domingo, 30 de junio de 2013

Cuánto durará Peña Nieto? / DESFILADERO

Cuánto durará Peña Nieto? / DESFILADERO

El titular de la SHCP, Luis Videgaray.
Por: Jaime Avilés (@Desfiladero132)
A Pancho Nacho Taibo y Paloma
Han transcurrido siete meses desde que Enrique Peña Nieto se puso la banda tricolor al revés (con el rojo para arriba) que le heredó ilegal e ilegítimamente Felipe Calderón, y el país sufre una sequía económica que semana a semana es más inquietante. Todo está paralizado. No hay obra pública, no hay creación de empleos, la inflación semestral es de 4.7 y los productos de la canasta básica suben y suben.
En el mismo lapso la Bolsa Mexicana de Valores ha retrocedido 9.28 por ciento (sólo en mayo, nuestros fondos de ahorro para el retiro perdieron 90 mil millones de pesos y el saldo que se reporte una vez concluido junio será igualmente negativo) y todas las monedas del mundo han registrado altibajos, debido a los erráticos movimientos y declaraciones de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), pero según Rafael Camarena, economista de Santander, la “volatilidad” persistirá por el resto del año (El Financiero, 28/06/13).
Hasta el pasado 21 de junio, las reservas internacionales del Banco de México ascendían a 166 mil 377 millones de dólares. Según filtraciones no confirmadas, el presidente en funciones, Luis Videgaray, ha retenido alrededor de 5 mil millones de pesos, del presupuesto de egresos de 2013, para tapar una fuga equiparable en las arcas del Tesoro Nacional.
Así, para que la economía se reactive y la sequía desaparezca, Videgaray y su gabinete confían en que la privatización de Pemex como remedio de todos los males. Sin embargo, según cálculos que hace dos meses eran del dominio público, esa “apertura” de la industria petrolera nacional a los inversionistas privados, significará una reducción de 150 mil millones de pesos en los ingresos de la paraestatal, que afectarán los gastos que el gobierno cubre actualmente con ellos.
Cartel que circula ampliamente en la web, donde se pide no vender Petróleos Mexicanos.
No olvidemos que, de cada peso que el gobierno paga para afrontar sus múltiples compromisos económicos, 40 centavos provienen de Pemex. Pero en la genial jugada de pizarrón que la tecnocracia ha diseñado para engañarse a sí misma, porque su plan no es sólo absurdo sino inviable, Videgaray estima que el aumento del IVA, de 16 a 19 por ciento, incluyendo alimentos y medicinas, cubrirá ese hueco de 150 mil millones de pesos.
Nada checa. Para evitar que el peso continúe cayendo ante el dólar, las reservas del Banco de México deben permanecer estables. Para que permanezcan estables, Videgaray debe meterle el dinero presupuestado para gastos. Al congelar esos recursos, la economía se paraliza. Por otra parte, el aumento mensual de los combustibles, eleva los costos de producción y los precios de todos los productos. Y encima de esto, intentarán aumentarnos el único impuesto que no podemos evadir: el Impuesto al Valor Agregado.
El presidente Videgaray aguarda a que pasen los comicios del próximo siete de julio, para iniciar la segunda tanda de reformas: la del IVA y la de Pemex, o la de Pemex y la del IVA. ¿A cuál se atreverá primero? Por lo que toca a los tres grandes partidos políticos de la derecha (PAN-PRD-PRI), cuenta con votos más que suficientes para que ambas iniciativas se aprueben en el Congreso.
El único factor que no controlan, y cuyo comportamiento no pueden predecir, es el de las calles. Por supuesto que habrá multitudinarias manifestaciones encabezadas por Andrés Manuel López Obrador, quien no ha cesado de viajar semana a semana por todo el país para organizar el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que aspira a convertirse en partido con registro.
Pero la fuerza que logre movilizar Andrés Manuel, ¿será suficiente para que senadores y diputados rechacen las iniciativas del FMI que Videgaray, y su muñeco de ventrílocuo anuncian como transformadoras? La historia reciente nos ha mostrado que, siendo tan amplia y extendida la base social que confía en AMLO, no bastará para frenar este que parece el golpe de muerte contra nuestro país.
¿Si se abre Pemex al capital privado de Estados Unidos e Inglaterra esto detonará la creación de empleos? Posiblemente, mas no para nosotros, sino para los técnicos y obreros calificados de las empresas extranjeras que de hecho ya trabajan en las plataformas de la Sonda de Campeche y perciben salarios diez veces más altos que el de los mexicanos.
Para impedir que nos roben los yacimientos, la industria y los mercados petroleros es preciso que se produzca una erupción social de proporciones jamás vistas. Y que actúen en forma conjunta todas las fuerzas que luchan contra las reformas que respectivamente las afectan, como los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, los estudiantes normalistas (cuyas escuelas la reforma laboral en el ámbito educativo condenó a desaparecer), los jóvenes de YoSoy132, las amas de casa, los desempleados, los subempleados, los que resisten contra la Comisión Federal de Electricidad y sus tarifas desmesuradas, los despedidos del SME, los que exigen el regreso de Mexicana de Aviación, los que combaten contra la mega minería tóxica, los que denuncian a diario la violencia contra las mujeres, los defensores de derechos humanos en beneficio de migrantes, las personas dedicadas al trabajo sexual, los animalistas, los antitaurinos, los taurinos y un largo etcétera o un breve etc.

¿Sueños de opio? Sin duda. En términos realistas, quizá volvamos a las calles los que estamos en resistencia contra el neoliberalismo, por lo menos, desde 2005. Y seremos de nuevo muchísimos. Y de todos modos las reformas pasarán. ¿Y después qué? ¿Bajaremos la cabeza? Sí. ¿Pagaremos impuestos por enfermarnos o por querer comer por lo menos dos veces al día? Sí. ¿Obedeceremos todo lo que nos ordenen y manden? Sí. ¿Veremos impotentes cómo se recrudece la violencia del crimen organizado por Felipe Calderón y sus actuales secuaces? Sí. ¿Nos llevará la chingada? Sí.
Estoy casi seguro de que lo peor está por sucederle al pueblo de México, y de que no saldrán millones a las calles como en Brasil. De lo que no estoy para nada seguro es de que tanta postración, tanta resignación colectiva, la previsible y masiva decisión de conformarse con las migajas que buenamente nos den para no meternos en problemas con nadie, perdure más allá de los próximos doce meses.
Durante la pasada campaña electoral lo dijimos y lo repetimos. Los neoliberales que nos oprimen y exprimen desde 1982, han agotado su ciclo histórico. Su proyecto, o más bien, la prolongación de su proyecto de saqueo, ya topó con pared porque ya nos quitaron todo. Lo último que les falta por arrebatarnos es el petróleo. Y si lo hacen, el país se caerá. Por lo demás, tampoco tienen cuadros capaces de gestionar con eficacia la cosa pública, y mucho menos candidatos atractivos para ganar elecciones limpiamente: éstos contraen deudas secretas con los dueños de todo, éstos les dan toneladas de millones de pesos para comprar los votos de los hambrientos, y después siguen robando para cumplirle a sus patrocinadores.
Bien sabemos que así fue como Videgaray llegó a la Presidencia manejando tras bambalinas a su muñeco de ventrílocuo. Sin embargo, el deterioro cerebral de ese pobre hombre a un voluminoso copete unido, avanza y día a día nos confirma que no podrá mantenerse mucho tiempo más como la principal atracción del circo.
Para los cambios que requiere el país, la clase política no está preparada: está muerta y en estado de putrefacción. Hoy como ayer y anteayer, desde las calles y con la gente (cuando la gente quiera, no antes ni después), tenemos que construir un nuevo pacto social para fundar una nueva República. Para ello debemos prepararnos y saber desde ya que habrá en contra nuestra múltiples provocaciones. Pero como dijo Hernán González, “la consigna es no angustiarse”. Yo estaré en @Desfiladero132, por si ocupan.