miércoles, 12 de marzo de 2014

José Miguel Campillo Carrete; terrorismo contra Centro Cultural Villista



Incendian camioneta a las puertas de la sede de difusión del villismo en Gómez Palacio
Juan Monrreal López
Marzo 11 del 2014
http://www.democratanortedemexico.com
http://www.democratanortedemexico.blogspot.com

Gómez Palacio, Durango.- Ráfagas de arma de fuego, ruidos extraños, ladridos de perros, estallidos “como de bombas” e incendio de un vehículo a las puertas del Centro Cultural Villista la madrugada del pasado domingo 9 de marzo, alarmaron a los vecinos de la calle Santiago Lavín, entre las avenidas Javier Mina y Bravo, quienes primero temerosos por las detonaciones, permanecieron resguardados en sus viviendas hasta que los estruendos e iluminación por el fuego de la camioneta carbonizada hicieron que abandonaran sus domicilios por miedo a que “hubiera más explosiones” y los alcanzara en los domicilios.

César Alonso García Marín, propietario de la camioneta, marca Ford, tipo Ranger, modelo 1983, vecino del Centro Cultural Villista, narra en la denuncia AM-00862/14 presentada en la Vicefiscalía General de la Región Laguna que el día de los hechos aproximadamente a las 2 de la mañana “ya estaba acostado y en esos momentos empese (Sic) a escuchar ladridos y se oian (Sic) ruidos y al levantarme y salir asi (Sic) a la calle cual fue mi sorpresa ai (Sic) ver que se estaba quemando mi camioneta a la cual tratamos de apagarla, pero en esos momentos llegaron los bomberos para asi (Sic) apagar el incendio de mi camioneta, acto seguido, recomendandome (Sic) los bomberos que pasara a poner ni (Sic) denuncia” asentó García Marín ante las autoridades ministeriales, según consta en la denuncia de la que Demócrata Norte de México, tiene copia.

La policía militarizada que “vigila” la ciudad bajo el mando único, nunca llegó.

Ubicado en calle Santiago Lavín 245, el Centro Cultural Villista, lleva a cabo una serie de actividades de difusión cultural, como el Ciclo de Cine Villista, que lunes a lunes presenta en su sede. Además, dicha agrupación mantiene un órgano de información “Palabra Vecinal”, que semana a semana informa a los ciudadanos acerca de las actividades que realiza, así como también de los acontecimientos que considera importantes para la comunidad, “lo que molesta al presidente municipal priista José Miguel Campillo Carrete y al trío de funcionarios municipales que hacen y deshacen a su antojo en la presente administración”, el secretario del Ayuntamiento, Carlos Regulo Esquivel Villarreal, el secretario particular del presidente, Ricardo López Rea  y el director de Gobernación municipal, Enrique Guerrero Castro.

Con carencias gigantes de centros culturales, bibliotecas, difusión cultural, centros de cohesión comunitaria en el municipio, “los pocos centros de irradiación de cultura creados con esfuerzos de la sociedad, lejos de recibir apoyo de las autoridades que encabeza José Miguel Campillo Carrete, sufren agresiones de estos émulos de Adolfo Hitler, qué sólo ven con buenos ojos a las organizaciones priistas o supeditadas a los caprichos de los funcionarios. No queman libros porque ni los conocen”, expresó a Demócrata Norte de México, el profesor Gustavo Oteo Oropeza,- formador de varias generaciones de docentes y profesionistas-, coordinador de este centro cultural.

Oteo Oropeza, considera que fue el medio de difusión, Palabra Vecinal, número 12, repartido el 7 de marzo, lo que excitó los ánimos de Campillo Carrete y su trinca Esquivel-López y Guerrero.

En el periódico se analiza el incremento de los delitos en la ciudad, así como el fracaso del esquema de seguridad del mando único en es este municipio, donde no existen policías y el propio presidente ha dicho que “será hasta el próximo año” que se contará con ellos, dando a sospechar que tienen vendida la plaza a la delincuencia organizada.

En la entrevista, Gustavo Oteo, patentiza que el espíritu que permea la concepción formativa del Centro Cultural Villista es que “crea ciudadanía, poder popular y genera espacios de diálogo con los gobernantes”, pero las actuales autoridades no quieren saber nada de esto.

Luego revela que, “hace unos días nosotros estuvimos con el director de Gobernación municipal, el profesor Enrique Guerrero Castro y el nos decía molesto que el presidente municipal estaba bastante enojado con nosotros, a raíz del último impreso de Palabra Vecina, donde analizamos los asuntos de Seguridad Pública”.

Abundó que en aquella ocasión, “el profesor Enrique Guerrero Castro, les señaló que el presidente municipal estaba muy encabronado con nosotros y que nos cuidáramos de una represión. Hemos denunciado esto y creemos que el atentado obedece a las amenazas cumplidas que nos hizo Guerrero Castro. Por eso, señalamos como responsable al presidente José Miguel Campillo, de lo que nos suceda. De las agresiones que puedan sufrir  nuestras familias y los miembros del Centro Cultural Villista, en lo físico y bienes”, afirma sin dudas.

Luego apunta, “Cualquier atentado contra nosotros señalamos al presidente municipal como responsable al igual que a su trinca de funcionarios que manejan la alcaldía”.

Oteo Oropeza, se refirió a Enrique Guerrero Castro, como un profesor nefasto. Personaje siniestro, con 15 años de estar comisionado sin trabajar. Cobra doble plaza en la secretaría de Educación Pública (SEP), una de éstas, en la escuela Leona Vicario. Además, recibe salario en el PRI. Como director de Gobernación municipal, se dedica a organizar la clientela priista. Sólo apoya a las organizaciones de ese partido, y obviamente, así no cumple la función de interlocutor ante la sociedad, en pocas palabras, falta a la función de institucionalidad.

Otro de los integrantes de la tercia, es el secretario del Ayuntamiento, Regulo Esquivel,- que militó en 2010, en la coalición opositora, Durango nos Une, luego jugó papel de esquirol-, quien con mano dura, se siente émulo de Hitler.

El tercer integrante es Ricardo López Rea, todos ellos se creen los dueños del poder, los dueños de Gómez Palacio.

“Así, que cada vez que vamos a la presidencia, nos dicen que no hay apoyo, porque no somos del PRI. Fuera de ese partido, nunca vamos a tener nunca ningún tipo de apoyo, nos subraya este terceto de funcionarios facciosos. Son ellos, junto con José Miguel Campillo, los culpables de este atentado al Centro Cultural Villista”, dice con firmeza el coordinador del centro cultural.

Aún con la camioneta incendiada  a las puertas del centro de difusión, a donde no se han presentado los peritos ministeriales y policiales para dictaminar las causas del incendio, Gustavo Oteo informa que, “después del atentado, haremos este mes un impasse de actividades. Por este período, suspenderemos los eventos programados; por ejemplo, el evento de del Centenario de la Batalla del Cerro de la Pila, que bajo estas condiciones, será imposible hacerlo”.

Prosigue. “Entonces si no hay un estado de Derecho y paz social, no vamos a desarrollar estas actos. También se suspenderá, el Ciclo de Cine villista de los lunes. La semana villista del 26 de marzo al 2 de abril, se interrumpe”.

Luego evidencia lo que los gómezpalatinos padecen diairiamente, “queremos denunciar que nadie detiene la violencia que existe en Gómez Palacio, tenemos información de comerciantes que los han asaltado hasta 10 veces; muchos ya cerraron sus comercios ¿quién para la delincuencia? El gobierno de Campillo es incapaz, está rebasado. Los delitos del fuero común, robo a casas, comercios, de autos, a transeúntes, en el centro de la ciudad, van en aumento. A nosotros nos han asaltado 2 veces, aquí en el Centro Cultural. Ahora hasta intentan quemar esta sede del saber, queremos manifestarlo para que la ciudadanía se entere.

El señor Campillo Carrete, está anunciando rondines más frecuentes, pero ya vimos que el esquema de seguridad de mando único ya fracasó, y no resuelve una de las obligaciones primeras del gobierno municipal. Lo malo es que, Campillo Carrete sigue aferrado con su mismo esquema de seguridad fracasado” cierra Oteo Oropeza.

En tanto, César Alonso García Marín, propietario de la camioneta achicharrada, sigue esperando a los peritos ministeriales para que develen la causa de la quemazón; mientras la trinca de funcionarios que opera la presidencia como sucursal del PRI, envalentonados después del atentado, ordenaron a los 8 guaruras que cuidan al alcalde, desalojar del edificio de la presidencia municipal al profesor Gustavo Oteo, cuando solicitaba audiencia con José Miguel Campillo Carrete.

A qué presidentito tan cerrero. Sólo de vacas, potreros, pastura y robarse el agua, sabía; ahora también de represión.


Twitter@jmonrreall