jueves, 6 de marzo de 2014

Amenazan a Marcela Turati


alt•Pidió cobijo a Gobernación
•Mismo caso que Jorge Carrasco
Luis Velázquez /Barandal

Veracruz. 6 de marzo de 2014.-PASAMANO: el secuestro y asesinato del reportero policiaco y fotógrafo de eventos sociales en su pueblo, Villa Allende, municipio de Coatzacoalcos, Gregorio Jiménez de la Cruz, sigue echando chispas…
Por ejemplo: en los días revueltos y convulsos una parte importante de trabajadores de la información de la ciudad de México, como del país y del extranjero, “tiraron su espada en prenda” para solidarizarse y por lo tanto, exigir su regreso a casa vivo y sano… Una de las periodistas con un gran humanismo, activista de las mejores causas sociales, fue Marcela Turati, quien se diera a conocer como gran reportera en el periódico Reforma, y ahora publica en el semanario Proceso, además de una ONG llamada “Periodistas de a pie”… Turati ha caminado el país en misiones especiales, siempre atrás de la defensa de los desposeídos, “los desheredados de la fortuna” como les llamaba Albert Camus, premio Nobel de Literatura… Incluso, acompañada de un montón de colegas, viajó, primero, a Coatzacoalcos, y luego a Xalapa, para mostrar su fraternidad con la familia de Goyo y los diaristas de Coatzacoalcos… Después, en Xalapa revisó con sus compañeros el expediente que la procuraduría a cargo, entonces, de Felipe Amadeo Flores Espinosa, había integrado sobre Goyo… Más aún, luego de que Goyo fue encontrado en una fosa clandestina y sepultado, y cuando el asunto parecía olvidarse, Turati siguió como la gota a la roca perforando a las buenas conciencias a través de su facebook y twitter y llamando a la unión de todos para clamar justicia… Digamos, en su generosidad, la Turati alcanzó la dimensión estelar de Ricardo Flores Magón, Filomeno Mata, Francisco Zarco, Ignacio Ramírez “El nigromante” e Ignacio Manuel Altamirano, tan identificados con las causas de su tiempo…
BALAUSTRADAS: un día, sin embargo, y hasta donde se sabe, si se sabe bien, Marcela Turati habló con Pía Limón, subsecretaria de Gobernación encargada de los Derechos Humanos y Fiscal Especial para los Delitos contra la Libertad de Expresión instalada por el presidente de la república… Le exasambleísta del Distrito Federal fue informada de que la reportera de Proceso había sido amenazada, intimidada, advertida de que estaba en la mira de los malosos, de igual manera como antes había ocurrido en Veracruz con su colega Jorge Carrasco cuando se encargara de dar seguimiento al crimen de la corresponsal, Regina Martínez, que todavía hoy permanece en la impunidad… Y por lo tanto, Turati se sentía, con justa razón, temerosa de que algo le pudiera ocurrir, luego de las amenazas… Así, la subsecretaria y Fiscal Especial habló por teléfono al gobierno de Veracruz para informar de los hechos y circunstancias, y por supuesto fueron agarrados de sorpresa porque ningún dato tenían al respecto, ni tampoco la sospecha, suspicacia y perspicacia de que alguien quisiera intentar en su contra… El caso alebrestó al gabinete de seguridad y los puso en guardia, de igual forma como en el asunto de Jorge Carrasco… En aquel entonces, y por ejemplo, trascendió que uno de los interesados en sembrar la zozobra y la incertidumbre en el reportero de Proceso era el ingeniero Gerardo Buganza Salmerón, secretario General de Gobierno, quien por órdenes superiores debió trasladarse a la ciudad de México para precisar los sucesos y jurar ante los mortales y ante la autoridad y ante Dios que por ningún motivo estaba metido en la revoltura de versiones… Con las semanas y los meses quizá el asunto bajó de nivel y las aguas entraron en reposo; pero ahora con el plagio y crimen de Goyo y el activismo de Turati, otra vez las aguas se agrietaron…
ESCALERAS: nadie creería que desde el gobierno de Veracruz habrían salido tales rafagueos contra Jorge Carrasco y Marcela Turati… Si así fuera, digamos como hipótesis, significaría una locura, una especie de kamikaze, pues el gobernador “estaría durmiendo con el enemigo”… Quizá, como segunda hipótesis, el bombardeo pudiera tratarse, digamos, de los malosos para aprovechar “el río revuelto”… Acaso de igual manera de los enemigos, adversarios y/o rivales abiertos y emboscados de “Los niños de la fidelidad”, en que se incluirían hasta políticos… Quizá algunos operadores, digamos, de los Zetas, Los Chapos y/o Jalisco Nueva Generación, que desde el fidelato, desde el alemanismo, desde el chirinato, han venido disputando la plaza Veracruz, tan codiciada por sus comunicaciones, y ahora, también, por el consumo de droga… Pero entre tanto, nadie quisiera, por ejemplo, que a Marcela Turati la asaltara un ataque de caspa, porque entonces, Veracruz quedaría convulsionado… Y por tanto, el gobierno local está más obligado que nunca a esclarecer tantos y tantos asesinatos, secuestros y desapariciones, anexos, conexos y similares, porque mientras la impunidad se multiplique en automático se reproduce la violencia como un tsunami… Por ejemplo, resulta insólito que el tercer procurador de Justicia haya aceptado que de norte a sur de la tierra jarocha hay 198 niños desaparecidos, un número gravísimo, aun cuando nadie dudaría que son más… Peor tantito si se considera que el comandante naval, Rafael López, ha dicho que en los 40 municipios de su jurisdicción se cometen cuatro secuestros diarios, pero que al mismo tiempo, dijo, “son normales”… Tantito peor si el secretario de Seguridad Pública se justifica diciendo que “en todas partes del mundo hay robos”… Mientras domine la impunidad en Veracruz, seguirán dándose casos estilo Jorge Carrasco y Marcela Turati, y ene millón de veces cada quien habrá de convertirse en un guardián de sí mismo… Por eso mismo en Minatitlán, el líder de la Unión de Ejidos, Evelio Mérida Hernández, anunció que se han integrado en grupos de vigilancia civil, hartos de tanto robo de ganado; pero más aún, de secuestros…