domingo, 8 de enero de 2017

Gustavo Oteo, denuncia a la alcaldesa de Gómez Palacio, Durango, Leticia Herrera, por coartar libre expresión


guatavo-oteo-o_310x430
El director del periódico Palabra Vecinal, la evidenció ante Derechos Humanos, por decomisarle ejemplares
Tomado de Mercado Sobre Ruedas blogspot  (Director General, Sergio Rojas)
El pasado mes de marzo, en un acto político organizado por el Partido Revolucionario Institucional a fin de hacer proselitismo para sus candidatos a gobernador del estado de Durango, Esteban Villegas Villarreal, así como para la presidencia municipal de la ciudad de Gómez Palacio, Juana Leticia Herrera Ale, un grupo de golpeadores al servicio de ésta, arrebató de las manos todos los ejemplares del periódico Palabra Vecinal a quienes distribuían entre los asistentes al mitin partidista, debido a que el periodismo que en dicho medio ejerce su director, el profesor Gustavo Oteo Oropeza, es uno de línea independiente y por ello no requiere de las consabidas dádivas –embutes o chayotes, como también se le conoce a dicha práctica– que ese tipo de politicastros suele repartir entre los medios de difusión que como empresas ofrecen sus espacios para publicidad al mejor postor…Como ha sucedido en los municipios o entidades donde quienes militan en el PRI aún no han sido botados de las gestiones públicas por los electores, estos usufructuarios de los cargos como prebendas concesionadas a sus grupos partidistas a fin de enquistarse en las administraciones –como sucede en Gómez Palacio–, con el correr de los años han perdido el juicio y trastocado en vulgares caciques de rancho porfiriano, por lo que continúan poniendo en práctica las añejas mañas de tiranos priistas del diazordacismo y del echeverriato con el objetivo de mantener su predominio político y seguir succionando de los presupuestos públicos para su personal beneficio… Al profesor Oteo Oropeza y a sus acompañantes les fueron decomisados los ejemplares por órdenes de Leticia Herrera, quien a través de una lacayuna coordinadora de evento ordenó que todos los asistentes que habían recibido la publicación pasaran a depositarlos en los botes de basura, que para tal efecto habían colocado afuera del recinto conocido como La Velaria, ubicado en la expo feria Gómez Palacio… Sin embargo, dicho caso no fue el único; posteriormente, el pasado mes de mayo, nuevamente fue interrumpida la labor periodística del director de Palabra Vecinal, cuando a plena luz del día en compañía de varios voceadores repartían la publicación en la Plaza de Armas de dicha ciudad, durante el cierre de campaña de la candidata a la alcaldía. Una vez más le fueron decomisados alrededor de 500 ejemplares de Palabra Vecinal, por parte de un grupo de choque cuyos integrantes vestían camisas blancas con el logotipo del PRI, quienes, de forma prepotente, cual ha sido el comportamiento de quienes por décadas han desfilado por ese arcaico partido plagado de déspotas y ladrones, arrebataron de manos de la gente y de los voceadores dichos ejemplares… «Más grave aún –refirió el profesor Oteo, de larga trayectoria como luchador social–, con insultos nos amenazaron con llevarnos detenidos, y cuando les dijimos que ellos no eran ninguna autoridad para que nos detuvieran, entonces cambiaron el sentido de sus amenazas y nos dijeron que ya habían llamado a la policía municipal para que lo hiciera» … Al decir del director de Palabra Vecinal, cuando volvió a preguntarles cuál iba a ser el motivo por el que los detendrían, aquellos estultos incondicionales de Leticia Herrera respondieron que se los iban a llevar porque simplemente «no debían estar ahí», como si se tratase de un régimen absolutista del más rancio priismo, además de que los sandios trogloditas –seguramente ya incrustados en el organigrama del ayuntamiento gomezpalatino–, erigidos en suprema corte de descocados oportunistas dictaminaron que ni el profesor Oteo ni sus colaboradores «eran periodistas»… Como si el requisito en feudos del PRI para ser periodista fuera el andar de adulador de oficio mediante panfletos ditirámbicos… «Fuimos reprimidos tanto por la fuerza pública como por los ‘camisas blancas’, en virtud de que intentaron aprehendernos sin ningún argumento, al tiempo que machaconamente nos decían que estábamos detenidos y que iríamos a la cárcel y que no debíamos distribuir nuestro periódico», señaló el director de Palabra Vecinal… Por ello, el profesor Oteo acudió una vez más a las oficinas de la Comisión Estatal de Derechos Humanos para denunciar el nuevo acto de represión a la libertad de expresión por parte de la alcaldesa Herrera Ale. «Esta señora intenta bajo amenazas secuestrar el derecho humano a expresarse, de informar y ser informado –expresó el luchador social–. Como se sabe, la manifestación de las ideas no puede ser objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, por lo que vine a la CEDH a denunciar y solicitar la protección necesaria para ejercer mi profesión de manera libre y sin amenaza alguna, como la que existe en este momento» … Habrá que ver cuál es la respuesta del organismo y si ahí consideran que existen los argumentos suficientes a fin de enviarle a la sensible priista una recomendación…
Con la escuela del más rancio priismo, Juana Leticia
Herrera actúa como cacique de rancho porfiriano
Con demencial actitud descalificó a una periodista
Por otra parte, el periodista Juan Monrreal López, director de la revista electrónica Demócrata Norte de México, dio a conocer hace unos días que la presidenta municipal de Gómez Palacio, Juana Leticia Herrera Ale, volvió a hacer de las suyas ante trabajadores de los medios de información cuando el pasado día 23 de noviembre, descalificó con gritos a la informadora de la revista Durango Informativo, Karla Paloma Blanco, «ante el silencio cómplice y pasmo de los enviados que cubrían la ceremonia de instalación del Comité de Planeación para el Desarrollo del Estado (Coplade), presidida por el gobernador José Rosas Aispuro Torres… En menos de 100 días de gobierno, la alcaldesa, además del profesor Oteo, ha sido denunciada ante las autoridades estatales y federales por el director de la Revista Demócrata Norte de México, Juan Monrreal López, además de que un voceador del rotativo Raza Cero, editado en la ciudad de Durango, fue golpeado y amenazado al interior de la presidencia municipal de Gómez Palacio, por un  grupo de guaruras de Herrera Ale, quienes además decomisaron la edición del rotativo, hechos que fueron publicados en el mencionado medio… De acuerdo con testigos de la agresión y la versión de Karla Paloma, publicada en su página de Facebook, la alcaldesa «no titubeó en gritarme frente a todos los que estaban a su alrededor» en cuanto le preguntó sí el CRIT Teletón en Gómez Palacio «acababa de ser inaugurado», lo que motivó los gritos rabiosos de la alcaldesa…
En Nazas los policías son «cuidaboteras»
Mientras tanto, en el municipio de Nazas, Durango, se tienen varias quejas ciudadanas contra la actuación de la policía local, debido a que varios de sus elementos en lugar de atender las denuncias de pobladores relacionadas con la comisión de algún delito por parte de terceros, están más atentos a los llamados de las empleadas de cantinas –conocidas por la población como «boteras», debido a que acompañan a los parroquianos en la ingesta de botes de cerveza–, a fin de que detengan a algún cliente al que le vieron la cartera con billetes, mediante el pretexto de que éste quiso sobrepasarse con ellas… Los policías municipales suelen llegar a la cantina donde recibieron la llamada con prepotencia, con el objetivo de detener con lujo de fuerza a quien las llamadas «boteras» les indican, para remitirlo a sus instalaciones esposado, y una vez encerrado en una celda no dejarlo en libertad hasta que no pague una multa, la cual es fijada por los policías una vez que éstos revisaron las pertenencias que traía y vieron la cantidad de dinero que guardaba en los bolsillos o en su cartera… Por lo visto, en dicho municipio, cuyo alcalde también es militante del Revolucionario Institucional, de igual forma se cuecen habas en materia de prepotencia y abuso de autoridad, algo que por desgracia sigue siendo la tónica en las administraciones priistas de la entidad duranguense.