sábado, 15 de junio de 2013

Retrasan liberación de siete jóvenes presos el 10 de junio, por aumento en las fianzas

El juez elevó los montos de $75 mil a $171 mil por persona; se espera que salgan hoy

 

Defensores acusan a funcionarios del Gobierno del Distrito Federal de ejercitar actitud persecutoria

Fernando Camacho Servín
Periódico La Jornada
Sábado 15 de junio de 2013, p. 14
Los siete jóvenes que todavía permanecen en el Reclusorio Oriente, imputados de cargos no graves tras la marcha del pasado 10 de junio, podrían recuperar su libertad hoy alrededor de las 16 horas, informó Gustavo Yahir Chalico, integrante de la sección del estado de México de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD).
Aunque se esperaba que ayer mismo los presos fueran liberados, el juez encargado del caso elevó el monto de la fianza de poco más de 75 mil pesos a 171 mil pesos por persona, lo cual retrasó las acciones de la defensa e impidió que dicha cantidad pudiera ser reunida antes de las 5 de la tarde de ayer, que era el plazo definido para depositarla.
A pesar de ello, Chalico estimó que hoy alrededor de las 16 horas los siete detenidos recobrarán su libertad, luego de que el magistrado que lleva el expediente accediera a recibir las fianzas en sábado, día no laborable en el juzgado.
En entrevista, el litigante sub­rayó que el retraso de la liberación obedece a una situación marcada de persecución en contra de los miembros del colectivo Frente Oriente –al cual pertenecen varios de los presos–, mediante la cual se buscó obstaculizar desde el principio que los defensores supieran qué juez se encargaría del caso y cuál sería el monto de las fianzas.
Acusamos a los altos mandos del Gobierno del Distrito Federal de utilizar prácticas dilatorias con tal de mantenerlos presos el mayor tiempo posible, pasando por encima de sus derechos procesales, denunció Chalico.
Como medida de presión para conseguir su libertad, un grupo de simpatizantes y compañeros de los detenidos realizó una marcha de la estación del Metro Calle 11 al Reclusorio Oriente, en la cual hizo bloqueos intermitentes en algunos cruces, repartió volantes y gritó consignas por la libertad de los presos políticos.
Foto
Familiares y amigos de los detenidos por el halconazo, el pasado 10 de junio, marcharon por Periférico y terminaron en una protesta en el Reclusorio OrienteFoto Víctor Camacho
A mediodía, Juan Esteban Barreda, una de las 15 personas que fueron liberadas el pasado miércoles luego de que no se les encontrara responsabilidad por actos de violencia en la marcha conmemorativa del halconazo, ofreció una conferencia de prensa en la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Azcapotzalco (UAM-A).
En ella, señaló que las detenciones forman parte de un esquema del gobierno capitalino para reprimir y criminalizar las luchas sociales y a los jóvenes, encarcelando a quienes manifiestan su descontento aunque las acciones reales de violencia sean cometidas por el Estado.
Luego de narrar las circunstancias de su detención injustificada, ocurrida en calles cercanas al Zócalo capitalino, el activista de la Juventud Comunista Revolucionaria –acompañado por su madre, Adriana Martínez Paredes– denunció que los golpes que le dieron los agentes de policía le provocaron lesiones en el cuello y la cabeza, que aún le causan mareos, dolores y visión borrosa.
A través de un enlace telefónico, el ex presidente de la ANAD, Manuel Fuentes, explicó que la policía de la ciudad de México detuvo a muchas personas ese día sin comprobar su participación en hechos de violencia, y adelantó que los defensores de los jóvenes podrían interponer una denuncia contra la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal por las agresiones físicas cometidas por sus agentes.
Por su parte, el académico universitario Pablo Moctezuma Barragán alertó que con mucha frecuencia las movilizaciones de protesta se ven infiltradas por grupos violentos que justifican la represión contra inocentes, pero que curiosamente nunca son detenidos ni investigados.