Quiere pactar con los “opositores panistas y perredista” antes de asumir la alcaldía.
Los blanquiazules, Carlos Rosales y Augusto Ávalos, y el perredista Omar Castañeda, se muestran interesados en lo que Lorenzo Natera expone. Los “aispuristas” se dejan cautivar. No entienden que la correlación de fuerzas en Durango, ya cambió. Que el gobernador electo José Rosas Aispuro Torres, pretende, – al menos en el discurso-, darle un vuelco a muchas de las formas con las que se ha ejercido el poder en el estado y que mantiene en el atraso a esta entidad.
Al parecer, éstos representantes plurinominales surgidos de los votos aispuristas no han comprendido que el acomodo del poder es otro.
Cuestionado al respecto, uno de los responsables de la Comisión de Entrega Recepción nombrado por José Rosas Aispuro, dice a Demócrata Norte de México, “hasta donde sé, ese tipo de juntas no tienen la aprobación de Aispuro Torres, así que los representantes electos que se reunieron con Lorenzo Natera, es bajo su responsabilidad. El licenciado Aispuro, no conoce los resultados de esa entrevista, ni para que se arrimaron con el síndico. Quizá ellos siguen sin comprender que Aispuro desea otra forma de comportamiento en la vida pública. Los coordinados con Natera actúan como si el gobernador siguiera siendo priista”.
Así, como si fueran los viejos tiempos, cuando sin consultar a nadie, los regidores “opositores” se reunían con los alcaldes priistas para conseguir para sí la mayor tajada en las negociaciones, ahora es lo mismo. Al menos hasta el día de hoy.
La agenda municipal ciudadana que manifieste que los nuevos tiempos políticos son distintos a los de antaño, no existe en el horizonte de los regidores y diputados plurinominales de Gómez Palacio. Los representantes “opositores” primero negociaron; los ciudadanos, acaso son secundarios.
De esta manera, con la música de piano que llena el ambiente del restaurante, Augusto Ávalos Longoria y Lorenzo Natera, se escuchan con atención. Carlos Rosales y Omar Castañeda, asienten de vez en vez.
A la reunión de petit comité de la “oposición” con Lorenzo Natera, faltan la diputada Elizabeth Nápoles y la regidora Silvia Névarez.
Augusto Ávalos y Lorenzo Natera, son viejos amigos, “compañeros de lucha electoral”.
Hace 3 años, el priista y ahora Síndico electo, fue compañero del panista Ávalos, cuando disputó la presidencia municipal contra José Miguel Campillo Carrete.
En esas elecciones, Lorenzo Natera fue registrado como séptimo regidor de la planilla del PAN. Por ello, no fue difícil que el ahora síndico citara a negociar a Ávalos Longoria, el pasado 25 de julio. Ambos obedecen a los mismos patrones.
De lo que negociaron, sólo ellos saben.
Lo cierto, es que, de la agenda municipal de los aispuristas, no se sabe nada; peor; faltaron la diputada Elizabeth Nápoles y la regidora Silvia Névarez,
Los representantes plurinominales beneficiarios de los votos aispuristas ya están divididos. Negociando en petit comité al margen de los intereses ciudadanos.
Twitter@jmonrreall