miércoles, 26 de junio de 2013

Dan de alta a Granier Melo y lo llevan al Reclusorio Oriente

Debe rendir cuentas ante las autoridades de Tabasco, señala el secretario de Gobierno

 

Washington avisó a México que no renovaría visa al ex gobernador
Al internarse violó acuerdo con la Seido para ir a Villahermosa, revelan

Foto
Agentes de la PGR ingresaron ayer al hospital Ángeles del Pedregal, donde estaba internado desde hacía 10 días el ex gobernador de Tabasco Andrés Granier Melo, para trasladarlo a las instalaciones de la dependencia en la delegación Azcapotzalco y de ahí al Reclusorio OrienteFoto Carlos Ramos Mamahua y Cuartoscuro
Gustavo Castillo García y Alfredo Méndez
Periódico La Jornada
Miércoles 26 de junio de 2013, p. 34
 
El ex gobernador de Tabasco Andrés Granier Melo fue dado de alta del hospital Ángeles del Pedregal, en la ciudad de México, e inmediatamente fue trasladado a instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) para ser puesto a disposición de un juez federal, a fin de que responda por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y evasión fiscal (que no se le había notificado).
Granier fue trasladado de la subdelegación de la PGR en la delegación Azcapotzalco al Reclusorio Oriente para ponerlo a disposición de Taissia Cruz Parcero, juez cuarta de distrito en la capital del país. La de ayer fue la primera noche que el ex mandatario pasará en prisión en espera de que se le vincule a proceso o se le dicte auto de libertad.
Interrogatorio inesperado
El 9 de junio Granier aseguró en entrevista televisiva que se encontraba en Miami y que regresaría a México a limpiar su nombre.
Funcionarios que participan en el Gabinete de Seguridad Nacional revelaron que el gobierno estadunidense avisó a México que Granier había sido notificado de que su visa vencía a mediados del mes y no le renovarían su permanencia en ese país.
El 11 de junio Granier Melo regresó a México y un día después compareció ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Seido), donde se integra una averiguación previa contra ex funcionarios de Tabasco por operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero).
Las fuentes consultadas explicaron que el día en que compareció en la Seido, Granier Melo creyó que le bastaría entregar su declaración por escrito y exponer verbalmente lo que supuestamente hizo durante su mandato (2006-2012), pero quedó sorprendido cuando le informaron que debía responder preguntas y que se le brindarían todas las comodidades para ello, incluidos los medicamentos que necesitara para controlar su presión arterial, ya que la diligencia podría ser larga. Fueron casi 32 horas de interrogatorio.
El 13 de junio, sin ser visto por los medios de comunicación, el ex gobernador de Tabasco fue llevado a la casa que posee en el sur de la Ciudad de México, vigilado por la Policía Federal ministerial.
Granier prometió en la Seido que estaría en Villahermosa para declarar ante la Procuraduría de Justicia de Tabasco. Según los funcionarios consultados, por eso lo dejaron ir a su casa, vigilado.
Antes de las 5 horas del 14 de junio, Granier Melo llamó a su abogado, Eduardo Luengo, y se internó en el nosocomio. El ex gobernador rompió el compromiso de ir a declarar a Tabasco, y lo arraigaron.
La intención del gobierno federal era que las autoridades tabasqueñas decidieran qué hacer con el ex mandatario, pero al estar hospitalizado existía el riesgo de que se fugara, por lo cual se instaló vigilancia.
El domingo pasado la defensa de Granier Melo envío una carta al procurador Jesús Murillo Karam para pedirle que pusiera fin al arraigo, por ser ilegal. La PGR solicitó su aprehensión. Los mandamientos fueron otorgados por el juzgado cuarto de Villahermosa.
Foto
El abogado del priísta, Eduardo Luengo Creel, al salir del nosocomio
Foto Carlos Ramos Mamahua
La madrugada del martes un integrante de la defensa del ex mandatario tuvo un altercado con funcionarios de PGR, entre ellos una médica legista, cuando pretendía certificar el estado de salud de Granier. Esto fue reportado por personal del nosocomio, ya que los servidores públicos no pudieron realizar la diligencia.
A las 19 horas, el ex gobernador fue dado de alta y de inmediato conducido a instalaciones de la PGR, donde se le practicó una revisión médica.
Niega acuerdo entre Núñez y Peña Nieto
René Alberto López Corresponsal
Villahermosa, Tab., 25 de junio.
La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ) informó que a raíz de la petición que hizo la noche del lunes al hospital Ángeles del Pedregal para que le informara sobre el estado de salud del ex gobernador Andrés Granier Melo, el nosocomio le comunicó que la tarde de este martes fue dado de alta, por lo que avisó a la Procuraduría General de la República (PGR), cuyos elementos lo detuvieron.
Lo anterior ocurre un día después de que la PGJE solicitó a la PGR colaborar para que el hospital de la ciudad de México entregara copia certificada del expediente clínico del político priísta, mismo requerimiento que hizo al cardiólogo que lo atendía.
El secretario de Gobierno estatal, Raúl Ojeda Zubieta, afirmó que el ex gobernador tendrá que rendir declaración en la entidad. Todos los involucrados en el quebranto financiero tendrán que reparar el perjuicio a las arcas estatales, sostuvo.
En entrevista después de presidir una reunión con alcaldes, rechazó que exista un acuerdo político entre el gobierno de Arturo Núñez Jiménez y la administración federal, encabezada por Enrique Peña Nieto, para encarcelar a Granier Melo.
La noche de este martes se mencionaba en redes sociales que Granier Melo podría ser enviado al reclusorio federal ubicado en el municipio de Huimanguillo, a unos 80 kilómetros de esta capital, pero esta versión no fue confirmada por las autoridades.
El ex mandatario priísta enfrenta una denuncia, presentada por la Contraloría del gobierno del estado, por el desvío de más de mil 900 millones de pesos.
El 22 de mayo pasado en el municipio de Nacajuca, autoridades de Tabasco decomisaron 88.5 millones de pesos en la casa de Marlis Cupil López, ex colaboradora de José Manuel Saiz Pineda, quien fue secretario de Administración y Finanzas en el gobierno de Andrés Granier.
Hasta ahora cuatro funcionarios del gobierno de Granier Melo han sido recluidos en el penal de Villahermosa por su presunta participación en el desfalco al erario estatal.
Entre ellos está el ex secretario de Administración y Finanzas, José Manuel Saiz Pineda, quien fue trasladado al reclusorio la noche del 9 de junio, acusado de peculado y operaciones con recursos de procedencia ilícita.