sábado, 29 de marzo de 2014

Jóvenes exponen en el Vive Latino opiniones sobre política, religión y dinero, entre otros temas

“Vine a bailar un rato y fumar un toque


Jorge Caballero
Periódico La Jornada
Sábado 29 de marzo de 2014, p. a36
 
Por segundo día consecutivo la irreverencia, el desacato y la libertad espiritual gozosa de miles de jóvenes devinieron en fiesta en la quinceañera reunión del Vive Latino. La procesión para escuchar a sus grupos favoritos se inició desde las dos de la tarde del viernes y ya no se detuvo.
El encuentro musical también es la estantería para la irreductible y cabrona expresión juvenil, que deja sentir sus opiniones sobre religión, política, dinero, diversión, drogas y convivencia, como la que compartió Carlos: El Vive Latino es de los únicos espacios que tenemos los jóvenes para divertirnos, quizás no es lo mejor, porque debería haber uno cada fin de semana en toda la ciudad y gratis, pero mientras la sociedad no cambie su mentalidad y siga votando por los mismos cerdos políticos, aquí estaremos llenando los bolsillos de los mismos empresarios.
Vistiendo sus coloridas modas, algunos jóvenes que merodean por los distintos escenarios se dan una pausa para opinar. Cristian externó: La televisión tiene toda la culpa de la mediocridad que hay en México; llevan años llenándonos la cabeza de mierda, siguen satanizando a los que nos somos güeritos ni vestimos como ellos... hasta nos dicen cómo tenemos que coger, con sus pendejadas de telenovelas y programas caca.
Sandino opinó a su vez: Yo ya abandoné la escuela, ahí sólo me enseñaron a mandar, ahora estoy dedicado a la música. Vine al Vive para ver a todos los grupos de la Carpa Intolerante, porque ahí sí están las verdaderas propuestas musicales, después ya se vuelven unos mamones cuando tienen éxito. Para venir aquí me tuve que aventar unos colados.
Lucía, quien viene de Guadalajara y porta una playera con estampado del programa de televisión La teoría del Big Bang, afirma: El ambiente está muy padre, creo que hice muy bien en no pedir permiso a mis padres para venir; ellos creen que estoy haciendo unas prácticas de la universidad. Mis padres me mantienen y me dan todo lo que necesito, el dinero nunca ha sido mi preocupación... Y creo que nunca lo será, cierra su comentario mientras da un vistazo a su espigado cuerpo.
Cristian viste una playera del Manchester United y sólo tiene dos preocupaciones en la vida: A mí sólo me gusta la música y el futbol; lo demás me vale verga. Bueno, también me gusta ponerme pedo y coger; no tengo novia pero cojo más que mis amigos que sí la tienen.
Sentada en la explanada principal, rodeada por cuatro amigas, la güerita sureña Crínela dice: Estamos asombradas de todo este espectáculo que estamos viendo; nos encontramos cosas muy buenas, como esta chica chilena que salió pintada como apache... Ana Tijoux, yo en lo personal no tengo ninguna opinión política, mis amigas y yo sólo venimos a divertirnos, como dice la canción de Cyndi Lauper.
Iván, joven desempleado, afirma: “He hecho el examen para ingresar a la UNAM cuatro veces y no me he quedado, no encuentro trabajo, sólo hay empleos en los Cinépolis y en los McDonalds, y la verdad no me laten, porque los considero denigrantes... La verdad no me considero un pendejo; mis maestros en la prepa decían que era muy bueno, salí con buenas calificaciones, pero no logro entrar a la UNAM, porque ahí quiero estudiar, incluso ya fui a varios cursos para ingresar y las guías están bien fáciles. Yo quiero estudiar y lo quiero hacer en Ciudad Universitaria, en ningún otro lado, hasta me volví creyente y recé, pero nada... Pero como también hay que divertirse y olvidar, vine al Vive Latino para bailar un rato y fumarme un toque”.