sábado, 15 de junio de 2013

José Campillo Carrete se dobló ante el grupo Carlos Herrera

Con campaña ñoña, falto de apoyos de Herrera Araluce, opta por realizar el desayuno de la unidad.
Juan Monrreal López Junio 13 del 2013

http://www.democratanortedemexico@hotmail.com http://www.democratanortedemexico.blogspot.com

Gómez Palacio, Durango.- Luego de que el gobernador del estado, Jorge Herrera Caldera vetara como aspirante a la presidencia municipal de este Ayuntamiento al miembro del grupo Carlos Herrera, al diputado local Sergio Uribe Rodríguez, este día, el candidato del PRI José Miguel Campillo Carrete, flaqueó públicamente, al presentarse en el restaurante del Hotel Posada del Río, para desayunar con el jefe de este clan, Carlos Herrera Araluce, en un supuesto de almuerzo de la unidad.

Con cientos de espectaculares, bardas, pendones, papeluchos, spots en la radio, televisión; con decenas de espacios ocupados en la Web; aviadores con cargo a la nómina municipal, reparto de cemento, pinturas, despensas, promesas; la campaña de Pepe Campillo Carrete, no despega, ni en el campo, ni en la ciudad; ni con la presencia del gobernador Herrera Caldera enardeciendo a madres de familia y niños en la CNOP; tampoco con los azuces a las lideresas de las colonias populares practicados cotidianamente por la alcaldesa Rocío Rebollo Mendoza; como tampoco con las tretas más sobadas traídas por los “comisionados especiales de otros estados”, los ofrecimiento de filtros de agua, becas, remodelación de espacios públicos a cambio de recoger copias de las credenciales para votar; nada hasta ahora, produce señales de que el PRI de Jorge Herrera Caldera y su candidato, José Miguel Campillo Carrete, “Pepe Campillo”, vaya a ganar el proceso electoral del próximo 7 de julio, tal como se presupondría con los decenas de millones de pesos inyectados a la campaña electoral.

Sacados de la partida desde antes que empezara el juego de patadas bajo la mesa priista, el grupo Carlos Herrera destapó desde el 2 de julio del 2012, a Sergio Uribe Rodríguez, para abanderar al PRI en este municipio. Desde ese día, Uribe Rodríguez “incorporaba a su proyecto” a quien lo quisiera escuchar, a todo aquel que creyera en las encuestas que él “tenía en su poder”. “Son 6 a 2 contra el contrincante más cercano en preferencias electorales. Mi más próximo perseguidor es Juan Ávalos. Campillo Carrete, no pinta”, repetía una y otra vez deseando que el dedeo de Durango, le tocara a él.

Pero en los primeros días de diciembre del 2012, la incógnita de quién sería el candidato priista a la alcaldía quedó despejada. Una foto de José Miguel Campillo Carrete “Pepe Campillo”, acompañado de su familia, fue repartida casa por casa en las colonias más populosas de la ciudad, al igual que en los ejidos con más habitantes. La decisión ya estaba tomada; cerrarle el paso al grupo Carlos Herrera, con la imposición de Pepe Campillo, formado en la cuadrilla de Ricardo y Rocío rebollo Mendoza. “Sólo que cuando Campillo Carrete recibió la nominación para ser candidato, también recibió una advertencia; quienes mandan son el gobernador, su primo Rafael Herrera Piedra y quienes ellos digan. De tal manera que la primera condición fue; tus jefes somos nosotros, con referencia tajante de cortar la relación con los grupos de poder de Gómez Palacio”, confiesa en el anonimato un funcionario de la secretaría de Gobierno de Durango, a Demócrata Norte de México.

Pepe Campillo, campaña que no prende

La campaña del candidato del PRI, no ha prendido. Los eventos de Campillo Carrete son minúsculos con relación al gasto económico en ellos. Con excepción del arranque del proselitismo, los eventos más concurridos,-cuando bien les va-, apenas rebasan las 100 personas, incluso en los bastiones considerados priistas. Acobardados por los menudos resultados de propaganda a nivel ciudadano; con fisuras en los equipos “técnicos del mapachismo” donde “sólo se acata lo que los duranguitos digan, empezando con Meño Herrera, a pesar de que no conocen el municipio”. La voz de alarma ha cundido en el equipo “chico” de Pepe Campillo, quien recibió la orden desde el Palacio de Zambrano de acercarse al jefe del grupo Carlos Herrera, “personaje que en las oficinas del gobernador y Rafael Herrera Piedra, se encuentra etiquetado como enemigo y soporte de la campaña de Augusto Ávalos Longoria (candidato del PAN)”, dice el funcionario de la secretaría de Gobierno de Durango, a Demócrata Norte de México.

Por eso, el desayuno de la unidad de este día 13 de junio, pese a los agravios que ha recibido el grupo Carlos Herrera; no sólo el desplazamiento de Sergio Uribe Rodríguez de la candidatura, también el encarcelamiento del Notario Público Número 3, Octaviano Rendón Arce, integrante emblemático de esta unión, que además es ex alcalde y ex presidente del Congreso de Durango.

El desayuno de la unidad

Pocos medios de comunicación fueron invitados al almuerzo de avenencia. Todo antes de las 9 de la mañana, en el restaurante del Hotel Posada del Río, conocido como “Posada del Grillo”.

Apenas una taza de café, un plato de fruta y 6 donas para los dos comensales.

Carlos Herrera Araluce, no tocó nada.

Pepe Campillo, acaso 4 pedazos de fruta.

 Las tazas de café se enfriaron sin recibir sorbo.

A las 9 de la mañana todo había concluido.

Los medios elaboraron notas pequeñísimas de menos de 100 palabras, para gritar en sus periódicos, radio y televisión que el PRI gómezpalatino no tiene fractura alguna.

Que José Miguel Campillo Carrete “Pepe Campillo” y Carlos Herrera Araluce, desayunaron en total armonía.

Que Carlos Herrera “no se voltea ni en la cama”

Que “Campillo Carrete será el próximo presidente municipal (Carlos Herrera, Sic)

Mientras en las calles, colonias y ejidos, la campaña de Pepe Campillo sigue sin inflarse.

jmonrreall@yahoo.com Twitter @jmonrreall